El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

Cuidado: ¡Oh un rinoceronte comienza con fuerza! | Cony de la Cruz

 
junio de 2013

 

Cuidado: ¡Oh un rinoceronte comienza con fuerza! | Cony de la Cruz

 

  • El colectivo ¡Oh un rinoceronte! presenta Cuarto Menguante y Diálogo de Espejos, ambas obras escritas por Ignacio Arriola

 

  • Se presentarán los jueves y viernes de junio, en Cultivarte México, ubicado en Hospital #804B.

 

 

El Faro Cultural tuvo la oportunidad de platicar con Estefanía Maciel y José Covian, Ahtiziri Tapia, Julieta de María y Efrén García Aguilar, actores y miembros del colectivo ¡Oh un rinoceronte! Quienes presentan Cuarto Menguante y Diálogo de Espejos, ambas obras escritas por Ignacio Arriola, para saber más de ellos y su trabajo presentamos la siguiente entrevista:

¿Por qué teatro del absurdo?

Nosotros no decidimos hacer teatro absurdista, estos textos llegan a nuestras manos y nos gustan, en la investigación nos dimos cuenta que era parte y tenía influencias del teatro europeo del absurdo. Ni siquiera concebimos que las obras fueran del mismo autor, fue algo que se fue dando, así se dieron las cosas.

¿Todas las obras del colectivo ¡Oh un rinoceronte! han pertenecido a este subgénero?

Tomamos como base la obra de “El rinoceronte”, el nombre está motivado por la misma expresión que aparece en la obra de Ionesco; es una ligera provocación hacia lo que pasa, una especie de metáfora; mientras la sociedad cada día estaba dividiéndose, los rinocerontes crecían cada vez de una manera más organizada, es un ejemplo de cotidianidad que no te deja razonar, una especie de reflexión para ponerla en perspectiva. Es la búsqueda del sin sentido, del porqué de las cosas sin tanta solemnidad.

¿Cómo ha sido su acercamiento en el análisis del texto en las obras de Arriola?

Algunas personas que tuvieron contacto con Arriola nos hicieron el favor de hablarnos de él y caímos en cuenta de cómo el autor se fue plasmando en sus obras; podrían parecer que tienen un tinte muy solemne pero cuenta con unos matices humorísticos, que son parte del autor y también son reforzados por el cauce que Efrén, nuestro director, le fue dando a las obras. No siguen una línea, siguen manteniendo una profundidad, pero tienen muchos matices y contrastes muy particulares del autor.

Duramos aproximadamente 6 meses de trabajo en cada una de las obras. Al principio fueron con mucha seriedad, sin embargo nos dimos cuenta que era necesario hacerlo más divertido, sin perder el sentido de las palabras, con esto formamos una dinámica que nos hizo respetar la intimidad y al mismo tiempo poder compartirla con el público.

¿Siendo un colectivo cómo escogen las obras que quieren  representar?

Pues precisamente ellas caen a nuestras manos, no es que las elijamos nosotros, ellas son las que nos eligen. En el caso de Cuarto Menguante era para hacer un trabajo de un monólogo, mientras que en Diálogo de Espejos fue una obra que una compañera llevó para poder realizar ejercicios de iluminación, Ahtiziri Tapia fue la que la eligió y pidió permiso para poder titularse con ella.

Nosotros teníamos antecedentes como La silla descalza hasta que nos fuimos reuniendo y empezamos a gestar ¡Oh un rinoceronte! Fue extraño porque los textos iban cayendo a nuestras manos, eran un tipo de obras que a nadie le causaba nada pero nosotros ya sabíamos que podíamos hacer con ella, explorándola, leyéndola y te veías reflejándola en escena.

Nos caracterizamos por ir más allá de la mera espectacularidad, es decir ¿realmente qué puedo aportar desde mi perspectiva? Creemos que es importante tener esa claridad al momento de estar haciendo nuestro trabajo.

