El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

 

 

Al gravitar rotando , un juguete que te divertirá en cada una de sus páginas

Andrés Amezcua

 
05 de abril de 2011

Al gravitar rotando , un juguete que te divertirá en cada una de sus páginas, de editorial La Zonámbula - El faro cultural - Andrés Amezcua

Con Al gravitar rotando literalmente te encontrarás con eso, un juguete que te divertirá a lo largo de cada una de sus páginas. Este nuevo texto recién sacado del horno por La Zonámbula nos lleva a través de sus 24 autores por  anécdotas, poemas, frases, recetas de cocina, etc. Todos ellos, a pesar de sus diferencias estilísticas, nos cuentan su mundo a través del ludus poético. Esta relación entre el juego y la literatura no es nada nueva. El hombre vuelve a su infancia perdida a través del arte literario, ya que debido a éste se reactiva en él el asombro y la imaginación del mundo que lo rodea. La literatura es una práctica humana que distorsiona la realidad externa pero que, por otro lado, nos descubre a los otros en ese juego incesante por el que nos lleva la creación poética. Es una especie de espejo que nos refleja, una llave que abre nuestro mundo interior hacia otros mundos nunca antes vistos. En ese sentido la ficción literaria es una mentira que dice verdades, como ya dijo Vargas Llosa; y además,  esa es al fin y al cabo la esencia lúdica en todo el arte literario. El escritor se posa frente a la hoja, o más modernamente, frente a la pantalla del pc y ve en ese fondo blanco un sinfín de posibilidades creativas, un puzle de palabras que acomodar, de hechos, de tiempos, de temáticas, de sentimientos, de recuerdos. El autor juega con el tiempo, el espacio, el lenguaje:

Ojos senos ojos/ Senos ojos senos/ es el recorrido constante/ en la carretera de un escote

es lo que piensa Rossana Camarena de los mirones que no disimulan. No sólo eso, también juegan con las instancias narrativas, en donde el abecedario puede ser un buen pretexto para iniciar una historia:

ABC
Ahora busca con demencia elefantes frondosos grises. Hay iguanas, jirafas, koalas, leones, llamas, monos, ningún ñono; otro para querer retratarse. Soñaba tener una visita wonderful. Xóchitl yuxtapuesta zoológicos. (Adriana Gozuh)

Con la literatura no sólo se divierte el creador, sino que también el lector, el cual, como buen cómplice, acepta participar en tal juego. El efecto de reflejo sirve para mirarnos también a nosotros mismos en esas historias, en esos poemas, en esas frases que bañan el texto; nuestras experiencias y vivencias contribuyen en gran medida a una determinada interpretación de las lecturas. Y ese es el fin que pretende Al gravitar rotando, que todos nos divirtamos a través de la palabra escrita. Es por eso que recomiendo mucho este libro; debo decir, sin caer en la hipérbole vacía de todo los reseñistas, que es un texto que me ha gustado mucho. 

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player