El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

Entrevista a Gerardo Gutiérrez Cham por su libro Fernando del Paso. Vértigos del cuerpo, rupturas de la historia Andrés Amezcua

 
octubre de 2013

 

Entrevista a Gerardo Gutiérrez Cham por su libro Fernando del Paso. Vértigos del cuerpo, rupturas de la historia Andrés Amezcua

  • "Este libro pretende hacer una modesta contribución a los estudios de orden simbólico y narrativo, en dos grandes novelas en lengua castellana, escritas durante la segunda mitad del siglo XX. Me refiero a Palinuro de México (1977) y Noticias del Imperio (1987)."
  • "Fernando del Paso constituye un horizonte de referencia en el mundo de las letras hispánicas. Sus novelas no tienen paralelo, ya que, de un modo avasallante podemos encontrar en toda su obra una profusa aspiración a trastocar una gran cantidad de técnicas narrativas conocidas.

    [...] En mi opinión, esa es una de las grandes aportaciones que nos deja el legado de Fernando del Paso. En toda su obra no hay concesiones a la convencionalidad narrativa. Su obra es como una gran Summa enciclopédica que nos remite al humanismo renacentista, porque ante todo, del Paso parece rechazar cualquier respuesta simple para explicar el mundo."

 

El próximo viernes 4 de octubre a las 19:30 horas se presentará en la librería del Fondo de Cultura Económica el libro de ensayos Fernando del Paso. Vértigos del cuerpo, rupturas de la historia. Con motivo de esta presentación, nos acercamos al Dr. Gerardo Gutiérrez Cham (autor) para platicar sobre algunos aspectos de los que tratará este libro:

 

 

F: Antes que nada, me gustaría saber cuál es el objetivo que persigue con este libro.

 

Dr. Bueno, este libro pretende hacer una modesta contribución a los estudios de orden simbólico y narrativo, en dos grandes novelas en lengua castellana, escritas durante la segunda mitad del siglo XX. Me refiero a Palinuro de México (1977) y Noticias del Imperio (1987). Por supuesto hay un fondo de homenaje y admiración hacia el trabajo monumental de don Fernando del Paso. Estamos hablando de dos novelas sumamente complejas y densas; de una osadía formal sin concesiones. Novelas que, al paso de los años han suscitado toda clase de reacciones. Recordemos que cuando aparece Palinuro de México en 1977, la crítica hispanoamericana recibió el libro con una suerte de sorpresa y reticencia, debido entre otras cosas a la gran cantidad de imágenes burlescas de nuestro universo moral. Al mismo tiempo Nelson Marra afirmaba que Palinuro representaba la gran síntesis de las vanguardias narrativas en México. A mí me parece que de los aspectos más fascinantes de Palinuro, está en el hecho de que ahí cualquier atisbo de orden social es desmigajado, separado, colocado en un nuevo sistema de miradas, casi siempre delirantes y excesivas. En este estudio, me ha interesado mostrar específicamente la manera en que del Paso se acerca simbólicamente al cuerpo humano, desde múltiples planos y disciplinas: medicina, historia, poética, geografía, mitologías, etc.

Pero éste es sólo uno de los temas reconocibles. En realidad Fernando del Paso ha construido un artefacto verbal que plantea múltiples dilemas. Uno de ellos es el de nuestra identidad ¿Qué somos físicamente? ¿Cuáles han sido las consecuencias de no poder mirarnos desde adentro? Palinuro sufre porque sabe que está condenado a vivir sin poder mirar el interior de su cuerpo. Precisamente,  uno de los grandes componentes integradores de identidad en Palinuro, tiene que ver con las múltiples perspectivas físicas y simbólicas dedicadas al cuerpo humano. En buena medida este trabajo está dedicado a mostrar en detalle ciertos procedimientos barrocos y surrealistas que permiten a del Paso, tratar el cuerpo humano como una entidad metafórica que, incesantemente es abierta, reticulada y escrutada.