¿Como colectivo qué creen que los hace diferentes de los demás?

Algo muy importante es que nos enfocamos mucho en la mística, en el respeto, el sacerdocio que requiere hacer teatro. Eso que conlleva el introducirse al texto, en las entrañas del personaje y no sólo decir lo disfruto, sí, pero el hecho de que el público lo vea es el resultado de este proceso. A veces es el texto, el personaje, la investigación, somos yo y el personaje, yo y el autor ahorita. Esta es una de las características de ¡Oh un rinoceronte! Porque es ir investigando, es nuestra tarea, ir introduciéndonos con las herramientas que tenemos como actores, como creadores, para ver qué tanto podemos conocer del personaje, escarbar para que este sea importante para nosotros y por ende sea un buen resultado para el espectador.

La disciplina, la música, la puesta en escena debe que tener corazón, vida, tiene que ir latiendo y el personaje tiene que estar ahí, no es solamente dirigir o interpretar, va más allá, que se pueda ver, que exista por medio de esta investigación para que pueda estar en escena.

Lo que tenemos en común es que las obras que estamos realizando son para que al público le guste, lo haga llorar, sentir, pero también pensar, que despierte algo en ti y que sientas la necesidad de querer más y no solamente veas un bonito trabajo.

También la parte estética que le podemos mostrar al  público es importante: tener una multiplicidad de herramientas tanto actorales cómo dancísticas, la colorimetría del espacio, trabajamos con la semiótica del cuerpo, la proxemia, el movimiento del actor, son varios puntos que relacionamos en nuestra labor.

Una de las misiones de ¡Oh un rinoceronte! Es jugar con el sinsentido ¿Cómo se puede lograr en una obra de teatro?

Es que esto es una característica muy específica de los latinoamericanos, siempre pensamos una cosa y decimos otra. Además en Diálogo de Espejos y Cuarto Menguante el mismo autor propone este juego, aunque nuestro director Efrén García lo acentúa en nuestro trabajo. Nos gusta mofarnos del exceso de seriedad, de confort y reflejar el absurdo rutinario a través de nuestras propuestas.

¿A qué tipo de público pretende llegar ¡Oh un rinoceronte!?

Partiendo de la premisa de que la gente no tiene el hábito de ir al teatro nosotros nos estamos enfocando precisamente en ellos. Que lo conozcan, que se animen y le caigan. Todos usamos redes sociales y desde ahí empezamos a hacer publicidad para llegarle a más público y convencerlo. Le estamos ofreciendo nuestro producto a esa gente que no está acostumbrada. No es caro, no necesitas haber leído todas las obras de Shakespeare para poder entenderlo. Nuestra estrategia es buscar a los chavos de preparatoria que no tienen cien pesos para ir a ver una obra, queremos introducirlo a su medio, así que nuestros precios son muy accesibles.

¿Por qué ir al teatro a ver sus obras?

¡Oh un rinoceronte! Es un espacio para dialogar con el público que ofrece un trabajo de buena calidad, estamos aplicando los conocimientos que adquirimos, sabemos que es un producto que a nuestra sociedad le puede servir. Tanto Dialogo de espejos como Cuarto Menguante son obras en las que el público se puede sentir identificado, puesto que ofrecen cuestionamientos que todos hemos tenido. Es una vida en escena, el espectador se verá en ese espejo y queremos que se vea reflejado. Son dos obras muy dignas que tienen corazón en escena y están latiendo.

Si quieres convertirte en un rinofan te invitamos a ver Cuarto Menguante autoría de Ignacio Arriola y dirigida por Efrén García Aguilar que se presentará en temporada los días jueves 6, 13, 20 y 27 de Junio a las 20:00 horas, mientras que Diálogo de espejos será los Viernes 7, 14, 21 y 28 de Junio a las 20:00 horas en Cultivarte México, ubicado en Hospital #804B.

El precio de entrada es de $65 general y $100 al asistir a las dos obras de Arriola en temporada.

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco