El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

Benito Juárez, el presidente zapoteca | el faro cultural | José Galileo Contreras

 
marzo de 2013

 

Benito Juárez, el presidente zapoteca | el faro cultural | José Galileo Contreras

  • Quién diría que el huérfano pastor oaxaqueño, indio además, terminaría por pastorear los destinos nacionales de la naciente República Mexicana, y en el flanco de la ideología liberal

  • En esa patria itinerante, que se desplazaba en carroza negra, llevó Juárez el espíritu nacional, porque pocos héroes de la patria son los que nos han dado las mieles del triunfo
  • el Benemérito Benito Juárez es un hijo de México para el mundo.

 

Quién diría que el huérfano pastor oaxaqueño, indio además, terminaría por pastorear a lo largo de toda su vida política los destinos nacionales de la naciente República Mexicana, y en el flanco de la ideología liberal. Este 21 de marzo se conmemoró el 207 aniversario del natalicio de Benito Pablo Juárez García.

     ¿Cómo pasar de largo sin sentir el peso de esta icónica figura?, porque definitivamente México no sería lo que es, ya sea para bien o para mal, sin Juárez. Y es que nadie como él pudo ver en la coyuntura de la época la forma de insertar a México en el “concierto de naciones”, nadie como él para implementar la real politik en el momento  clímax de la consolidación de la República, y que supo sustentar y sostener su posición de gobierno ante la nación tomada. Porque en esa patria itinerante, que se desplazaba en carroza negra, llevó Juárez el espíritu nacional, porque pocos héroes de la patria son los que nos han dado las mieles del triunfo, y Juárez, con sus claroscuros, es uno de ellos.

     Porque aún a pesar de que en la actualidad la retórica política se aleja de los hechos, la sociedad se desplaza a través de los símbolos, y son estos los que determinan el estado del espíritu de la colectividad. El problema es cuando a la colectividad se le sustraen los símbolos de su identidad histórica, por lo tanto negar el símbolo es una forma de negar nuestro desarrollo nacional. Cabe destacar que cuando llegó el ex Presidente Vicente Fox a Los Pinos en el año 2000, lo primero que mandó guardar fue el retrato de Juárez de su despacho, además que se abandonó la conmemoración pública habitual que se hacía en el Hemiciclo a Juárez que se encuentra en la Alameda Central de la ciudad de México, cosa que continuó con su sucesor del mismo partido político, seguramente esta corriente política reconoce su posición ideológica en el contexto histórico de esa ardua lucha que le ganó Juárez a los conservadores. Ahora sabemos que México sigue dividido, pero ya no en dos, sino en muchos fragmentos de poder e ingobernabilidad porque hasta ahora no ha habido otro como Juárez, que supo subir un escalón en el estatus de Estado respetado y no fallido.

     Ahora bien, por más que se achaque la intervención de Estado Unidos con sus tácticas de amedrentamiento a Santa Anna y su intervención en las cortes europeas presionando a Napoleón III para el retiro de las tropas francesas del territorio mexicano, por más que se le atribuya la firma del ignominioso tratado McLane-Ocampo que nunca se concretó, por más que se le critique el haber fusilado a un aristócrata invasor como era Maximiliano de Habsurgo junto con todo su séquito, (sin hacer caso a las recomendaciones de la élite internacional, porque como él afirmó, no mataba a un hombre, mataba a una idea, precisamente esa idea de que México era una nación sin honor) por más que se le diga que gobernó durante quince años la nación tras una nueva reelección, con todo eso y quizá más oscuridades, el Benemérito Benito Juárez es un hijo de México para el mundo.

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco