El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

De la vida de las marionetas se proyectó en el Ex Convento del Carmen en este año.

Juan Carlos Gallegos

 
28 de febrero de 2011

De la vida de las marionetas se proyectó en el Ex Convento del Carmen en este año. El faro cultural

Este filme del director sueco Ingmar Bergman tiene como eje el asesinato de una prostituta a manos de Peter Egermann, hombre de buena posición económica, casado, con amigos y a quien parece no faltarle nada. La historia inicia justamente con el crimen. A continuación, en lugar de presentarse un desarrollo lineal, cronológico, se muestran diversas escenas, anteriores o posteriores a la muerte de la mujer, y alejadas de ese momento por días o semanas. Los personajes que aparecen son varios: Egermann, su pareja Katarina, el psicoanalista Mogens Jensen, un homosexual que se llama a sí mismo Tim, la madre del protagonista, un investigador de la policía, algunos amigos de la pareja, y otros personajes ocasionales.
            Conforme transcurren los minutos se revelan hechos necesarios para comprender los motivos del protagonista para estrangular a la prostituta, quien por coincidencia también se llama Katarina. El asesino no aparece en todas las escenas, pero sí en la mayoría. El personaje que aparece más en segundo lugar es su pareja. La relación de ambos es ruda, pues las discusiones, las pequeñas peleas y sobre todo las agresiones verbales son una constante, en mayor parte originadas por parte de la mujer. Aunque él es paciente en ocasiones no puede evitar irritarse. Ya avanzada la película en algún momento incluso “tratará de suicidarse” lanzándose de la azotea del edificio donde vive, lo cual impide de manera muy sencilla un amigo suyo. Después de esto, los dos y Katarina hablan muy tranquilos.
            Jensen, quien aparece sólo en pocas ocasiones, describe la vida de su paciente. Puede hacer un listado de las situaciones que le resultan perjudiciales y de las que lo ayudan a liberar la tensión. El resultado no es favorecedor, pues el alcohol y somníferos son los únicos escapes permitidos para Egermann. Su trabajo, la relación con Katarina, las actividades sociales, las diversiones escasas van creando las condiciones necesarias para que la mente de este hombre permita el crimen.
Todos quienes pudieron brindarle alguna ayuda en vez de darle una mano lo hunden más. Su mujer lo traiciona con su psiquiatra, de modo que Jensen puede como médico tratar a Egermann, pero éste descubre el engaño. Tim, quien es amigo de la pareja, en su condición homosexual desea separarlos y relacionarse con su amigo. Su estrategia inicial es que él traicione a ella por lo cual le presenta a Katarina, la prostituta. Las condiciones arrastran al protagonista a la perdición, quien al final termina privado de su libertad y de su cordura. La película puede clasificarse como un thriller psicológico, pues se enfoca en la explicación de los procesos mentales de Egermann, y en algunos aspectos de la investigación policiaca en torno a él.

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player