El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

Adictos en Afganistán, de Jawed Taiman nos muestra la guerra contra las drogas

El festival Ambulante presente en el Cineforo

Juan Carlos Gallegos

 
05 de abril de 2011

El festival Ambulante presente en el Cineforo. Adictos en Afganistán, de Jawed Taiman nos muestra la guerra contra las drogas - El faro cultural - Juan Carlos Gallegos

Adictos en Afganistán, de Jawed Taiman, es un documental de 78 minutos en el que se muestra la dura batalla contra las drogas. Zahir, un adolescente, es adicto a la heroína. Su primo, su tío, su tía, y más miembros de la familia son o han sido también adictos a esta misma sustancia. El cálculo es que más de un millón de personas son adictas en este país asiático, y el 40% de esta cifra son mujeres y niños. La familia de Zahir sucumbe ante este enemigo que es más poderoso de lo que se pudiera imaginar.
            Aunque Zahir hace esfuerzos por salir de la adicción estos en el pasado no han logrado nada concreto. Asistir a las clínicas de desintoxicación ha terminado en una experiencia de unos cuantos días recluido, para luego salir y entrar de lleno en las drogas nuevamente. Su madre llora desconsolada y Zahir va de nuevo a la clínica junto con su primo. Ahora las cámaras los acompañan y se puede documentar como al poco tiempo desean salir de ahí. Zahir logra superar los primeros momentos y se queda hasta el final de la estancia, pero todo es en vano, pues al salir vuelve a caer, influenciado por su primo.
            Este tema nos resulta muy familiar en nuestra sociedad, y verlo en otras latitudes es algo triste, pues demuestra cuán extendido está este problema. Los jóvenes afganos dicen que esta adicción se las ha llevado el ejército de los Estados Unidos cuando estuvo presente en los tiempos de la guerra. El primero en caer fue el hermano mayor de Zahir, quien se drogaba en casa, lo cual inició en la adicción a sus familiares. La madre de Zahir dice que luego de adquirir el vicio ella misma dió la droga a su hijo pequeño para que no estuviera tan aburrido, pues siempre lo veía no hacer nada. Esta adicción terminó atrapándolos a todos.
            El entorno en que habita esta familia está muy deteriorado. Sólo arena y polvo por todas partes y viviendas pobres es lo que conforma el paisaje. Hay una Casa de la Cultura Rusa, que ahora no es más que ruinas, y en ellas, paradójicamente, los adictos se refugian para entregarse a su vicio. No parece haber mucha ayuda de ningún tipo contra el problema de salud que enfrentan los drogadictos. Las imágenes más impactantes, sin duda son aquellas en las que aparece el primo de Zahir completamente drogado, con la mirada perdida, sin poder responder y sin siquiera moverse.
            Este documental muestra una dura batalla que si bien es librada parece no tener un futuro satisfactorio. Toda la familia corre grave riesgo, y aún quienes han dejado la heroína corren el peligro de volver a caer ante su llamado. Adictos en Afganistán muestra una cara muy cruda de un problema que no está muy lejos de nosotros, sino por el contrario, a la vuelta de la esquina o incluso más cerca. Este documental, parte de Ambulante 2011, se exhibió en Cine Foro el domingo 3 de abril, a las 16:00 hrs.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player