Morocoy Quintana Roo / Parte II de III

0 7 agosto, 2015

Escucho los árboles, se mueven como cadáveres

Daniel, 11 años.

Fui de visita a casa de los señores Rosa María y Carlos en con compañía con el médico que me hospeda en su casa, el Sr. Morales. Ellos hablan en maya. Llegaron a Morocoy en 1965. Vivían en Tizimín, Yucatán pero no tenían casa. Fue en el periodo de Luis Echeverría Álvarez cuando se repartieron tierras a varias familias. Cuentan que abrieron brecha durante doce horas con hacha y machete junto con su hijo de cinco años.

Edificaron sus casas sin ayuda de nadie, aunque el gobierno apoyó con el material. En 1974 hicieron un sorteo entre los pobladores para asignar las propiedades que todos construyeron. Ya en sus casas, se entregaron los títulos de propiedad y comenzaron la siembra.

La tierra de Morocoy es fértil, da maíz, frijol, sandía, pepinos, calabazas, mangos, entre muchos otros alimentos. Algunos tienen ganado y hacen quesos.

La gente es alegre, juegan voleibol descalzos en la plaza. Tienen casas grandes, con jardines y huertas.

Hemos ido a varias zonas arqueológicas como Oxtankah, Ddibanche y Kohunlich, en todas hay ceibas y Ch

Posted in Literatura, Slider by Galileo Contreras
0 31 julio, 2015

   

Ingrid Valencia

Voy camino a Mahahual, estoy sentada en la parte trasera de la camioneta. Miro lo que dejamos atrás: los árboles, la gente, las señales del camino; los poblados, Huay Pix, Xul-Ha, Bacalar, Buenavista y Pedro Antonio Santos (donde aún es permitida la poligamia). Salimos de Morocoy, son casi dos horas de camino a Mahahual.

         Morocoy tiene una población de casi mil habitantes. Es una tierra de muchas tierras pues vive gente de diversas partes como Michoacán, Torreón, Chiapas, Guadalajara, Sinaloa y Mérida. Está construido sobre ruinas prehispánicas. Vine aquí con estudiantes de la ENAH y la antropóloga social Paloma Escalante, quien me invitó. Ella participó en la apertura del museo comunitario hace cinco años.

         Doy un taller de poesía en el museo a niños de siete a once años. ¿Cómo enseñar poesía a los niños?, me preguntaba hasta que se me ocurrió un método de asociación de palabras. Ha sido más sencillo de lo que pensé. Los niños entienden la poesía casi al momento. Ya escribieron su primer poema y les pedí que lo memorizaran.

         Me quedo en casa del Sr. Morales, un médico en la comunidad. Narra que llegó a M

0 24 julio, 2015
Presentará en la FUL 2015 su “Diccionario de Drogas”, donde el lector encontrará una desmitificación de las mismas y podrá comprender mejor los orígenes, efectos y consecuencias de su consumo
Redacción

Una infértil guerra contra las drogas, altos estudios especializados en el tema y un panorama visto desde México y Estados Unidos, generaron en Zara Snapp el deseo de comunicar a un público inveterado en sus creencias, la realidad objetiva sobre esas sustancias que producen placer efímero y daños colaterales irreversibles, sustancias que el mundo de hoy conoce como drogas, narcóticos o estupefacientes y lo consiguió a través del libro titulado “Diccionario de drogas”, que Ediciones B sacó a la luz apenas en mayo pasado. A través de 150 páginas, en un libro de 11 capítulos y una amplia bibliografía —texto prologado por el escritor Guillermo Fadanelli—, la activista y escritora se dio a la tarea de compilar y analizar en dos grandes subtemas —drogas legales e ilegales—, el origen, funcionalidad, efectos y consecuencias del uso de las sustancias que alteran el comportamiento de las personas. Con tales antecedentes, la Feria Universitaria del Libro, presentará el útil y sorprendente texto de Zara Snapp el miércoles 26 de agosto en el auditorio “Nicolás García de San Vicente” del Polideportivo Car

0 20 julio, 2015

Marina Trujillo

He vivido libremente las cosas que a los hombres les son permitidas, ir a la universidad, tener largas charlas y buenas cenas, excelentes comidas, pasar horas en las bibliotecas y en las librerías.

Curiosear por las calles, ser anónima cuando las hojas caen, en ese instante que se balancean en el aire.

He mirado y sonreído. Tengo el corazón rebosante y también lleno de cicatrices. Porque ya fui y vine a mis infiernos. Y he pagado, sentido culpa. Luego el aliento de Dios sobre mi nuca, cuando estuve sola.

Vivo a la intemperie como soñaste, sin un hombro en el cual apoyarme.

Pero ves, si quiero un hombro en el cual descansar mi cabeza, una mano que tome amorosa la mía, un hombre con quien estar codo a codo, con mi amor apasionado, tierno y dulce.

Mi amor por la vida en el centro.

Llena de proyectos, de escritura, de contemplación del Mundo.

Ni siquiera espero, sólo estoy atenta, percibiendo los segundos desgranarse en mis pupilas, en mi piel que se transforma, en mis huesos que articulan frases.

