Los vuelos del escritor Ariel Aloi llegan a México

Los vuelos del escritor Ariel Aloi llegan a México
0 27 octubre, 2016

Nallely Pérez

El argentino presentó Aviones de papel, su primera novela.

“El papel es simplemente un transporte, una nave, un avión, una herramienta de la papiroflexia”

Ariel Aloi

Llegó en una aeronave de páginas desde Argentina, se trata de Ariel Aloi, quien recientemente visitó la ciudad de Guadalajara para presentar Aviones de papel (Ediciones de la noche, 2016), novela en la que aborda uno de los tópicos predilectos del arte, la locura. Su aterrizaje tuvo lugar en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica el pasado 21 de octubre. Asimismo, realizó lecturas en Café 48 y en un par de escuelas tapatías.

Desde pequeño se interesó por la literatura fantástica, coleccionaba cuadernos repletos de imaginación pero, en realidad, nunca pensó en la escritura como totalidad sino, más bien, como complemento. Su formación letrística es autodidáctica y, en gran medida, se nutre de la tradición sudamericana y francesa; entre sus autores favoritos figuran Pablo Neruda, Mario Benedetti, Alejandra Pizarnik, Antonin Artaud y Gérard de Nerval, varios de ellos recordados además de por sus letras por haber estado recluidos en “casas de reposo”.

A sus 32 años de edad, Aloi asegura que “escribe cuando puede” y confiesa que casi siempre lo hace cuando viaja en el transporte colectivo para desplazarse de un lugar a otro, su vida transcurre apacible en su ciudad natal, Quilmes, donde vive al lado de su esposa e hijos al tiempo que labora como vigilante en el Hospital Irriarte, lugar que es para él la mayor fuente de inspiración.

Hasta hace poco la escritura de Ariel —quien comparte nombre con el magno personaje que José Enrique Rodó inmortalizaría— era leída sólo por sus amigos cercanos, los cuales lograban vislumbrar en su prosa un destello animado por un ritmo cortazariano. Tras años de bloqueo escritural y otros tantos de anonimato, su producción comenzó a ser difundida después de que Rubén Sánchez, director de la Revista Septiembre, de la que actualmente es parte del consejo editorial, lo animara a mostrar sus alcances creativos.

Así en 2014 debutó con Vidas y peatones, colección de relatos a la que se le sumó, un año más tarde, Poesías libres; en tanto, Aviones de papel es su primer título de largo alcance. Aunque desde las apreciaciones taxonómicas ésta, la obra que lo trajo a nuestro país, sea catalogada como una novela, en ella persiste un afán dramático, de ahí que esté —según declaraciones del autor—próxima a tener su adaptación teatral y ser llevada a las tablas.

Al abordar estos aviones de papel no es difícil que el lector visualice las palabras proyectadas desde la pantalla grande. Se trata de un recorrido en 42 breves capítulos en los que los personajes por medio de un incesante diálogo sugieren que la locura no es otra cosa que la clasificación que unos imponen sobre otros para censurar.

El hilo argumentativo de la historia es el siguiente: un grupo de compañeros recluidos en un nosocomio psiquiátrico planean huir de ahí en aviones fabricados de papel. Tachar de insensatez tal proyecto sería arrebatar de su halo poético anécdotas reales, como esa que narra la ocasión en que José Lezama Lima, Reinaldo Arenas y otras figuras de la intelectualidad cubana intentaron salir de la isla en un globo aerostático.

Para concretar su objetivo con mayor éxito que el grupo de escritores antillanos antes aludido, Antonino “Tano”, protagonista de Aviones de papel y maestro de la papiroflexia, se respalda de óptimos secuaces que aseguran tendrán todo bajo control: Romeo, matemático experto en vuelos; Mauro, experto en unicornios; y Alberto, hábil meteorólogo cuya función es pronosticar las probabilidades de lluvia.

Conocer el desenlace de sus aventuras, está al alcance de tus ojos. Mientras, es seguro que Ariel Aloi regrese pronto a nuestro país y es que actualmente prepara ya su siguiente obra, Las edades de la lluvia, donde Tláloc se hará presente.

En el Fondo de Cultura Económica

En Café 48

En el Colegio José Vasconcelos

Johanna Aguilar Noguez, Galileo Contreras Alcázar, Ariel Aloi y Elideth Venegas Grimaldo

Johanna Aguilar Noguez, Galileo Contreras Alcázar, Ariel Aloi y Elideth Venegas Grimaldo

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.