 

F: ¿Por qué ha escogido Palinuro de México y Noticias del Imperio para su análisis?

 

Dr.: Bueno, personalmente creo que son las dos grandes novelas del maestro del Paso. Es verdad que no se puede entender el arribo técnico a Palinuro  y a Noticias del Imperio sin tener en cuenta la gran etapa experimental que supuso José Trigo, publicada desde 1966. Ahí da inicio la construcción de esos artefactos desmesurados, con sus múltiples ensambles de perspectivas múltiples. Después viene una segunda etapa de decantación verbal, pero sin abandonar jamás esa fascinación por la densificación verbal y por el atosigamiento a las estructuras narrativas lineales. Pero no quiero desviarme. El aspecto central que me ha interesado en Palinuro y Noticias del Imperio es el cuerpo humano, un territorio incesantemente diseccionado mediante procedimientos barrocos, surrealistas y carnavalescos. Esto ocurre no sólo con el cuerpo de Palinuro y Estefanía, también sucede con los mismos cuerpos de Maximiliano y por supuesto con Carlota. En ambas novelas podemos encontrar muchísimas tensiones entre el cuerpo vivo, con sus contextos de vitalidad y el cuerpo transformado en cadáver, asociado al mundo escatológico en perpetua descomposición.

 

 

F: Sobre el problema de la identidad, Lipovetsky en La era del vacío hace una crítica apabullante a la sociedad posmoderna y su acentuada búsqueda egoísta por el reconocimiento y la felicidad, ¿en Palinuro se presentan cuestiones similares?, es decir, pareciera que la búsqueda de la identidad conlleva necesariamente un proceso violento-deconstructivo del individuo, del cual muchas veces ni él ni la sociedad salen ilesos.

 

Dr.: Efectivamente, en Palinuro de México prácticamente cualquier tentativa de identidad homogénea, inmediatamente es lanzada al limbo de las usurpaciones. El mismo estilo narrativo de Fernando del Paso no  permite que sea fácil encajonarlo en alguna categoría de la novelística mexicana, aunque críticos literarios como Robin William Fiddian, lo ubican como heredero de Revueltas, Fuentes, Rulfo y Arreola. Pero regresando al tema de la identidad en Palinuro, es verdad que prácticamente cualquier acontecimiento, en apariencia cotidiano, inmediatamente es precipitado hacia el terreno de las contravenciones. El mundo representado nunca se nos muestra como una feliz culminación de progreso; más bien se parece a una montaña caótica de residuos disolventes. Del Paso es un maestro de la escrutación interior. Una simple masticación de pan en una sobremesa, puede ocasionar increíbles disertaciones sobre el mundo microscópico de bacterias que, por una parte nos dan vida, pero por otra parte son capaces de enfermarnos y tal vez llevarnos a la tumba. El cuerpo humano es observado, diseccionado y analizado, mediante un estilo carnavalesco que conlleva corrosivas proliferaciones de visiones deformantes. Eso hace que la novela esté plagada de maravillosas peroratas o incitaciones carnavalescas que nos permiten asomarnos a las cloacas de los distintos órdenes instituidos en que vivimos. De ahí tanto desgarramiento, a veces violento, respecto a la sexualidad, la moral cristiana y por supuesto hacia la política. Recordemos que el personaje Palinuro muere en el movimiento del 68 en México. Del Paso usa muchas veces la sátira para denunciar y burlarse de la corrupción y las injusticias imperantes en el país. Todo eso es parte de la trágica identidad que corre por las páginas de Palinuro.

 

F: La segunda parte del libro está dedicada a Noticias del Imperio, en su prólogo habla sobre el desafío de Fernando del Paso a los métodos profesionales de hacer historia. Me gustaría que nos hablara, a grandes rasgos, sobre la problemática que desvela Noticias del Imperio sobre la poca claridad que hay en los límites entre el discurso narrativo historiográfico y el literario.

