Carta a Virginia Woolf (a propósito de su ensayo “Un cuarto propio” y la escritura) | Lo elemental

Carta a Virginia Woolf (a propósito de su ensayo “Un cuarto propio” y la escritura) | Lo elemental
0 20 julio, 2015

Marina Trujillo

He vivido libremente las cosas que a los hombres les son permitidas, ir a la universidad, tener largas charlas y buenas cenas, excelentes comidas, pasar horas en las bibliotecas y en las librerías.

Curiosear por las calles, ser anónima cuando las hojas caen, en ese instante que se balancean en el aire.

He mirado y sonreído. Tengo el corazón rebosante y también lleno de cicatrices. Porque ya fui y vine a mis infiernos. Y he pagado, sentido culpa. Luego el aliento de Dios sobre mi nuca, cuando estuve sola.

Vivo a la intemperie como soñaste, sin un hombro en el cual apoyarme.

Pero ves, si quiero un hombro en el cual descansar mi cabeza, una mano que tome amorosa la mía, un hombre con quien estar codo a codo, con mi amor apasionado, tierno y dulce.

Mi amor por la vida en el centro.

Llena de proyectos, de escritura, de contemplación del Mundo.

Ni siquiera espero, sólo estoy atenta, percibiendo los segundos desgranarse en mis pupilas, en mi piel que se transforma, en mis huesos que articulan frases.

Mírame, alguna vez soñaste conmigo y con otras como yo. No vivimos tus sueños, somos tu sueño caminando. Y tenemos otros sueños.
Sueño con vivir de lo que escribo.

Sueño con recorrer el mundo saltimbanqui.

Sueño con el agua de la Luna, con mis hijos mayores y mis hipotéticos nietos. Ir montada en una moto Harley Davidson, ser traductora de idiomas en un hotel, visitar toda América Latina y Europa.

Sueño con escritos, cuentos, poemas, ensayos, novelas que se vayan danzando por ahí. Con el gesto sincero de la anciana. Y observo el horror del Mundo. Mundo papel, imagen, sonido, guerras, violencia, el hombre lobo del hombre.

Luego viene Mozart con notas musicales y hay personas que quieren obligarme a no ser yo y aparece un miedo puro y absoluto, sin sentido.
Sueño de todo un poco.

Virginia, puedo hablar de mis sueños, contarlos, escribirlos y tener propiedades, mi casa y mi dinero.

En mis sueños estás tú, con esa voz que me habla sobre la escritora a quien acosaban como un gentío en la pista de carreras y a la que le decías que saltara sin mirar a los lados, sin distraerse, que se concentrara solo en el salto.

Escribo, me concentro y salto.

Mis manos sueltan el trapecio y veo como se acerca el otro, del que he de aferrarme. En esos segundos en el aire, creo, pienso, quiero, existo.
Eso, existo.

Y llego a salvo al otro trapecio. Mujer malabarista.

Un día de tantos me canso y bajo.

Mujer terrestre.

Cuando me canso del camino, me voy a nado a Brasil.

Luego regreso en globo aerostático.

Para descansar, cultivo flores en el jardín.

Pluma, tinta y papel

Pluma, tinta y papel

La habitación propia

La habitación propia

Escritora trabajando

Escritora trabajando

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.