Perspectiva de la desaparición

Perspectiva de la desaparición
0 13 febrero, 2015

Ingrid Valencia

 

Las ventanas del dormitorio estaban cubiertas por telas de color gris, eran tan gruesas y pesadas que apenas se colaban algunos resquicios de sol. Era un internado para niñas de seis a doce años. No había muros sino divisiones a la altura de los hombros, les llamábamos mamparas, su interior era ocupado por nuestras cosas: jabón, champú, toallas y una muda de uniforme. No veíamos la TV ni escuchábamos música. En los pabellones cabían ocho camas de fierro y dábamos vuelta al colchón cada ocho días. Los horarios eran estrictos, nos levantaban a las cinco y dormíamos a las ocho —después de dar seis vueltas al patio central, casi siempre corriendo. Las tardes eran tan largas como nuestras ocurrencias. La comida no era mala: frijoles, pan, sopa de pasta, carne y gelatina.

Del jardín saqueábamos insectos cara-de-niño, hormigas y arañas viudas, los metíamos en frascos de vidrio para contemplar su corta y extraña vida. Aprendí a hacer mazapanes y envolverlos en papel de china. También a superar los achaques de la amistad y la traición. La entrada de la luz al amanecer de los sitios en los que he vivido se oculta en algún recóndito paraje de la memoria, parecido a un bosque cuyo cielo está detrás de ramas y hojas. A través de los cristales del piso más alto, allí donde pasábamos la noche, se percibía la neblina de las cinco de la mañana, esa luz opaca impregnada de espesor y vigilia figuraba un recinto propio de lo antiguo.

Antes del internado, habité, al menos, tres casas —ya perdí la cuenta del resto—, pero la forma de los días nuevos y su arribo se plasman de manera singular. Así como los rostros de gente que uno reconoce aún después de años. El internado me enseñó a mirar a las personas de cerca y a reír de sobra cuando está prohibido.

Lo complejo de su observación radica en los contornos, en hacer invisible la línea que separa los relieves.

Llaman mi atención las bitácoras y el estudio de las formas de la naturaleza tanto en Leonardo da Vinci como en Kandinski; Da Vinci anotó que el punto no es parte de una línea, Kandinski aisló el punto no sólo como una expresión mínima, también lo dotó de conceptos al dibujar la línea transversal sobre temáticas como el tiempo y la música. En Punto y línea sobre el plano, Kandinsky vuelve perceptible la pulsación de la vida mediante la tensión de los detalles, sus cuadros son cómplices de la entropía, los trazos responden a la armonía de un tempo. Así pienso el amanecer, no importa tanto el sitio donde uno se encuentre sino la manera en la que los detalles nos circundan.

P. D. Asistí a la exposición “Leonardo, Rafael, Caravaggio: una muestra imposible”, se trata de la reunión de 57 reproducciones de pinturas y frescos. No entré a la sala de Leonardo, había una multitud ansiosa de ver la Mona Lisa. Todo indica que fue un éxito. En tan sólo trece días, asistieron 23 942 personas.

Música de pie de página: Pixies: Indie City.

22:52

 

Comments

comments

El Faro Cultural

El Faro Cultural

El Faro Cultural es una revista electrónica que permite consultar una selecta agenda de eventos que se realizan en Guadalajara. Contamos con siete secciones dedicadas a reseñar y analizar los acontecimientos más importantes de la vida cultural
El Faro Cultural
Posted in Notas Culturales by El Faro Cultural

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.