 

Dr.: En esta parte me ha interesado trabajar con los procedimientos de hibridación técnica entre literatura e historia. Fernando del Paso desafía muchas veces, de manera satírica, los métodos convencionales de hacer historia. Por tanto, no me interesan tanto los acontecimientos centrales en torno a personajes relevantes como Maximiliano, Carlota o Benito Juárez, más bien me interesan esos acontecimientos, en apariencia periféricos, pero que, en el tratamiento general de la novela, le sirven a del Paso para cumplir uno de sus propósitos más importantes: remover la visión historiográfica oficial, que durante siglos ha imperado en torno a Maximiliano y Carlota para integrarlos en términos literarios a lo mexicano, mediante las herramientas de la imaginación, la subjetividad y la poesía. Después de todo, haciéndose eco de Borges, a del Paso parece interesarle más que lo históricamente exacto, lo simbólicamente verdadero. Es por eso que en este libro se desliza la posibilidad de que Noticias del Imperio pueda ser leído como un enorme tratado de reformulaciones historiográficas. Una novela que rinde homenaje a la historia burlándose de los procedimientos historicistas Prácticamente cada página contiene recursos discursivos alternos a la tradición retórica del historiador profesional. De hecho creo que la Historia con mayúscula, dedicada al recuento desde una sola voz exterior, no tiene cabida en Noticias del Imperio porque toda la novela funciona como un artefacto artístico impulsado por los combustibles de la heterogeneidad subjetiva, la multiplicidad de voces y sobre todo, por la fuerza de una avasalladora imaginación verbal que parece multiplicarse sin cesar en cada página.

 

F: Finalmente, ¿qué importancia tiene actualmente la figura de Fernando del Paso para la vida intelectual de nuestro país?

 

Dr.: Fernando del Paso constituye un horizonte de referencia en el mundo de las letras hispánicas. Sus novelas no tienen paralelo, ya que, de un modo avasallante podemos encontrar en toda su obra una profusa aspiración a trastocar una gran cantidad de técnicas narrativas conocidas. Desde los comunes narradores exteriores, hasta las disonancias más alucinantes de tiempo y espacio, pasando por toda clase de monólogos interiores, impostaciones, procedimientos simbólicos y múltiples planos de tensión narrativa. No se diga lo que podemos encontrar respecto a técnicas de oralidad y profusión erudita de argumentación documental. Dicho sea de paso, esta osadía le ha valido también críticas severas. Por ejemplo Nora Dottori, quien realizó uno de los primeros ensayos a profundidad sobre José Trigo llegó a decir que tratar de elegir todas las técnicas posibles, era no elegir ninguna; como una suerte de escapismo. Pero, en mi opinión, esa es una de las grandes aportaciones que nos deja el legado de Fernando del Paso. En toda su obra no hay concesiones a la convencionalidad narrativa. Su obra es como una gran Summa enciclopédica que nos remite al humanismo renacentista, porque ante todo, del Paso parece rechazar cualquier respuesta simple para explicar el mundo. No hay nada semejante a juicios deterministas ni monológicos en toda su obra. En Palinuro de México hay una gran cantidad de supuestos científicos que son desmontados, satirizados e incluso ridiculizados. La historiografía simplista es prácticamente excretada en Noticias del Imperio. Si Hayden Whitte había demostrado que los procedimientos narrativos del historiador profesional son muy parecidos a los de un narrador, del Paso va más allá, pues nos muestra en términos generales que nuestros límites académicos empeñados en separar disciplinas, en realidad son barreras muy endebles que pueden ser desmontadas sin ningún pudor.

 

 

Les recordamos que la cita será este 4 de octubre en punto de las 19:30 horas, en la librería del Fondo de Cultura Económica (Av. Chapultepec no. 198).

 

Presentadores: Efraín Francisco Frías y Ángel Ortuño.

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco