El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

 
noviembre de 2012

 

Juan José Millas en la FIL 2012 | Feria Internacional del Libro 2012

  • Juan José Millás dice ver en la corrección absoluta, una absoluta repugnancia
  • Millás mencionó también la importancia de la filosofía en el mundo social, sin embargo lamentó que en el mundo contemporáneo la filosofía en particular y las humanidades en general sean tratadas como cosa de segunda

 

 

Juan José Millás es un hombre, en el pleno sentido de la palabra, trabajador manual y orfebre del lenguaje. Su trato y su carisma no agotó siquiera, en los cincuenta minutos que duró su conversación, la cantidad y variedad de temas que, Millás, con su sutil y crítica, a veces no tan certera como diría él, es capaz de plasmar.

Juan José Millas en la FIL 2012 | Feria Internacional del Libro 2012     No por demás su calidad de columnista, tema que también abordó, es destacada por el número de sus seguidores en el diario internacional español El País, medio en el que Millás, ensaya su columna deopinión, y de la que confiesa hacerlo “vivir al límite”, dada la imperfección, sin embargo y paradójicamente, el escritor dice ver en la corrección absoluta, una absoluta repugnancia. Esto es interesante en la medida en que Millás hace una analogía entre los trabajadores manuales y los escritores, puesto que ambos buscan una practicidad en su obrar, que en definitiva se hace con las manos. Sin embargo hay una disparidad en la analogía que no se mencionó en la conferencia de prensa, puesto que si bien los trabajos de electricistas y fontaneros se hacen con las manos, no son necesariamente estéticos, puesto que la estética estaría más bien definida por el arquitecto, cuyo caso no es de ni función del electricista, el fontanero u oficio que fuere. Sin embargo en relación a la redacción de las columnas y artículos como analogía entre el trabajador manual y el escritor, sin duda funciona más, dado que el columnista responde a una reacción más o menos inmediata (es el caso de la opinión), y su función, al igual que la del fontanero u electricista que va a reparar una casa, es la de una “intervención” y no la de una “creación”; y al contrario del creador meramente literario, cuya tarea se parecería más a la del arquitecto en cuanto “actos de creación” y no meros enmendadores de algún “estado de cosas”, sea en el caso de la columna como corrector social, o de trabajador manual, que “repara” algo, y sin duda la columna es columna porque también “repara” ante algo.

     Millás mencionó también la importancia de la filosofía en el mundo social, sin embargo lamentó que en el mundo contemporáneo la filosofía en particular y las humanidades en general sean tratadas como cosa de segunda, esto se ve cuando a la hora de recortar presupuestos públicos, dice Millás, los primeros que salen recortados son los relacionados con los temas de la cultura. El escritor nos comentó porque dejó la trunca la carrera de filosofía, dice que en razón del franquismo, puesto que era insoportable la estructura académica seudomedival impartida en esa época.

     En la charla, Juan José Millás, nos ofrece una lección de oficio, y sus palabras amenas y disertaciones fueron para gusto de todos, expresión de un inteligente obrero de la lengua.

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco