El Faro Cultural |  Navegando en la ciudad | Revista Cultural de Guadalajara Jalisco México | eventos, conciertos, música, cine, bares, cafés, libros y más

El Faro Cultural | Feria Internacional del Libro 2013 | FIL 2013 | Javier Sicilia | Vestigios | Editorial Era | Andres Amezcua

 
diciembre de 2013

 

El Faro Cultural | Feria Internacional del Libro 2013 | FIL 2013 | Javier Sicilia | Vestigios | Editorial Era | Andres Amezcua

  • Javier Sicilia estuvo presente en la FIL y presentó su libro Vestigios, publicado por editorial Era.

  • En la presentación comentó acerca de su decisión de ya no escribir más, así como otros temas: el perdón y cómo es que el lenguaje resulta degradado en su contacto con nuestra realidad social, a partir de males con origen en la política.

 

A raíz del terrible asesinato de su hijo, Javier Sicilia le escribió un último poema. Con él cerró el libro Los restos y dejó la poesía. Editorial Era públicó esos poemas bajo el título: Vestigios, el cual se presentó este 6 de diciembre en el salón Agustín Yáñez de la FIL 2013 de Guadalajara.

A la pregunta de la poeta Pura López Colomé sobre este alejamiento, Sicilia respondió: “La poesía, en mi caso, a veces pienso que fue una desgracia”, refiriéndose a lo desagradable que resulta muchas veces el tener que darle sentido a lo horroroso de la cotidianidad en la que vivimos. Matizó que, aunque se encuentre alejado de hacer poesía, “sin embargo es un don que se te dio (…) uno no se puede desprender de eso, puede uno renunciar al ejercicio de la palabra escrita como poema (…) pero uno no puede dejar de mirar, de oír, de sentir como poeta”.

Para Sicilia, el lenguaje se encuentra ante una traba, una imposibilidad cuando los hechos lo rebasan: “Un lenguaje que está degradado por lo que oímos todos los días de la inanidad política y de la mentira política y de la traición política. Pues es un lenguaje que a mí ya no me alcanza para escribir, para decir lo que siento en el orden del horror, en la fundación de sentidos”. A diferencia del poeta alemán, Paul Celan, el cual vivió en carne propia el holocausto nazi, y “que trató de refundar desde la lengua alemana lo que los nazis degradaron”, Sicilia comentó que “uno no es Celan, y es preferible el silencio (…) el silencio no es una derrota, una renuncia; no, es también un clamor, una forma de la poesía”.

El Faro Cultural | Feria Internacional del Libro 2013 | FIL 2013 | Javier Sicilia | Vestigios | Editorial Era | Andres AmezcuaLa presentación se convirtió en una charla muy íntima, en la que las palabras del poeta iban dejando cierto ambiente melancólico en el salón: “se dice fácil, eh. Ponerse uno con toda la vulnerabilidad…” le dijo una reflexiva Pura López; sin embargo, Javier Sicilia se mostró siempre tranquilo consigo mismo: “Yo dejé de escribir, pero me leo en los otros, en tantos poetas que trabajan lo que yo ya no puedo trabajar, porque me arrojaron del otro lado (…) Para cruzar un río necesitas una barca, pero cuando llegas al otro lado del río ya no la necesitas. Bueno, con la muerte de mi hijo, crucé al otro lado, y todo lo que venía en esa barca, mi palabra poética, mi oración, tantas certezas con las que tuve que navegar para poder llegar hasta donde llegué, y poder afrontar esa muerte horrenda, ya no las necesito, se quedan, es el silencio, ya no alcanzan las palabras, la oración, muchas cosas”.

Sobre el perdón a los asesinos de su hijo comentó: “Imaginé que esos hombres, esos monstruos, fueron niños, que no nacieron así, que qué grados de degradación, de envilecimiento, de violencia, tuvieron que padecer para convertirlos en eso. Es decir, uno termina por devolver el mal. Y eso es lo bello del Cristo; el Cristo lo que hizo fue agarrar todo el mal y no soltarlo, no devolvió un gramo de mal. Y estos sí, estos devolvieron todo, y con creces. Entonces los grados de dolor, que en el fondo están desplegando una violencia atroz porque los lastimaron; entonces uno empieza a perdonar (…) el perdón es un carril de dos sentidos (…) si no hay el acogimiento, no se cumple por desgracia (…) es eso (el perdón) lo que nos hace una comunidad humana”.

Para terminar, el poeta leyó algunos poemas de Vestigios. Al terminar la lectura, un público conmovido se levantó aplaudiendo para agradecer el encuentro y la charla con el poeta. Javier Sicilia se mostró muy agradecido con la ovación.

 

 

 

 

 

Café con letras un programa de actividades literarias pensadas especialmente para tí | letras y literatura en Guadalajara Jalisco