El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

Cecilia Eudave habló de la Novela de la Revolución Mexicana

Bianca Eunice Castillo

 

 

 

 

 

Desde que inició 2010 comenzaron un sinfín de actividades, unas con el ánimo de celebrar, otras con la firme convicción de conmemorar, analizar y provocar la reflexión de lo que fue la Revolución Mexicana, así como hacer un balance de lo que el país ha aventajado en cuestiones de las relaciones de poder entre el gobierno y la sociedad.
En este contexto, una veintena de personas escuchó la conferencia impartida en el marco de los “Jueves centenarios” por la doctora en Letras Mexicanas Cecilia Eudave, la charla inició con la música del acordeonista Don José Guadalupe y se repartió entre los asistentes merengue de pulque.
La especialista habló de cuatro etapas en la novela de La Revolución, la primera situada entre los años de 1890- 1939, es la de los precursores como Heriberto Frías con “Tomóchic” que trata acerca del levantamiento de los tarahumaras.
La segunda etapa está entre 1910 y 1929 “yo le denominaría ‘La novela de la lucha armada’, con Azuela como principal representante con su novela “Los de Abajo”; así como Francisco Monterde autor de “Lencho y el mayor García” y Salvador Quevedo y Zubieta”.
El tercer periodo “es el  que todos conocemos como la novela de la Revolución que abarca de 1920 a 1930. Entre los más destacado están Martín Luis Guzmán, Rafael M. Muñoz y Teodoro Torres”.
La última etapa corresponde al desencanto revolucionario y comprende los años de 1930 a 1940, los representantes son José Vasconcelos con su obra “Ulises criollo”, Gerardo Murillo (Dr. Atl) y Nelly Campobello, quien escribió “Cartucho” y “Las manos de mamá”. Eudave comentó que fue Pancho Villa el personaje de quien más se escribió y Zapata “fue poco socorrido, fue de los que no alcanzó a pervertirse”.
También recordó a los hermanos Flores Magón quienes “tenían textos maravillosos que incitaban a la defensa de los derechos”.

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player