El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

Un tranvìa llamado Deseo en Guadalajara | Juan Carlos Gallegos | El faro cultural

 
mayo de 2013

 

Un tranvìa llamado Deseo en Guadalajara | Juan Carlos Gallegos | El faro cultural

  • Un tranvìa llamado Deseo se presenta en la Casa suspendida todos los sábados y domingos de mayo a las 20:30 y 18:00 hrs. respectivamente.

 

 

 

 

 

 

El pasado viernes 3 de mayo se presentó Un tranvía llamado Deseo, de Tennessee Williams, en la Casa Suspendida. Esta presentación fue la inaugural de la temporada de la obra, la cual se presentará todos los sábados y domingos de mayo a las 20:30 y 18:00 hrs. respectivamente. La dirección corrió a cargo de Sara Isabel Quintero, y la producción ejecutiva de Alejandra Tello, directora de Promotora Teatral Independiente, bajo la cual estuvo auspiciada la obra.

La historia tiene como protagonista a Blanche Dubois, profesora de inglés con una precaria economía y problemas de salud no muy graves pero por los cuales, según dice ella, tuvo que dejar por el momento su empleo. Su situación no es muy buena, por lo cual decide ir a la casa de su hermana Estela, en Nueva Orleans, quien vive con su esposo, Stanley Kowalski, de ascendencia polaca, en una muy pequeña y destartalada casa. Ahí, el hombre tiene sus noches de póker y ron con sus amigos, y los sonidos que se producen en la casa vecina se escuchan como si fueran parte del mismo domicilio.

La personalidad de Blanche no tolera el comportamiento de Stanley, al cual considera brutal y de malos modales, a la vez que él tampoco soporta muy bien la presencia y maneras de su cuñada. Poco a poco los problemas irán surgiendo entre ambos personajes, a pesar de la mediación de Estela. Sin embargo, todo es más complicado, pues Blanche es perseguida por su pasado: los problemas económicos son más grandes que lo que se pudieran considerar en un inicio, y sobre todo, un secreto de amor de algo ocurrido durante su adolescencia, en conjunto con otros comportamientos que ella desearía mantener ocultos para todos, son el detonante para que la tragedia se vaya alimentado poco a poco, hasta su inevitable final.

El título de la obra, que originalmente se llamaba La noche de póker, surgió a partir de que el autor escuchaba desde su apartamento en Nueva Orleans el sonido de dos tranvías, uno de ellos llamado Deseo y otro Cementerios. Williams observó en estos nombres una metáfora de la vida, tal como lo incluye en los diálogos: el deseo es lo opuesto de la muerte.

             

La obra se presentó a las 8:30, en un escenario invertido para la Casa Suspendida, ya que el público no entró por la puerta de siempre, sino por una posterior utilizada regularmente por los actores, así, quienes fueron a ver la obra recorrían un pasillo antes de llegar a sus asientos, mismo que es recorrido por los actores para entrar por la parte trasera del escenario. En otras palabras, el escenario estaba donde están las butacas y viceversa. Esto se hizo con el fin de ampliar un poco más el escenario hacia arriba, de modo que se contaba con una escalera y una habitación superior, la cual representaba la casa de los vecinos.

             

En el estreno de la obra la Casa Suspendida tuvo un lleno total. Al final de la representación se dieron agradecimientos y comentarios de parte de la directora y la productora, y se invitó al público a promocionar la obra, ya que las mejores invitaciones son las que se hacen entre amigos. El Faro Cultural invita a sus lectores a asistir a ver Un tranvía llamado Deseo, la cual tiene una duración superior a las dos horas.

 

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco