Día de la poesía: ¿Cuántas primaveras le quedan?

Día de la poesía: ¿Cuántas primaveras le quedan?
0 23 marzo, 2017

Rafael Castillo

En 1999 la UNESCO declaró el 21 de marzo como el Día Internacional de la Poesía debido a que ocurre el equinoccio de primavera, en el Hemisferio Septentrional. Motivo por el cual en Europa se le llama a esta celebración Primavera de los Poetas.
    La palabra “primavera” está formada por dos partes, prima proviene de «primer» mientras que vera de «verdor», la primavera es la primera estación del año en la que reverdecen los campos y la vida despierta después del aletargamiento del invierno. Es un renacer de la naturaleza en miles de formas y colores, mientras que el majestuoso sol se convierte en el personaje principal de esta época.

    En la literatura, la primavera, es también signo de amor, vida, juventud y, por qué no decirlo, erotismo. Son muchos los poemas que retoman un escenario primaveral para culminar con la amada los amores prohibidos. En el siglo XIX el poeta mexicano Manuel M. Flores lo describió en su poema “Bajo las Palmas”. Pero la primavera no sólo es escenario, también se convierte en el motivo principal de Ruben Darío en su poema “Primaveral”. La primavera es motivo principal de inspiración para el poeta, va el poeta a su encuentro con ánimo de encontrar lo sublime, motivo por el que considera oportuno invitar a la amada, porque increíblemente en estos versos la amada no es lo más importante para el poeta:

Mes de rosas. Van mis rimas

en ronda, a la vasta selva,

a recoger miel y aromas

en las flores entreabiertas.

Amada, ven. El gran bosque

es nuestro templo, allí ondea

y flota un santo perfume

de amor. (…)

¡Oh, amada mía! Es el dulce

Tiempo de la primavera.  

 

    Por dichas razones es acertado que la UNESCO eligiera este día a manera de metáfora para referirnos a este género literario, que ha acompañado al hombre cuando menos desde que Homero contaba sus relatos en la capital griega, porque estoy seguro que la poesía tiene más tiempo de vida que la misma escritura. A casi treinta siglos de ello he escuchado a personas preguntarse: ¿la poesía sigue viva?

    En 2016 el poeta y crítico Luis García Montero publicó Balada en la muerte de la poesía, un libro en el que se nos plantea la fatídica realidad del género lírico en nuestros días. En una realidad como la nuestra, capitalista y utilitaria, en la que el valor de las cosas depende de su valor monetario no hay espacio para ella, pero en el libro del español, no se va sin antes llevarse algo de nosotros que no sabíamos que existía hasta que se ha perdido; y desde ese momento “La realidad ya es sólo realidad”.

    Por otra parte también se ha hablado de la muerte de la poesía, tras la publicación de algunos poemarios en los que las formas tradicionales han desaparecidos y se abusa del lenguaje coloquial, olvidando el uso de los recursos retóricos y literarios que embelesan esta expresión artística. Tal vez, el caso más extraño en nuestro país es el Dante Tercero, quien gracias a una beca del FONCA para Jóvenes Creadores escribió una serie de poemas utilizando los famosos emojic. Su estilo lo nombró Poemojic y lo podemos consultar en la siguiente liga http://poemojis-fonca.tumblr.com/. Y por último para ponerle más pimienta a la polémica, la entrega del Premio Nobel a Bob Dylan (muy merecido pero un poco fuera de lugar), acrecentó la duda de si en realidad la literatura había muerto por falta de interés.

    Pese a todo esto, creo que la muerte de la poesía es más bien un motivo poético. Si bien existen razones de más para creer que la poesía podría llegar a desaparecer, no creo que esto pueda suceder, ya que existen muchos escritores que garantizan su supervivencia. Lo que sí está pasando en nuestros días es que las nuevas formas están cambiando, como ha sucedido a lo largo de la Historia y seguro vendrán nuevas cosas que tarde o temprano nos parecerán ridículas pero creo que vale la pena no cerrarnos a los cánones y darles el beneficio de la duda a las nuevas estéticas y las nuevas plataformas y formas de la poesía. Lo que sí hay que tener en cuenta es que siempre habrá, como lo ha demostrado la Historia Literaria, buenos y malos escritores; más que buenos o malos estilos literarios.

    Estoy seguro que las formas cambiarán a las maneras menos esperadas, tal vez hasta estéticamente contradiga a las perspectivas literarias de nuestro tiempo, pero a la poesía poco le interesa nuestros prejuicios. Ella seguirá existiendo en sus múltiples formas, como un camaleón que se viste según la moda de la época pero sigue siendo el mismo. Porque la poesía no es la piel sino lo que se encuentra en el interior, lo que aguarda en nuestro espíritu, porque la poesía es una manera de diálogo alternativo, nos ayuda a nombrar lo que aun no se ha nombrado a imaginar un mundo nuevo, es parte de la sensibilidad que nos hace humanos, utilizando el verso de Béquer de una materia arbitraria, podríamos decir que la poesía somos todos y, por supuesto, “La poesía eres tú”.

Comments

comments

Posted in Opinión, Slider by Galileo Contreras | Tags: ,

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.