Globalización, recordando la represión del 28 de mayo de 2004 (ensayo dramatizado)

Globalización, recordando la represión del 28 de mayo de 2004 (ensayo dramatizado)
0 2 abril, 2015

Aurora Carvajal Vidal

Tres estudiantes de Sociología de la Universidad de Guadalajara: Sergio, Verónica y David, hacían planes para asistir a una manifestación el 28 de mayo de 2004, como protesta por la próxima celebración en la ciudad de la Cumbre Socioeconómica de la Unión Europea, de América Latina y El Caribe; donde se negociaría lo referente a la globalización.

Sergio: Yo creo que como futuros sociólogos, debemos participar en esa manifestación para enterar al pueblo del peligro que vendrá  con la globalización, casi todos lo ignoran; hay que informarles que solo beneficiará a la gente de los países ricos del primer mundo, pero el nuestro donde el 80% de la población está jodida, con salario mínimo, muy pocos van a salir ganando con esa política, y los demás qué, ¿van a morirse de hambre? Es urgente correr la voz entre todos los estudiantes de la universidad para que asistan a la marcha; yo tengo algunos amigos en filosofía, en letras, en historia y hasta chavos de prepa, que ya están listos para la manifestación, pero hay que seguir invitando más gente.

Verónica: Tienes razón Sergio, yo quiero ir a esa marcha, aunque la mayoría de los adultos de mi familia está en contra de ella, dicen que el evento va estar peligroso, pues ya sabemos que el gobierno, los empresarios, todos los ricos y hasta el clero, han satanizado anticipadamente a los globalifóbicos. Aún así debemos enterar a la gente de lo que es la globalización y los problemas que traerá, pues las clases populares no lo saben; debemos informarles que la globalización es una política de contraste, una paradoja, que beneficiará mucho a muy pocos, solo a los ricos, pero a los pobres los hundirá más en su pobreza; ya lo vemos en nuestro país, tenemos unos empresarios que son de los más ricos del mundo, y eso no se vale cuando hay tanta gente muy humilde pidiendo limosna en las calles. Que nuestros compatriotas comprendan porqué esa política no conviene a México, habrá más desempleo, más emigración, delincuencia, miseria, y desde luego más jóvenes afiliados al narcotráfico porque no les quedará de otra. La gente lo entenderá mejor si mandamos imprimir volantes con éstos conceptos. Yo estuve hace dos años en la manifestación contra la cumbre en Monterrey y casi toda la gente aceptó la información que le dimos, pero allá el gobierno, el clero y la sociedad son diferentes, nadie nos molestó.

David: Bueno, ya sabemos que aquí hay más fanatismo y represión en todos los niveles, pero de todos modos nosotros estamos obligados a ir a esa marcha, hay que explicarle a la gente quienes serán los más perjudicados con el globalismo, recalcar que entre ellos está la clase obrera, el campesinado, los pequeños empresarios y comerciantes menores los que serán aplastados por las fuerzas capitalistas que poseen todo el poder y el dinero, y así cada quien podrá tomar conciencia de su situación ante ésta nueva política. Yo me considero globalifóbico, y sé que entre más concurrida esté la manifestación los capitalistas se darán cuenta que somos muchos los globalifóbicos que no estamos de acuerdo con  esa doctrina, claro que corremos el riesgo de que nos insulten los que piensan diferente, pero manifestarse es legal y no hacemos daño a nadie. Me parece buena la idea de Vero de imprimir volantes además de las pancartas, podemos hacer un millar y repartirlos durante la  marcha.

Llegó el 28 de mayo del 2004, día de la Cumbre Socioeconómica de la Unión Europea, Latinoamérica y El Caribe. La marcha empezó con orden y tranquilidad, partió de la Minerva hacia el centro de la ciudad, al llegar al cruce de las avenidas Juárez y 16 de septiembre, los jóvenes manifestantes se sorprendieron al ver a un grupo de supuestos globalifóbicos que no estuvieron en la marcha, cómo atacaban a los policías y éstos no se defendían, otros rompían vidrios en los establecimientos. Las cámaras de televisión captaron esas escenas por varios minutos; después siguió el caos, los atacantes desaparecieron y la TV también, luego se supo que a dos o tres  cuadras del lugar los esperaba un autobús al que subieron rápidamente los supuestos globalifóbicos y huyeron con rumbo desconocido; lo que no se supo fue quien los mandó. En esos momentos los policías se lanzaron con terrible furia sobre los integrantes de la manifestación, golpearon y esposaron a muchos, algunos lograron escapar; pero otros como David y Sergio fueron detenidos con exceso de violencia, después los torturaron y encarcelaron. La represión fue excesiva.

Verónica en medio de la confusión se encontró con un excompañero de la prepa, y ante el peligro se abrazaron y caminaron rápidamente como cualquier pareja de novios para alejarse del lugar.

Más tarde, la TV informó con las imágenes captadas, sobre las agresiones a  policías y destrozos a inmuebles causados por los “estudiantes y demás globalifóbicos” que participaron en la manifestación, motivo por el que muchos fueron detenidos para aplicarles todo el rigor de la ley. Algunos jóvenes permanecieron presos durante mucho tiempo.

 

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.