El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

El Faro Cultural | Cine | Kon-tiki | Thor Heyerdal

 
julio de 2013

 

Kon-tiki | Thor Heyerdal | Un viaje del Perú a Polinesia | Martín García López | El faro Cultural

 

  • Kon-Tiki es una película basada en el viaje real, que duró 101 días, que Thor Heyerdal llevó a cabo, en compañía de unas cuantas personas, desde Perú hasta Polinesia, para demostrar su hipótesis: los antiguos pobladores de las islas habían llegado desde Sudamérica.

 

 

 

En 1947 una pequeña balsa salió de Perú con la intención de llegar a Polinesia, sólo movida por las corrientes marinas y los vientos. Dicha expedición buscó demostrar que los primeros habitantes de Polinesia eran originarios de Perú. La aventura fue encabezada por Thor Heyerdal, quien quiso demostrar que por medio de una balsa (construida teóricamente con los mismos materiales que usaron los antiguos habitantes del Perú) podía cruzar el océano. La película está basada en un viaje verídico y en el documental hecho durante la travesía, mismo documental que ganó un Óscar en 1952. Además estuvo nominada como mejor película extranjera por la Academia este año.

El film cuenta el viaje de Thor Heyerdal desde el Perú a Polinesia y las desventuras que vive en dicha travesía. Desde el principio se nos muestra una falta de respeto ante este investigador, quien está dispuesto a hacer lo necesario para demostrar su hipótesis. Es así como, pidiendo ayuda financiera en donde sea, logra obtener los recursos para su viaje. Su tripulación son personas dispuestas a seguirlo, no necesariamente especialistas en navegación sino hombres que comprenden X o Y circunstancia para servirle a Thor Heyerdal. Es así como 6 hombres viajan durante 101 días por el océano con la esperanza de llegar a Polinesia sólo movidos por las corrientes marinas.

La cinta cuenta con varios flashback que tienen la finalidad de contar las motivaciones que impulsan a Thor a iniciar el viaje. Fuera de que el primer flashback no tenga lugar dentro de la historia y no termine sino en un romanticismo absurdo (que la cinta no necesita al concluir) las demás escenas están justificadas por un bien mayor dentro de la historia, haciendo que ésta funcione. Los personajes se quedan en un prototipo base: el líder es el líder y nadie lo contradice, el torpe es el torpe y nunca cambia su personalidad. Los demás personajes quedan en el olvido y pueden ser confundidos en momentos. Lo positivo de la película es la constancia y terquedad de Thor, que queda reflejada en su siempre argumentación, de que hay que tener fe en Tiki (el dios del sol). Los efectos especiales y la acción en el océano mantienen al espectador maravillado por minutos, aunque cabe destacar que el ritmo es lento y que cuando se cree que se está por pasar lo mejor, no sucede sino una decepción ante un viaje lento en balsa. Lo que parece ser una película de aventura y superación se queda en lo plano.

Kon-tiki promete una gran aventura en el océano, como fue The Life of pi, pero se queda en el camino. Aun así, es aprovechable aprender un poco de historia usando la cinta como medio de instrucción. Cabe destacar que el documental grabado durante los 101 días que la balsa estuvo en el océano, es mucho mejor que la cinta actual que nos muestra una fantasía oceánica y no un viaje despiadado por el oceano.

 

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco