El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Guadalajara, ciudad de contrastes: dos 28 de mayo distinto

José Galileo Contreras Alcázar

 
31 de mayo de 2011

Guadalajara, ciudad de contrastes: dos 28 de mayo distinto -  El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico -José Galileo Contreras Alcáza

Son días aciagos, el calor petrifica la atmósfera como una lápida debajo del infierno. Aquél 28 de mayo, bajo precoces nubes de tormenta, también hacía calor, el mayor calor de todos, no el infernal del concreto ardiente, ni el del ronquido feroz de los motores infestando Juárez y 16 de Septiembre, no, no era el calor apocalíptico de ahora que incendia hasta la ceniza todo lo bello desde antes de nacer y toda fragancia huele a cañería y esmog; era otro calor, un calor de miles de almas como soles alumbrando por un hueco en la porosa tesitura de la urdimbre global, era un canto de arcoíris y máscaras negras con tatuajes. Aquel día, en que los hombres más poderosos del planeta alistaban sus alfombras rojas, aquel día en que el primero y el segundo cuadro de la ciudad quedaron totalmente sitiados por la fuerza pública, aquel día en que los diversos grupos demandaban tantas y distintas cosas, en el que empezaba a caer una brisa clara y refrescante sobre los cánticos y consignas, ese día en que se alternaba el carnaval con la protesta, ese fue el día de la R E P R E S I Ó N.

                El 28 de mayo del 2004 terminamos corriendo, perseguidos por las distintas corporaciones de la fuerza pública sin que mediara ninguna negociación, ¿acaso había qué negociar?, el centro de la ciudad había estado sitiado por más de dos semanas, desde esta perspectiva la represión empezó desde antes de la fecha de la reunión de los jefes de Estado. El abuso de las fuerzas locales fue enérgico, hubo sistemáticas violaciones a los derechos humanos, incluso semanas después de la refriega policial, se siguió deteniendo “gente sospechosa”. Después nuestras autoridades nos saldrían con la sorpresa de que a los gendarmes que participaron en la represión, se les daba una medalla y un bono por productividad, ¿es eso factible en un gobierno que carezca de fascismo? La actitud del gobierno ha sido por demás oprobiosa con respecto a este tema, muchos de los detenidos, sin siquiera haber marchado estuvieron encarcelados desde meses hasta años S I N  N I N G U N A  E V I D E N C I A.

                Sin duda sigue siendo no sólo oprobioso, sino pusilánime, la actitud del gobierno de querer tapar un hoyo con otro, y lo digo porque no se trata de sacar un clavo. Enterrar bajo la lápida de “Día del patrimonio tapatío” una fecha tan simbólica y dolorosa para muchos de los que vivimos aquí, es tramposo y demagógico. En primer lugar porque el patrimonio cultural no es algo de lo que Guadalajara se haya preciado conservar, ¿se ve el centro?, ¿tanto derrumbe?, ¿tanta fachada carcomida?, ¿tanta desarmónica reconstrucción? Por eso me parece increíble que el mismo día que se pretende instaurar este “Día” sea un día que ellos mismos usaron para mandarlo al agujero de la historia. Mala trampa esa la de encubrir el sol con un dedo, más aun cuando sabemos que lo que le falta a la cultura no son sólo dedos, sino hasta brazos completos, cabeza y corazón.

                Aún así yo me pregunto si en realidad y con seriedad, la sociedad civil organizada y la misma base social que en un momento dado se relacionó con este movimiento del 28 de mayo, sacará la cabeza, o simplemente, como ha pasado hasta ahorita, dejará que se la corten.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player