El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

Reflejos de un ojo dorado, “hay un fuerte en el sur en el cual ocurrió un asesinato”

Ciclo dedicado a Elizabeth Tayloren el Ex Convento del Carmen

Juan Carlos Gallegos

 
10 de mayo de 2011

Reflejos de un ojo dorado en el Ex Convento del Carmen ciclo dedicado a Elizabeth Taylor.“hay un fuerte en el sur en el cual ocurrió un asesinato” - El faro cultural - Juan Carlos Gallegos

Reflejos de un ojo dorado, dirigida por John Huston en 1967, es una cinta que inicia con una frase que señala el final: “hay un fuerte en el sur en el cual ocurrió un asesinato”. Poco a poco la trama comienza a desarrollarse y más de un personaje, de acuerdo a sus circunstancias y a sus relaciones con los otros, se perfila un poco como un posible criminal. Los personajes principales se introducen en un juego de engaños cuyo origen es la insatisfacción erótica. Weldon (Marlon Brando) es un comandante que es incapaz de satisfacer sexualmente a su mujer, Leonora (Elizabeth Taylor). Ellos a raiz de esto comenzarán a tener problemas y a buscar la manera de solucionar sus insatisfacciones, aunque con otras personas. Morris, un militar amigo y vecino de la pareja está casado con Alison, una mujer que sufre de problemas mentales. Debido a esto, desde el inicio de la historia él y Leonora comienzan una relación que ocultan a todos.
            Weldon no engaña a su esposa, pero conforme avanza la película descubrirá que se siente atraido por uno de los jóvenes alumnos que estudian en la academia militar que es parte del fuerte. El joven Williams por su parte, no nota la atracción de su superior hacia él. Weldon para tenerlo cerca le pide que haga algunos trabajos en su casa, y esto lo único que provoca es que el muchacho acabe sintiéndose atraido por Leonora. La enfermedad de Alison no es muy grave, aunque sí se encuentra en un estado en que debe ser vigilada, por lo cual cuenta con la ayuda de un sirviente filipino que se dedica a atenderla de tiempo completo. Este personaje es bastante peculiar, pues además de muy servicial puede jugar con la señora casi como un niño, además de serle fiel hasta el punto de defenderla de las acciones de otros.
            La trama juega con los acercamientos de unos y otros, y con la tensión creada a partir de las relaciones del grupo. El desarrollo de la película puede ofrecer pistas sobre quién será el asesino y quién la víctima, pero es complicado adivinarlo. El móvil es sólo uno: el engaño. Ya sea de manera directa o indirecta esto es lo que gira la maquinaria. Hay otro tipo de escenas a las cuales se recurre en buena medida en el filme, y que hacen que avance la historia. Estas tienen un alto simbolismo sexual y en ellas se muestra como los lazos entre unos y otros se estrechan. Williams participa en las que resultan poseedoras de un erotismo contenido, que de desatarse podría complicar más las cosas. En más de una ocasión entra a la habitación de Leonora (pues ella no comparte dormitorio con su esposo) por la noche. Sin embargo, no la despierta y sólo la observa, por lo cual desarrolla un tipo de fetichismo, pues no se atreve a acercarse a ella, pero sí toma sus ropas para sentirlas y olerlas. En el otro extremo, hay más de una escena en que Weldon va solo al bosque cercano, y ahí, sin ser visto, observa a Williams que toma el sol desnudo.
            Las acciones se desarrollan poco a poco, pero conducen de manera inevitable al momento del crimen. El título de la película es una metáfora visual. Dos veces aparece un ojo dorado que puede observar lo que ocurre. La primera es el ojo de Williams, quien oculto en las sombras de la noche, observa por las ventanas lo que ocurre en casa de su superior, y es así como se da cuenta de lasituación de la pareja. Su ojo en una toma de la escena donde observa luce dorado, pues toda la película tiene este color, por lo cual pareciera filmada en sepia, pero en realidad es un tono un poco diferente. La segunda ocasión en que aparece un ojo dorado es en una pintura del filipino, quien la muestra a Alison: Un pavo real con un ojo de ese color, el cual, según su creador, los observa a todos. Esta película se exhibió el viernes 6 de mayo en el Ex Convento del Carmen y es la primera de un ciclo de cuatro, dedicado a Elizabeth Taylor, que se proyectará todos los viernes de este mes. Las próximas películas serán Ceremonia secreta, El ángel de la muerte y Bajo el bosque lácteo.

 

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player