Escritora tapatía ganó el Premio Nacional de Cuento Corto “Julio Torri”

Escritora tapatía ganó el Premio Nacional de Cuento Corto “Julio Torri”
0 29 julio, 2016

ENTREVISTA CON ERIKA ZEPEDA

Bianca Eunice Castillo

Hace un par de días me enteré por una amiga en común que la escritora Erika Zepeda ganó el premio Nacional de cuento corto Julio Torri. Recordé que hace algunos meses escuché en “Señales de humo” que había ganado también el Premio Barco de Vapor de  la editorial SM con su libro de literatura infantil Instrucciones para convertirse en pirata y me decidí a llamarla. Después de los saludos y las felicitaciones, Erika, con su desenfadado tono de voz me dijo: -Lo que tiene que hacer una para que la llames- y entre risas coincido con ella; porque fue precisamente en 2009 una de las últimas veces que charlamos respecto a la mención honorífica y publicación de su libro Una zarigüeya en mi mochila que forma parte de la  colección “Barco de Vapor”, en la línea blanca para lectores de seis a siete años. Erika me platicó mientras cocinaba, que además de escribir y ganarse premios, se dedica a impartir talleres para maestros y trabaja de freelance con algunas editoriales. Confiesa que anda “como loca” porque ha tenido que viajar a difundir su obra con la editorial SM.

Desde niña fue lectora y por ser casi de la edad nos tocó disfrutar todavía del legado de Vasconcelos en la SEP: Los libros de lecturas (y aunque suena un tanto redundante, se llamaban así porque contenían una selección de textos literarios considerados para niños). Ambas lamentamos que estos libros ya no existan. Ella no olvida la fábula “La zorra y la cigüeña” que abarcaba dos páginas con todo e ilustraciones. Erika sintetizó la historia: “se trata de una zorra que invita a comer a la cigüeña, se ve muy rica su comida, pero la invitada no puede comer porque el plato es demasiado plano para su pico; entonces como venganza (que mal mensaje para los niños), la cigüeña invita a comer a la zorra y le sirve en un frasco por lo que sucede lo mismo-. Fueron esas historias las que cautivaron a Erika desde niña y la invitaron a desarrollar su creatividad literaria.

En esos tiempos, es decir, cuando éramos niñas, no existían campañas de promoción a la lectura como ahora y la única motivación era tener a alguien en la familia que lo hiciera; me imagino que mientras algo se cuece en su estufa, recuerda: “Mi papá leía en casa y teníamos varios libros, en cuanto a la escritura, debí empezar en la adolescencia, no puedo decir exactamente en qué momento, pero orillada por todos los cambios que implica”. Recuerda que otra de sus obras literarias favoritas es de Michel Ende: “La historia interminable”, porque más allá del tema, es muy llamativo el trabajo editorial de la obra puesto que: “La voz de Bastián, está resaltada con un color distinto. Hay dos historias, la real que está en color café y la de lo fantástico que está en verde, como lector te ubicas con el color de cuál historia se trata. Es una obra que va más allá de la literatura infantil, visualmente se dividen las voces”.

No era una niña cuando comenzó como lectora de literatura infantil y aunque en su adolescencia leyó a  Julio Verne, ya tenía alrededor de 18 años. La lectura de textos dedicados a los niños la llevaron a escribir para ellos y así nacieron las Historias galliniles o la extraordinaria historia de siete gallos que treparon a un árbol publicado por editorial Patria, luego apareció Una zarigüeya en mi mochila (Ediciones SM) y próximamente bajo el mismo sello editorial: Las instrucciones para convertirse en pirata. Dice que lo suyo siempre ha tenido más relación con la literatura de ciencia ficción y la fantástica; sin embargo, luego de empezar a leer a Silvina Ocampo inició la escritura de su primer libro dedicado a lectores adultos: “lo escribí en un poco tiempo, tenía mucho interés en ciertos textos, te da como la fiebre de la escritura, tuve que sumar más y más: locura y horas y horas frente al monitor escribiendo, ese sentimiento afiebrado fue como de dos meses” ya después siguió la corrección y el envío al concurso por el premio Nacional de Cuento Julio Torri. Respecto a esta experiencia, comentó: “Fue como la primera vez que escribí para el público infantil, es difícil al principio, pero tomado el camino ya puedes desarrollar la historia”. 63 señoritas condenadas a la desolación incluye relatos que son realistas, sin embargo, la mayor parte son fantásticos, explicó.

Cuando recibió la llamada de Claudia Zepeda, de Conaculta, estaba cocinando un aguachile:  “creí que tenía algo que ver con Barco de Vapor, pero no,  eran los de Tierra Adentro, pero mientras enlazaban la llamada yo pensaba, si ya recibiste un premio este año, el siguiente te toca como hasta dentro de 10 años” así que no lo podía creer, por eso antes de emocionarse por completo o quizá por la misma emoción preguntó detalles como el seudónimo y el título completo de la obra a la que se referían como premiada.

Finalizamos la conversación coincidiendo con la idea de que cocinar es un placer, para propios y  para ajenos: “me gustan el sushi y los tacos, y sí hago”, puntualizó, para despedirnos con la promesa de que nos avisará cuando esté presentándose en la FIL su obra de teatro “Ánimas que ya amanezca” publicada por la editorial Panamericana.

 

Erika Zepedapremio Zepeda

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.