El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 

 

Dos acercamientos al Anticristo de Lars Von Trier

 

23 de enero de 2011

Eduardo Ramírez

El anticristo de Lars Von Trier en Guadalajara - Muestra Nacional de Cine

Antonio Mora
 

Dentro del marco de La Muestra Internacional de Cine se presentó Antichrist (2009) escrita y dirigida por el director danés Lars Von Trier.
La genialidad del director de películas como Bailando en la oscuridad (2000) o Dogville (2003), se manifiesta al momento de plasmar en imágenes la ansiedad, el dolor y el desconsuelo, sentimientos experimentados por una pareja (Williem Dafoe y Charlotte Gainsbourg) cuya vida se torna caótica tras la pérdida del hijo de ambos. La tragedia humana cobra fuerza a partir del caos imperante a lo largo de las seis partes que conforman la historia.
Von Trier nos sitúa desde el epílogo en Edén, lugar donde se refugia la pareja en busca de consuelo. Sin embargo, la cabaña situada en medio de un bosque tétrico y plagado de símbolos, es el escenario ideal donde la enajenación de ella por el sentimiento de culpa, irrumpen en la psique de ambos, generando violencia física y mental, tensiones en la relación de pareja y prácticas sexuales salvajes, matizado todo lo anterior por el gran talento estético y fílmico del director.
Lo vulnerable de la naturaleza humana que se refleja en Anticristo, principal exponente entre el bien y el mal, abre una brecha  entre ella y el con relación a la forma de asimilar y manejar un evento de tal magnitud como es la muerte y es este punto el detonador de una historia no apta para hipertensos.

Al escuchar hablar de la película titulada Anticristo se podría rechazar la idea de ir a verla, al relacionarla por el título con otras producciones de pseudo terror  con tintes de humor negro y los mismos clichés con un final prefabricado donde Satanás se encarna en un chiquillo para hacer de las suyas, o quizá es la historia de una posesión demoniaca, una más de esas que abundan. Sin embargo, se trata de la nueva propuesta fílmica del director danés Lars Von Trier, creador de obras como Dancer in the dark o Dog-ville.
¿Qué se puede esperar de una película de Von Trier? Tienes sus cánones ya bien establecidos, que le dan un estilo y lo catalogan como director de culto, la mayor parte de las tomas con cámara al hombro y el empleo de luz natural lo delatan como un purista del cine incluso minimalista, rechazando elementos innecesarios y dejando lo esencial, dando como resultado un trabajo honesto, eso hablando meramente de las cuestiones técnicas sin dejar de lado la exploración al interior al ser humano que hace en cada uno de sus personajes mostrándonos mundos que no necesariamente son bonitos y que por la crudeza con la que son expuestos nos pueden arrastrar a profundas reflexiones o malestares emocionales.
Anticristo, un título fuerte, para una trama igualmente fuerte, con una atmósfera oscura y densa. Tal parece que en los últimos años ha sido una fórmula muy recurrente, el hecho de ofrecernos films oscuros carentes de toda esperanza. En el Anticristo se nos muestra lo mismo pero llevado a otro nivel, a uno más personal, un film con una mezcla de drama y horror donde los personajes se autoatormentan y se devanan el alma explorando sus más profundos miedos.
¿Qué pasa con la historia? Vemos una pareja relativamente joven, un  psicólogo y  una mujer terminando su tesis doctoral, recientemente dedicada al hogar con la llegada de su bebé; se da por sentado que han llevado una vida aparentemente perfecta. Sin embargo desde la primera escena cambia la situación: la accidental muerte de su hijo, los lleva a dar un vuelco dramático en sus vidas, ella se hunde en una profunda depresión, un caso de psiquiatría, pero su esposo en su afán de apoyo pretende ayudarla con sus técnicas, fatal error para el proceso de duelo de ambos porque eso da comienzo a una seria de reclamos y odio latente de parte de la esposa y una fría indiferencia profesional de parte del esposo, encauzándose en sexo rudo con tintes masoquistas. La película tiene valor estético: las escenas en slow motion, en blanco y negro, plásticamente muy bien logradas y la desgarradora intensidad que la historia maneja con un par de actuaciones geniales, sobre todo de la actriz. La historia es muy reflexiva, muy alejada de las historias de horror a las que se nos tiene acostumbrados.

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player