El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

 
noviembre de 2012

 

  • Los miembros de la CANIEM informaron sobre la actividad editorial del sector privado mexicano
  • La producción de libros en el país fue de 293,688,179 ejemplares en 2011 y se produjeron en el mismo periodo 1079 libros digitales
  • El índice de lectura es de 2.9 libros por persona en promedio por año

 

 

El 27 de noviembre, cuarto día de la Feria internacional del Libro, tuvo lugar el informe anual de la actividad editorial del sector privado mexicano, en el cual se exponía la información del 2011. Para comunicar la información correspondiente, obtenida por medio de “una encuesta anual entre los editores destinada a elaborar el Estudio de Producción y Comercio del Libro en México”, estuvieron presentes algunos miembros del Consejo Directivo así como de la Comisión de Estadística de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (CANIEM): Victórico Albores Santiago, en su doble calidad de presidente tanto del Consejo como de la Comisión, Hugo Setzer Letsche, vicepresidente y coordinador, respectivamente, y Clemente Merodio López, también coordinador de la Comisión.

 

La producción de libros en el país en 2011 fue de 293,688,179 ejemplares: 131.8 millones producidos por el sector privado, de los cuales 35.2, equivalentes al 26.7% correspondieron “a la producción de libros para programas de gobierno: Bibliotecas de aula y escolares, Educación Secundaria y Programa Nacional de Inglés en Educación Básica” (PNIEB). El sector público produjo 161,838,778 millones de ejemplares, de los cuales son libros de texto gratuito para primaria cerca del 79%. Además, la “producción editorial de los 217 editores del sector privado generó” la comercialización de 136,488 títulos, 142,339,044 ejemplares y produjo 10,084,910,882 pesos en valor de facturación, así como 8,398 empleados de base, 530 eventuales y 3,938 contratos free lance.

 

En 2011 se publicaron 26,836 títulos, 29% de estos novedades, porcentaje que implica una reducción del 13% respecto a 2010. El valor de producción de 2011 llegó a los 2,497 millones de pesos, para elaborar 129.2 millones de ejemplares, lo cual representa una reducción del 10% en la inversión con respecto a 2010. Además, se estima un “costo promedio de producción de 21 pesos por pieza de edición propia”, así como de 14.5 pesos en el caso de libros de texto de secundaria, 9 para los libros para bibliotecas y 10.3 para los de ediciones del PNIEB. En 2011 se vendieron 6.3 millones de ejemplares de edición propia.

 

El precio promedio de los libros el año pasado fue de 70.8 pesos por unidad, lo cual significa un aumento de casi 7 pesos con respecto a 2010. Los dos canales más importantes de comercialización fueron el gobierno, que “adquirió poco más de la tercera parte de los ejemplares vendidos” y las librerías, con un 28.3 %. Se exportaron 14.9 millones de ejemplares, “con un monto de venta de 69.7 millones de dólares”, y “se importaron 10.2 millones de libros, con un valor de 52.8 millones de dólares”.

 

En cuanto a libros digitales, se produjeron 1,709, de los cuales el 58% se integró por novedades, y el resto por reediciones. En cuanto a las novedades, se caracterizó por una amplia producción de libros científicos, técnicos y profesionales, “con un 42% del total en los campos de ingeniería, administración, contabilidad y finanzas”; en cuanto a las reediciones, el 67.5% se constituyó por libros de literatura. “Se vendieron 887 títulos con un total de 86,846 copias y un valor de facturación de 10.4 millones de pesos”.

 

Los miembros de la CANIEM señalaron que en México deben tomarse diversas medidas en cuanto a la lectura, como por ejemplo, construir un nuevo esquema para la educación básica, pues en nuestro mundo globalizado en el cual la información está por doquier no es posible usar un libro único que comprenda toda la información que se le da a los estudiantes, así como regular el reglamento del precio único, el cual al no tener sanciones es como letra muerta, así como hacer algo con el número de librerías que hay en el país, que es de 1250, y que “no son nada para el territorio que tenemos”.

 

Se mencionaron además otros datos, como que se lean sólo 2.9 libros en promedio al año, y que el 0.1% los libros se encuentran en formato digital. Con respecto a estos se dijo que se prevé que a mediano plazo sean más accesibles los precios de los contenedores (tabletas, teléfonos inteligentes, lectores electrónicos), lo cual facilitará su distribución. También se mencionaron otros asuntos en relación con la venta de libros, como el caso de la percepción de precios: un ejemplar que cuesta $300 puede parecer caro a un universitario, quien en un fin de semana se puede gastar mucho más que esa cantidad en diversiones y esparcimiento, pero que opta por fotocopiar el libro, lo cual genera piratería y un menor índice de ventas. El mercado informal de libros, así como de fotocopias, se estima que genera un valor monetario similar al mercad oficial, según los miembros de la CANIEM, quienes concluyeron que para superar la mala situación del mercado de libros y la lectura es necesario que toda la sociedad trabaje en equipo, pues los grupos aislados no pueden lograr nada.

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco