El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

 
agosto de 2013

 

  • Bettie LaVette se presentó el jueves 8 de agosto en el Teatro Degollado.
  • La bienvenida la otorgó un trío de músicos participantes en el programa educativo, con un ensamble de improvisación.
  • Plataformas como Tónica permiten que el acceso a este tipo de eventos, que enriquecen nuestro entorno cultural

 

Todo comenzó en medio de un Teatro Degollado en su punto, donde la gente presentaba grandes expectativas sobre la artista estelar, Bettye, debido a que su música y sus proyectos no eran o no son tan conocidos en Guadalajara, pero también es cierto que su presentación estuvo colocada en un sitio muy importante de la agenda, ya que se encontraba en un punto álgido de la misma.

La bienvenida la otorgó un trío de músicos participantes en el programa educativo, con un ensamble de improvisación: poesía, voz, saxofón y flauta transversal a cargo de Carolo Dueñas, Tim y Jay Rodríguez respectivamente, lo cual fue una muy buena entrada para el plato fuerte. Cabe mencionar que el invitado original se enfermó.

Inició todo alrededor de las nueve de la noche. Los músicos. Teclados, bajo, guitarra y batería comienzan con acordes para dar paso a la voz; enseguida ella, esencialmente de rojo, lo cual le daba un aspecto impresionante. El repertorio lo consolidaron 12-13 piezas que deambularon entre el soul, el blues y el jazz, centrándose en ella, que transmitía fuerza, sutileza y un sentimiento lleno de pasión. 

La conexión que se estableció entre el público y los músicos fue inmediata, la entrega de ambos lados a un todo era total. Bailaba, tomaba agua, posaba para los fotógrafos, observaba distintas partes del escenario y lo recorría a placer, apoderándose de todo y todos, para dar un concierto que exige investigar más al respecto de la carrera (40 años) de una mujer que en un inicio ella misma creía que no tendría gran impacto y trascendencia, pero solamente el tiempo y su dedicación a la música le hicieron ver que tenía y tiene mucho que dar.

Entre tanto, hubo un aspecto curioso a resaltar: a ella le molestaba la luz que siempre la seguía, pidió que le bajaran para seguir de mejor manera. Es de resaltar que gracias a plataformas como la de Tónica podemos tener acceso a este tipo de eventos, pero también nos debemos de sentir parte del proyecto con nuestra asistencia, y más aún con nuestra persistencia para seguir generando eventos de esta calidad. En hora buena por el jazz.

 

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco