Lidia: un río que corre hacia el mar

Lidia: un río que corre hacia el mar
0 1 diciembre, 2018

Zulma Navarro

 

Comenzó ya la máxima fiesta de los libros en la ciudad, donde se dan cita las mejores plumas, los máximos exponentes literarios y por supuesto, todos aquellos amantes de las letras, y que en ésta ocasión, cuenta con Portugalcomo país invitado de honor.

Pero como no todo son libros, durante los nueve días de la FIL, llegan propuestas escénicas de una calidad tan dignas de una ceremonia tan importante como lo es la FIL.

Una de las propuestas dancísticas estuvo a cargo de la Compañía Nacional de Danza de Portugal, con la pieza “Lidia” con coreografía de Paulo Ribeiro y musicalización de Luis Tinoco, que se presentó los pasados días 27 y 28 de Noviembre en el conjunto de Artes escénicas de la Universidad de Guadalajara.

Se cree que Lidia, era una mujer oriunda de una región Occidental de Asia Menor y que se estableció en Filipos, la ciudad más importante de Macedonia, para dedicarse a la venta de púrpura y de artículos y telas teñidos con este. La purpura era un tinte que se extraía de varias fuentes, pero el de mejor calidad, el más exquisito visualmente y por consiguiente el más ostentoso, se obtenía de ciertos moluscos marinos, así qué, aquellas suntuosas prendas solo estaban al alcancé de unos pocos privilegiados, por lo cual, es de suponer que Lidia era una mujer acaudalada, pero aun así, ella no era materialista; su mayor preocupación era mantenerse consagrada a asuntos espirituales. Era conocida por ser una mujer de gran corazón e inimaginable generosidad y fe, que disfrutaba de hospedar viajeros en su casa como una muestra sincera de amor, afecto y bondad hacía los extraños.

Es tal vez esta bondad desbordante, la que seduce tanto a poetas y a narradores dentro de la literatura portuguesa y por lo cual, Lidia se convierte en esa musa que existe en cada mujer; en todas esas figuras femeninas que derrochan amor y bondad. Cada hombre se convierte en ese errante peregrino en busca de una morada en dónde depositar su corazón. Pasan los días, pasan los años, y la vida corre serena como el agua del río. La libertad de la razón se apodera de aquellos escritores que preguntan por Lidia, so pretexto para hacer oír sus propias voces, ante el anhelo de sentirse amados y de saber que en alguien podrán depositar la inspiración que los desborda.

La pieza dancística se convierte en la metáfora perfecta que existe entre el correr el tiempo como el correr de un río y el anhelo infinito de ser amados, sin mirar atrás y sin que los recuerdos hieran o lastimen. Lidia es la compañera de ese viaje que se desea hacer sin dolor y dirigido hacia el futuro, como el que la danza, simbólicamente, siempre recorre con sus pasos.

Pablo Ribeiro y Luís Tinoco fueron los creadores de este futuro que celebra en Lidia el río que, correrá siempre hacia el mar de amor.

Comments

comments

Deja un comentario



El farooo Cultural © 2000-2015

Pagina Creada por: Empresa de Diseño web

Legal
El Faro Cultural, es una publicación mensual editada por Colectivo Cafeteros. Guadalajara, Jalisco, México, tel. 36.18.83.24, página electrónica de la revista: www.elfarocultural.com, correo electrónico: elfarocultural@gmail.com. Editor responsable: Rafael Castillo: rafael.elfaro@gmail.com. Reserva de Derechos al Uso Exclusivo: 04-2012-052112151300-203, ISSN: En trámite, ambos otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de este número: Rafael Castillo Camacho.

Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la revista. Todos los artículos son de creación original del autor, por lo que esta revista se deslinda de cualquier situación legal derivada por plagios, copias parciales o totales de otros artículos ya publicados y la responsabilidad legal recaerá directamente en el autor del artículo.