El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

Monstruos en el IV Foro de Novela negra, literatura de horror y suspenso
Los escritores Cecilia Eudave y Alejandro Toledo hablaron sobre Paré y Tario

Bianca Eunice Castillo

 
10 de mayo de 2011
Monstruos en el IV Foro de Novela negra, literatura de horror y suspenso Los escritores Cecilia Eudave y Alejandro Toledo hablaron sobre Paré y Tario - El faro cultural - Bianca Eunice Castillo

Los temas oscuros, la monstruosidad y lo sobrenatural siempre han movido el morbo de las personas. Los creadores de fantasías que han explotado estos temas van desde los que viajan en las ferias mostrando a la niña araña, entre otros fenómenos, hasta los escritores que han inmortalizado a más de una decena de personajes aberrantes.
     Motivado por esa afición y ese gusto se ha celebrado el IV Foro de Novela Negra Literaura de horror y suspenso que en esta edición llevó por nombre El monstruo en la literatura, el cual se realizó en el Museo de la Ciudad del 4 al 6 de mayo de 2011. Participaron académicos especializados en el tema y escritores, entre ellos, Gabriela Damián, José Luis Zarate, Óscar Luviano, Encarni López, José Chávez, Angélica Maciel, Sergio Figuroa y José María Rodríguez.
En la mesa de clausura participaron los escritores Cecilia Eudave y Alejandro Toledo, moderó Roberto Herrera, fundador de este foro de Novela Negra que apoya la dirección de Artes Escénicas y Literatura de la UDG.
Cecilia Eudave investigadora, profesora y coordinadora de la Maestría en Estudios de Literatura Mexicana en la Universidad de Guadalajara; explicó en su ponencia “Del cuerpo monstruoso a la representación fantástica: el caso de Monstruos y prodigios de Ambroise Paré” que existen un sinfín de debates sobre el tema el monstruo, así que aclaró que su ponencia trataba sobre “cómo las anomalías físicas como la deformidad corporal dan paso a la representación fantástica. Porque reza la sentencia ‘Nuestro cuerpo es un espejo del alma’, y desde esa persectiva espiritual o religiosa se ha construido un referente muy poderoso en la cultura occidental, por lo menos, de que todo monstruo es un engendro de maldad, de perversidad bajo la condena de la diferencia física, y ahí sólo se puede esconder la infamia. Somos lo que proyectamos”.
Señaló que los escritores evidencian a través de estos personajes “lo más bajo y ruin de nosotros”; así recordó al protagonista del Retrato de Dorian Grey, Drácula, o su favorita “la Criatura de Frankenstein, quizá porque es el producto más encarnizado de la codicia mental del ser humano, de su intento arrebatado de ser creador y no criado de lo vivo”.
Eudave habló de la “tipificación de mostruosidades creada por el médico de reyes, cirujano, miembro del colegio de San Cosme Ambroise Paré (1509- 1590) consignada en su polémico y discutido libro Monstruos y prodigios (1575)”. Dijo que fue un texto que despertó la ira y “querellas entre sus contemporáneos”. Hizo énfasis en que este libro “es un manual científico” resultado de una investigación rigurosa, comprobada y acompañada de viñetas “horribles a nuestros ojos”.
Citó del prefacio del libro la definición de Paré “Los monstruos son cosas que aparecen fuera del curso de la Naturaleza”. Después de reflexionar sobre esta definición mencionó algunas de las causas que según este médico provocaban el engendramiento de un monstruo. Para su análisis las clasificó en tres grupos, el primero es el referente a “la gloria de Dios o su cólera”. La investigadora señaló que al situar esta como primer premisa Paré es inteligente pues “instaura un discurso de conciliación alejándose de cualquier herejía”.
En el segundo grupo incluye “las causas científicas razonables”, donde Eudave consigna  las que el autor consideraba como “la estrechez de matriz, enfermedades hereditarias o accidentales” cuya constante es la instauración de un orden y una sistematización  es en este punto donde Paré “trata de explicarse de manera racional si los fenómenos que evalúa responden a leyes interiores”.
