El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

Influencia de danza Butoh en el XIII Festival de Danza Contemporánea Onésimo González.

 

Martha Gabriela Mendoza Camacho

 

danza en guadalajara

 

 

 

 

La compañía de danza contemporánea de la Universidad de Guadalajara “Anzar”, con una coreografía de Pablo Serna, participó en el XIII Festival de Danza Contemporánea “Onésimo González”.  El domingo 26 de Septiembre, Anzar presentó su puesta en escena “Caliche”, con influencias de la danza Butoh. El evento se llevó a cabo en el Laboratorio de Artes Visuales y Variedades (LARVA).  De esa manera, su presentación fue la tercera dentro del festival dancístico que comenzó el 24 de septiembre y que culminó el domingo 3 de noviembre.
Con una duración de casi una hora, el espectáculo “Caliche” que dio inicio con un ritual en donde una sacerdotisa con un tocado de hueso, y con un vestuario de papel más elaborado que el de los demás seres escénicos, caminó por todo el escenario hasta desaparecer. Tres seres con faldas de papel dieron vida al espectáculo que se dividió en dos partes y que no contó con ningún recurso escénico más que el de los cuerpos blancos de los bailarines.
En la primera parte de la pieza dancística, los bailarines hicieron uso de una piedra para bailar y producir  diversos sonidos. El movimiento de sus cuerpos mantuvo posiciones asimétricas y con sus caras expresaron diversos gestos durante todo el evento. La segunda parte fue introducida con la música de un son, al cual los seres de papel reaccionaron bailando con sus faldas. En esta parte, despojándose de sus piedras, los bailarines jugaron más con sus faldas, produciendo también un sonido con ellas.
Finalmente, entre humo blanco, volvió a aparecer la sacerdotisa, que provocó la huída de los otros seres y que culminó el espectáculo con un desplazamiento lento desde el frente hasta el fondo del escenario, desapareciendo entre el humo, su escena fue acompañada con música de banda. Con los aplausos del público, los bailarines regresaron al escenario aunque sin despojarse de sus personajes y así volvieron a desaparecer. Una muestra de gran expresividad corporal, que hacía referencia a la locura, es el resumen de la presentación de la compañía “Anzar” en este XIII Festival de Danza Contemporánea Onésimo González.