El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

Los días contados o la nostalgia de la Guerra Fría | Galileo Contreras | El faro cultural

 
marzo de 2013

 

Los días contados o la nostalgia de la Guerra Fría | Galileo Contreras | El faro cultural

 

  • Ahora hablamos de pluralismo y multiculturalismo, hablamos desde la diversidad y contra el discurso único y hegemónico

 

  • En términos de marketing ahora cualquiera, desde sus consideraciones de conciencia social, puede posar su demanda en una bandeja personalizada por Facebook, Twitter, etcétera.

 

¿Cuántos exabruptos, coyunturas, rupturas y continuidades históricas la gente de esta época ha vivido, conocido y continua experimentando? ¿Cuánto, más allá del poder simbólico y mediático, significan todos estos cambios en el entorno de la “aldea global”? Si quisiéramos abarcar todo desde una mirada, no acabaríamos, pues desde que nacimos el mundo no sólo se ha seguido moviendo, sino que ha cambiado. No parece que antes de esta época “moderna” los cambios hayan sido tan drásticos, o cuando menos no en el sentido de “masas” como es la “sociedad global” de ahora con 7 mil millones de personas (en pleno crecimiento de la asíntota).

     Recuerdo las polémicas ideológicas que desataba el mundo bipolar, uno sentía que debía tomar partido por los “buenos”, si es que alguna vez los hubo. Eran tiempos en que la diversidad podía dividirse en dos, los valores internacionales de Occidente los presentaba un Rambo al que nunca se le acababan los asiáticos (ya no importaba si eran chinos, vietnamitas o coreanos). Mi Guerra Fría fue la de los años 1980, en esos tiempos todo estaba definido, se creía que uno sabía lo que le esperaba en cada lado del Muro de Berlín, llamado por muchos el Muro de la Ignominia, pero lo más ridículo de todo era que todo el mundo se reducía a dos, así como toda la historia y sus interpretaciones, eran tiempos de ideología.

     Ahora hablamos de pluralismo y multiculturalismo, hablamos desde la diversidad y contra el discurso único y hegemónico, sin duda se contraponen los buenos deseos con las estructuras rígidas operantes en el sistema social, pero se cree que vale la pena.

     Parece que ahora tenemos el “beneficio” histórico de existir contemporáneos a un cambio profundo al que quizá todavía le falten años por concluir, hemos sido testigos de las mismas atrocidades del pasado y nos hemos asombrado ante la inestabilidad de la “realidad”, aunque sabemos que sigue dominando el pragmatismo y la real politik; en términos de marketing ahora cualquiera, desde sus consideraciones de conciencia social, puede posar su demanda en una bandeja personalizada por Facebook, Twitter, etcétera.

     Los hechos hablan por sí mismos, signos quizá, pero no transformaciones. Los acontecimientos nos llueven en los últimos años, la presencia de Barack Obama, la momificación de Hugo Chávez y la presencia de un Papa argentino en el vaticano.

     Quizá los agoreros del fin del mundo tenían razón, los signos son inequívocos y quizá no seamos nosotros los que lo veamos del todo, pero sin duda comienza un “nuevo mundo”, cuando menos en el plano del equilibrio político internacional.

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco