El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

We need to talk about Kevin | Tenemos que hablar de Kevin | Martín García López | El faro cultural

 
mayo de 2013

 

We need to talk about Kevin | Tenemos que hablar de Kevin | Martín García López | El faro cultural

  • We need to talk about Kevin se presentó en el FCE.

 

  • La película plantea la lucha de poderes y la relación entre una madre y su hijo.

 

 

 

 

El sabado18 de Mayo a las 15:30 horas en la librería del FCE, ubicada en Chapultepec 198, se presentó de forma gratuita, en la parte superior del edificio, la película de la directora Lynney Ramsay, We need to talk about Kevin (2011) protagonizada por Tilda Swinton como Eva Khatchadourian y Ezra Miller como Kevin Khatchadourian. Dicha película nos plantea la lucha de poderes y la relación entre una madre y su hijo, llegando hasta el límite, como es con el atentado que comete Kevin en contra de su sociedad y de su propia madre.

We need to talk about Kevin hace una contante elipsis en tiempos narrativos, desde el presente opresivo de Eva hasta el nacimiento de su hijo Kevin y su desesperación por criarlo. Aunque Eva no está sola en la crianza de su hijo, su esposo Franklin (John C. Reilly) aparece como el estereotipo de padre desinformado en lo que sucede en su hogar, cumpliendo solamente con la función de benefactor para la familia, y en el caso de Kevin, otro más de los engañados por su comportamiento que podría marcarse de perverso sin ningún problema. Con una estructura parecida a la película de 21 gramos (2003) podemos viajar en cortas escenas al pasado y el presente, armando así el rompecabezas de los actos relacionados con la educación de Kevin, su crecimiento y tal vez, la resolución del porqué de su atentado.

La película fue presentada gracias al apoyo de María Concepción Hernández, Adriana Cueto, Hassiber Hernández y de Francisco Javier Santana Romero, quienes hicieron al finalizar la proyección, una videollamada hasta Buenos Aires con los psicoanalistas Alberto Sladogna y Claudia Weirner, quienes dieron una pequeña conferencia por Skype para hablar sobre Kevin. Entre las conversaciones llevadas tanto por el público como los psicoanalistas, se retomó en variadas ocasiones sobre el instinto maternal en la sociedad postmoderna y su visión occidentalizada, en donde la madre hace la función de mártir. Es así mismo como Eva, la madre de Kevin se sacrifica por él -es de remarcar que dicho parentesco con el Génesis, no fue una coincidencia, viendo que Kevin no es más que otro Caín de la postmodernidad- abandona cada uno de sus sueños de viaje y libertad para dedicarse a su hijo, quien se convierte en su penitencia.

Por qué en una penitencia: la primera escena es con Eva siendo cargada como si estuviera crucificada en la fiesta de la tomatina. Se puede ver el gozo que tiene ante éste hecho, en donde Alberto Sladogna retomó a Dionisio, y el éxtasis, y luego hizo una contraposición con el mundo real representado con Apolo. Al estar ambos poderes sobre Eva, ella debe de tomar una decisión y es así como deja su libertad, para volverse la madre. Eva terminó embarazada, un embarazo que aunque ella no esperó, tampoco deseó. A diferencia de otras madres que logran hacer un vínculo con sus hijos desde el vientre, se puede notar como Eva se mantiene distante. Alberto Sladogna dijo que Eva cumplía con el papel de madre que la sociedad le pedía, pero nunca el de madre que la naturaleza le ofreció, es por esto que Kevin no cumple su papel de hijo ya que nunca la reconoce como una madre verdadera, sólo en dos escenas cuando ella se comporta como la madre verdadera (cuando le pega al niño y cuando él se enferma) Kevin la respeta y le demuestra afecto, por lo demás, se mantiene como un niño perverso dispuesto a romper cada objeto, persona, y situación que pueda prometer a Eva la felicidad. Tales eventos la regresan siempre a su posición de madre abnegada.

Claudia Weiner habló sobre la posición de Kevin, que hace cada una de sus travesuras con el simple hecho de castigar a Eva. Se discutió sobre la visión postmoderna en donde la falta de comunicación y la negación del otro forman individuos que son incapaces de conocer los límites, como Kevin, individuos que creen que el mundo está para servirles, como lo siente Kevin con su madre. Es por esta razón que él hace todo, siempre viéndola a ella, como culpándola con su mirada por el individuo que termino siendo. En este punto, Adalberto Sladogma y Claudia Weiner se mantuvieron en polos apuestos. Cuando la película fue estrenada uno de los mayores debates formados fue con base en la pregunta “¿uno nace malvado o se hace?”. Adalberto regresó a la idea del Génesis, en donde se especificó que Eva es quien tiene la semilla del mal, por lo que Kevin es malo por naturaleza, mientras Claudia se mantuvo más al determinismo de la sociedad y la crianza de Kevin. Ambos puntos, muy válidos iconográficamente en el cine, nos ofrecen respuestas, pero es sólo Kevin quien sabe por qué lo hizo, aunque como él expresa al final de la película, ya lo olvidó.

 

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco