Café con letras visita Cocula, tierra de mariachis y escritores, en el Museo del Mariachi

Café con letras visita Cocula, tierra de mariachis y escritores, en el Museo del Mariachi
0 16 julio, 2015

En ese pueblo triste donde no pasa nada se abrieron mis sentidos como flores de asombro, se bañaron mis ojos en colores de selva.

Elías Nandino

Café con letras 10 de Julio

Erick Castillo

Después de viajar 71 kilómetros hacia el sur poniente de la ciudad de Guadalajara, una hilera de árboles podados con formas de guitarrones, violines y trompetas anuncian la llegada a Cocula,  Jalisco. La puerta de entrada a esta población es una escultura de metal que muestra a una agrupación de mariachi, y es que esta tierra se muestra orgullosa de haber visto nacer al mariachi tradicional, símbolo definitivo en la construcción de la identidad nacional.

Café con letras por primera vez salió de la ciudad de Guadalajara, y lo hizo yendo a la tierra del insigne poeta Elías Nandino. Fue en el museo del mariachi de Cocula  donde se cortó el listón inaugural de las actividades de Café con letras en el interior del estado. El colectivo cafeteros en esta tercera temporada de actividades  pretende llegar a diferentes municipios de Jalisco donde confía existe gran calidad literaria, así como un público atento a la literatura, la pintura y la música. Esta vez fue Rafael Castillo el encargado de presidir este triángulo amoroso entre las letras, la plástica y la música.

La velada no podía iniciar de otra forma, un mariachi tradicional nos dio la bienvenida interpretando una música festiva y con poca intervención vocal que de inmediato alegro la noche que comenzaba a caer en el caluroso pueblo. Entre sones y minuets, los músicos repasaron un repertorio de composiciones originarias de Michoacán, Nayarit y desde luego Jalisco. El baile parecía propicio en todo momento.

El Mariachi Tradicional Ixtlahuakuikani, comandado por el profesor Francisco Salcedo, estaba vestido de manta y su instrumentación era bastante distinta a lo que acostumbramos ver, la agrupación se componía solamente de dos violines, dos vihuelas y un guitarrón. Pronto comprendimos los asistentes, que los metales, los sombreros de charro y la música de despecho son una adaptación muy posterior de la música original de mariachi.

Para esta edición de café con letras el museo de mariachi prestó sus muros de adobe para recibir la obra pictórica de Enrique Villanueva. La obra de Enrique es de gran formato, sus temas son la figura humana, los animales y la naturaleza, estos tres ejes yuxtapuestos de una forma deliberada y simbólica que trasmiten al observador una idea trastocada de la realidad. Una mujer con alas de libélula sentada sobre una manzana gigante u otra mujer desnuda con el rostro de un gorila en el torso y un escarabajo sobre el sexo pueden darnos la idea del mundo del pintor.

La obra literaria de esta velada corrió por cuenta de tres escritores coculenses que decidieron intercalarse para ir soltando sus escritos de forma natural y emotiva ante un público que en todo momento reconoció sus esfuerzos literarios.

La primera en detentar la palabra fue Rocío Villanueva, su poesía  es descriptiva y tiene el aire del escrito por necesidad biológica; escribir para liberar, escribir como catarsis del dolor cotidiano: La muerte es parte de la vida/ Fue tan fácil llevarte al camposanto/ No estoy tan triste solo que el mundo se vuelve de pronto un lienzo de recuerdos.   

Luis Alberto Ramírez continuó con la poesía, un tono reflexivo, autocrítico y didáctico recorren sus líneas que se mueven entre la fuerza individual hasta el abrazador panteísmo: ¿Cuántos soles y lunas han visto mis ojos?/ Estoy esculpido con el cincel de las equivocaciones/ Soy como montaña nevada, miel de abeja, suave seda, pino gigante, diminuto grano/

La poesía hizo una pausa y apareció la narrativa, el joven escritor Edgardo Aguilar nos entregó un racimo de cuentos cortos plagados de cinismo, imaginación, situaciones únicas y mágicas. Personajes que van desde mujeres con los cabellos de oro, amantes con ojos de barco y hombres deprimidos tomando “morticilina” para aliviar las penas, todos desfilaron a través del uso certero de la pluma de Edgardo Aguilar.

El mariachi Ixtlahuakuikani regresó al escenario para despedirnos con una pieza de rescate histórico del mítico cuarteto de Justo Villar, autores de la primera grabación de mariachi que se conoce y que data del año 1905. El tema llamado El carretero nos dejó con ganas de seguir la fiesta, pero era momento de dar por concluida la sesión.

Cocula cumplió como anfitriona de esta primera expedición literaria, esperamos con ansia las siguientes sesiones foráneas de Café con letras para seguir empapándonos de la riqueza cultural que vibra en la pluma de los escritores jaliscienses.

El Mariachi Tradicional Ixtlahuakuikani, comandado por el profesor Francisco Salcedo

El Mariachi Tradicional Ixtlahuakuikani, comandado por el profesor Francisco Salcedo

Rocío Villanueva, Alberto Ramírez Barraza y Edgardo Aguilar

Rocío Villanueva, Alberto Ramírez Barraza y Edgardo Aguilar

Preámbulo de café con letras, al fondo el mural del artista plástico Rafael Ramírez, adornado uno de los muros de adobe del Museo del Mariachi y donde se muestra el encuentro de dos culturas tomando como eje principal del mestizaje, la música.

Preámbulo de café con letras, al fondo el mural del artista plástico Rafael Ramírez, adornado uno de los muros de adobe del Museo del Mariachi y donde se muestra el encuentro de dos culturas tomando como eje principal del mestizaje, la música.

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Obra pictórica de Enrique Villanueva

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.