El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lo que el viento se llevó fue proyectada en la sala del Ex Convento del Carmen

Juan Carlos Gallegos

 
23 de mayo de 2011

Cine en Guadalajara - Lo que el viento se llevó fue proyectada en la sala del Ex Convento del Carmen - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico - Juan Carlos Gallegos

Este pasado fin de semana el Ex convento del Carmen se vistió de gala al presentar Lo que el viento se llevó. Esta famosa producción de 1939 dura casi 238 minutos, es decir, casi cuatro horas, por lo que sólo pudo exhibirse una vez por día. La sesión inició a las 16:00 hrs. más no fue continua, pues a las 17:45 hubo un intermedio, como se hacía antaño. Después de 15 minutos de descanso, más físico que mental desde luego, se reanudó la cinta. En realidad no se detuvo el disco después de alguna escena para permitir la pausa, pues esta película se divide en varias partes que duran aproximadamente una hora. El descanso era necesario para los espectadores, pues la videosala del Ex convento estaba prácticamente llena y el calor, aunque había ventiladores encendidos en el interior, era medianamente soportable. La audiencia se compuso principalmente por un público maduro y algunas personas mayores, además de varias personas jóvenes.
           
            Lo que el viento se llevó fue dirigida por Victor Fleming, y originalmente se presentó en blanco y negro, sin embargo, la versión que se vió en el Ex convento contaba con la adición de Techicolor, por lo que las escenas lucían colores bastante vivos. Gracias a esto se resaltaron los efectos visuales que en algunas escenas eran impresionantes para la época, como los incendios producto de la guerra, en los que los colores rojizos dominaban en la cercanía o en el horizonte. Es digno de mencionarse que el color se agregó cuadro por cuadro, lo cual es un gran trabajo, ya que la película es bastante extensa. La música era constante y se adecuaba para la ocasión. Gracias a la trama variaba desde las escenas de guerra hasta las de la plácida vida en familia.

            La trama ocurre en Georgia, Estados Unidos, a partir de 1861, y se centra en la vida de Scarlett O´Hara (Vivien Leigh), una joven sureña de la Unión Americana. Ella es tan bella como egoísta y caprichosa, además de ser parte de una familia adinerada. Tiene todo al alcance de la mano, incluyendo a los hombres de su misma posición social, quienes la rondan sin reservas. Sólo hay algo que escapa a los deseos de Scarlett: el amor de Ashley, el prometido de su prima Melanie. Ella intentará obtener lo que desea sin reparar en nada más, por lo que hará un primer intento el cual resulta fallido. Inmediatamente después los tiempos felices terminan, pues estalla la guerra entre el sur y el norte del país. A partir de este momento, la Guerra de Secesión alterará la vida de todos, y aún las riquezas de los adinerados sucumben ante los actos bélicos.
           
            Cada una de las partes de la película muestra una faceta nueva en Scarlett, quien en el fondo no deja de ser voluntariosa y a la vez tenaz para obtener lo que quiere. Tara, la propiedad de la familia, más que una casa es una mansión con un terreno circundante bastante grande, y es lo que defiende la joven conforme pasa el tiempo. Hay un personaje que resulta importante en la trama, pues gracias a él el posible triángulo amoroso que podría mostrarse en algún momento en la película se desequilibra y no llega a concretarse. Rhett Butler (Clark Gable) es un hombre inmiscuido en bastantes asuntos, desde la milicia hasta la administración de una fortuna, por lo que acercarse a Scarlett le será fácil, sin embargo, conquistar su amor es una cuestión bien distinta, pues ella en más de una ocasión, con tal de llevar a cabo sus planes, será capaz de comprometerse en matrimonio con otros hombres, aún a pesar de sus sentimientos y de las otras personas.
           
            El drama está presente en toda la película, y aunque la guerra es la causa principal del mismo, los actos que se hacen sin pensar también son parte importante del origen de las desgracias. Las actuaciones, sobre todo las de Leigh y Gable, son impecables, y logran crear personajes bastante vivos, que por su naturaleza, y sobre todo por sus contradicciones, resultan muy humanos. Los escenarios gracias a la producción son muy representativos. En resumen esta película es muy recomendable, y como se ha dicho desde hace mucho, es un clásico del cine, el cual sigue siendo una gran obra a pesar del paso del tiempo, o mejor dicho, gracias al paso del mismo.

            

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player