El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

La mirada invisible se presentó en el Cineforo

Juan Carlos Gallegos

 
30 de enero de 2011

La mirada invisible en el Cineforo

El lunes 24 y el martes 25 se presentó en el Cineforo la película argentina La mirada invisible. La película se desarrolla lentamente, mostrando las actividades de la protagonista, Marita, quien es supervisora de conducta en el Colegio Nacional de Buenos Aires. La disciplina es mostrada como algo muy importante, y todo aquel alumno que no la siga es inmediatamente amonestado. Esto se hace muy evidente en toda la película, y es un factor que le transmite lentitud a la historia. Marita se encarga de que los estudiantes sigan todas las reglas, por lo que los vigila de manera discreta, es decir, con “la mirada invisible”. Sin embargo, ella aprovecha esta circunstancia para conseguir sus propósitos, que no son otros sino espiar a los alumnos varones sin que se den cuenta en el baño de hombres, con el pretexto de que fuman ocultos, por lo que de descubrirlos se les castigaría fuertemente.
Esta acción se justifica en el hecho de que es virgen y lleva una vida bastante tranquila, con su madre y abuela. Para ella es necesario un desahogo de sus impulsos sexuales, que no pueden satisfacerse debido al estilo de vida que lleva, ya que prácticamente sólo se dedica a su trabajo, donde representa a la disciplina estricta de la escuela. Hay un muchacho en particular por el que siente interés. Esto se delata en las miradas que le dirige y en algunas otras acciones, como tomarle la mano una vez, cuando esperaba para entrar a la oficina del director para recibir un castigo. La historia se vuelve más compleja cuando el director del plantel se siente interesado por Marita, de modo que empieza a acercarse a ella sin saber que el permiso que le ha pedido no es para cumplir su deber, sino para de alguna forma satisfacer una carencia.
No es necesario llegar al final de la historia para darse cuenta del paralelismo entre la actitud del director con las de gobierno dictatorial argentino. Hay frases que indican que hay una identificación del personaje con el régimen político, el cual extiende pareciera extender su influencia por la escuela por medio de la disciplina. La historia no permite intuir qué va a pasar con los protagonistas al final, pues bien puede iniciarse un romance o Marita podría tener un encuentro con alguno de los jóvenes que debe vigilar. Las acciones llevan a una escena clímax al final de la película, en la que se resuelven de manera tajante las interrogantes. Este desenlace muestra que lo que bien podría haberse convertido en algo hermoso, como es una relación amorosa, se vuelve lo contrario, una acción violenta. El final, donde las acciones son rápidas, violentas, crea un contrapeso con respecto al resto de la película, y en su brevedad puede condensar todas las emociones experimentadas por los personajes en el resto de la película, es decir, en varios días, en un par de minutos. La película resulta bastante balanceada en sus acciones, y ofrece una historia nada predecible con respecto a su desenlace.

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player