La joven narrativa latinoamericana también envejece

La joven narrativa latinoamericana también envejece
0 1 diciembre, 2016
Reflexiones entorno a la no tan joven literatura latinoamericana

Nallely Pérez

El palacio del Boom está deshabitado, hace apenas unos días Mario Vargas Llosa señaló que le corresponde cerrar la puerta y apagar la luz del mismo. No obstante,  pensar en el Boom como la tradición aún imperante de la narrativa hispanoamericana es todavía una realidad, si no por qué llamar nueva a la narrativa hispanoamericana de los nacidos en los 70.

La necesidad de plantear la naturaleza de lo que actualmente se escribe en nuestra América, fue el eje central de la charla “La no tan nueva narrativa latinoamericana”, mesa moderada por Antonio Ortuño, en la que el peruano Santiago Roncagliolo, el boliviano  Edmundo Paz Soldán y el chileno Alejandro Zambra apuntaron perspectivas al respecto, entre las que resaltaron la diversidad de plumas y lo impensable que sería a estas alturas hacer manifiestos.

A decir del chileno, autor de “Bonsái” (2006), existen dos vertientes de narrativa en español: una, la globalizante, y otra, aquella que insiste en recobrar las nacionalidades; las cuales, sin embargo, asegura, tienen en común el afán de “recuperar la infancia desde la adultez”.

Por su parte, Paz Soldán indicó que cuando llegó a radicar a Estados Unidos para él fue una decisión crucial seguir escribiendo en español, lengua que confesó, por temor a agringarse, cultivó en sus inicios de una manera castiza y artificial, para después “dejar que el español se ensucie, que muestre las cicatrices y marcas de ese viaje, ya que no hay un español estándar”.

Bajo el consenso de que en las escuelas de literatura se enseña a leer y no a escribir, los narradores  abordaron sus fuentes de creación, las cuales son variadas y sostienen no provienen siempre de la literatura, sino de la realidad dramática y sangrienta de los periódicos; los estudios psicoanalíticos e, incluso, de la redacción de discursos políticos que, a juicio de Roncangliolo, es un gran entrenamiento para los escritores de ficción.

“Uno no lee con el mismo entusiasmo a César Vallejo que a Vargas Llosa”, apuntó Alejandro Zambra, quien confesó el gran disgustó que le causó haber leído “La sociedad del espectáculo” (cuya segunda parte fue publicada por entregas en la revista Quién); en esta obra, asegura, el Nobel de Literatura 2010 “renuncia a ver el presente”.

Entre las reflexiones finales de la mesa resaltó lo fácil que resulta apostar por una literatura canónica; por ello, Roncagliolo señaló que las ferias internacionales del libro son una oportunidad de actualizar la literatura, la cual no siempre es tan nueva, pues entre las sorpresas que se lleva a casa se encuentran los relatos de Inés Arredondeo, cuyas obras son inconseguibles fuera de México.

Escritores reflexionan acerca de la no tan nueva literatura en español. Foto: Miguel Ángel Avilés

Escritores reflexionan acerca de la no tan nueva literatura en español. Foto: Miguel Ángel Avilés

La sombra del Boom aún pesa. Foto: Miguel Ángel Avilés

La sombra del Boom aún pesa. Foto: Miguel Ángel Avilés

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.