El último grupo incluye “las causas fantásticas probables” entre ellas “la imaginación, el engaño de mendigos, por obra de los demonios o diablos”, a partir del cual se crea la posibilidad, según la investigadora “de hacer aparecer como semejantes dos impresiones que se desprenden de lo natural, de la naturaleza humana y su inventiva fantástica” puesto que “en el imaginario colectivo que dice aquello aberrante e imposible puede sucederse”.
Cecilia Eudave reconoce de esta obra de Paré “su intento afanoso por sistematizar dos mundos encontrados, opuestos: el científico y el imaginario, en un siglo donde uno no puede convivir sin el otro. Además pone en evidencia como un libro del siglo VXI “fue visto como científico, aunque ahora nos parezca literario y fantástico, un libro que se suma más a la tradición de lo maravilloso”.
Finalmente la autora concluyó “Sí. El monstruo existe porque es el otro lado de la cara del hombre (…) es materia dispuesta para las más exacerbadas o sublimes representaciones fantásticas”.
El patio del Museo de la Ciudad estaba lleno. La lluvia amenazaba con iniciar y tuvimos que hacer una pausa para resguardarnos en los pasillos y dar continuidad con la ponencia “Francisco Tario, entre micos y cronopios” del escritor Alejandro Toledo quien adelantó que se está preparando un homenaje a Tario en noviembre que reunirá mesas redondas, una exposición fotográfica y un proyecto llamado “Twitario”: “una serie de mensajes de la obra de este escritor a través de celulares y otros dispositivos, porque Tario escribió fragmentos que se prestan a ello”.
Describió a este autor del que se conmemoran 100 años de nacimiento como un “autor raro o marginal de la literatura mexicana un auténtico cronopio, usaba Julio Cortázar para hablar de seres extraños, extravagantes, marginales”.
Afirmó que “así podría calificarse la persona y la obra e Francisco Tario, quizá empezar por decir que fue portero de un equipo de Asturias, allá por los años cuarenta, pianista amateur”
Toledo señaló que “Su obra cuentística inició por el año de 1943 cuando publicó La noche donde objetos animales o fantasmas llevan la voz narrativa”. Recordó uno de esos cuentos en el que los objetos son los protagonistas de una historia “donde un féretro masculino se casa con un cadáver femenino o viceversa”.
El escritor dijo que Tario tenía la costumbre de sorprender: “su escritura consiste en una o muchas vueltas de tuerca humorísticas o sarcásticas y a la vez serias y terribles de las ceremonias de la humanidad, se ríe del hombre, toma asuntos como el deseo y lo transporta al ataúd, o a un traje gris con vida propia”.
Alejandro Toledo explicó: “Los monstruos tienen literariamente hablando un aura romántica es un contexto que en la actualidad ha perdido ese halo, pues las noticias están llenas de personajes monstruosos y de hechos que pueden ser así calificados. En Tario hay todavía el anhelo de sorprender”.
Recordó el cuento del “Mico” del libro Una violeta de más “en el que asistimos a un parto singular de un ser anfibio, enano con características zoomórficas que sale del grifo y se convierte en el inquilino inesperado de un hombre”.
Finalmente Toledo concluyó: “Las dos recurrencias del fantasma y el monstruo en la obra de Tario tienen esas características del recuerdo y su obstinada lucha por permanecer, la semejanza es la que nos aterra al enfrentarnos al espejo, en el fantasma es el pasado, en el monstruo es enfrentarse a lo monstruoso que tiene el otro”.
Minutos más tarde y en el auditorio del Museo de la Ciudad se realizó la lectura dramatizada Retrato de la joven monstruo de Vicente Quirarte. Participaron los actores Elena Haro como Mary Shelley, Ricardo Delgadillo como La Criatura y Juan Antonio Romo como William Polidori. La dirección y musicalización estuvo a cargo de Eduardo Díaz Saviñón.
Así concluyó el IV Foro de Novel Negra Literatura de horror y suspenso que sigue convocando a todos aquellos interesados en este género que tanto atrae a los lectores, muchos movidos por el morbo y la contemplación del lado oscuro de la humanidad.

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player