Mírame, a

0 14 julio, 2015

Martín García López

Como cada año Conaculta, a través del Programa Cultural Tierra Adentro y el Gobierno del Estado de Colima convocaron al Premio Nacional de Cuento Joven Comala, del cual salió victorioso Alejandro Vázquez Ortiz con su colección de cuentos, “Deja decir a Dios qué hacer con sus dados”. Enseguida presentamos una entrevista hecha al escritor.   ¿Desde qué edad escribes y cuándo se volvió algo importante en tu vida? Llevo escribiendo más de la mitad de mi vida. Unos diecisiete años, más o menos. Durante mucho tiempo solo y sin gran interés por publicar. No sé si diría yo que es importante en mi vida. Porque ya es parte de ella. No concibo mi vida sin escribir. Es como decir que es importante comer o dormir. Es importante, sí. Pero es tan básico que ya ni reparas en su importancia. Es algo que haces y ya está.   ¿Cuándo iniciaste este libro y por qué? Los cuentos tienen diferentes cronologías. El último lo terminé un mes antes del cierre de la convocatoria (hace menos de seis meses), el primero puede que tenga más de seis años escrito, aunque los corrijo constantemente. ¿Por qué escribir este libro? Los libros de cuentos se me van armando solos. Durante el proceso que van naciendo cuentos o los voy colocando en un orden u otro hasta que empieza a convencerme

0 6 julio, 2015

Madel Socorro Bañuelos

Hoy la niebla turba nuestra alma y nos rodea de pesadilla. El conocimiento despierta un desasosiego fangoso que se come la esperanza. En estas lomas el frío no tiene cabida en los huesos de los desaparecidos porque no hay brazos que esperen nada, buscamos las pupilas para encontrar el espejo de sus miradas, pero nos recibe una noche dolida en sombras, que nos contagia su enfermedad. Recordamos sus rostros, los dibujamos entre todos y los prendemos con escalofrío  en nuestras palabras, a ratos se desdibujan sus caras y las volvemos a integrar con los recuerdos desdichados que todos y cada uno trae en la boca. En nuestras manos arraiga el veneno de la venganza, pero esperamos un milagro deslumbrante después del desvelo, persistimos en una danza ansiosa y repetida, gemimos ante nuestra oración  eterna. Solo la aspereza de los cardos comprende lo blandengue de mis manos astilladas en el eterno picoteo de esta tierra cerrada a mis suplicas. Mi hijo no fue de los 43, antes de ellos, él fue el número cero, con otros que nunca tuvieron signo. La maleza autoritaria constriñe nuestra conmoción, como olor fétido nos persigue, nos lastima en un pequeño infierno que bulle dentro de nosotros. La quietud despiadada de estas montañas se finca en los descuartices de nuestros retoños. Solo los pájaros supieron dónde y cu

0 2 julio, 2015

Erick Castillo

Café con letras 10 de junio

La capilla Elías Nandino del ExConvento del Carmen abrió sus puertas a Café con letras, edición dedicada a Cocula lugar que vio nacer al insigne poeta que da nombre a dicha capilla. Y es que Cocula es más que el lugar donde se presume nació el mariachi y donde se come la mejor birria del estado; es también cuna de escritores y amantes de las letras.

Después de las ocho pasaron algunos minutos antes de que los escritores coculenses ocuparan el recinto, y es que el tráfico en esta ciudad está que no deja respirar. Una vez llegaron, rápidamente ocuparon su lugar, el recinto ya estaba lleno, todos espectantes de las voces a escuchar. Galileo Contreras Alcázar, quien es parte del colectivo cafeteros, fue el encargado, en esta ocasión, de dirigir la sesión, misma que se llevó a cabo con una especie de íntima emoción, pues como mencionó Galileo, “no cabe duda que siendo coculenses, se deben sentir orgullosos de ocupar, este día, un recinto histórico en cuyo nombre se rinde homenaje al bardo de Cocula, Elías Nandino, además de literato, promotor de las artes”.

El Colectivo Cafeteros ha expresado su interés en ampliar sus horizon

0 31 mayo, 2015

Martín Mérida

Marchaban monedas vestidas de etiqueta y el viento les despojaba sus mascarillas (para que los mendigos no cayeran en el juego de sentirse nada). Mientras un joven, renunciando al sistema educativo, al escapar les gritaba versos de rebeldía que incluía palabras como mentadas de madre. Luego, un epistemólogo contrario al pensamiento de Mario Bunge, gritó de una vez por todas: ¡Existen monedas caminando por la calle! Y los señores y señoras monedas, fingiendo sordera, airosas marchaban tras un político burro que tocaba la flauta vestido con el traje más caro del mundo diseñado por Stuart Hughes.

Las monedas vestidas de etiqueta me resonaron al cruzar una avenida: ¿Acaso no te gustaría ser moneda?.. ¡Nosotras hasta matamos sin necesidad de ser asesinas!.

El problema es que ustedes se han metido en mi sueño sabiendo de antemano que me importan un rábano. Mas tengo el poder de desbaratarlas: ¡Oh hijas de la chingada!, respondí sin titubeos segundos antes de que despertara.

(1) Martín Mérida,  nació en la ciudad de Motozintla de Mendoza, Chiapas. Desde 1998 reside en Guadalajara, Jalisco, donde combina su vo

0 31 mayo, 2015

Erik Camacho

Este 22 de abril el auditorio Adalberto Navarro de la Universidad de Guadalajara, dentro de la facultad de letras hispánicas, se vistió de gala con la presencia de dos grandes escritores y académicos de la ciudad: La doctora Cecilia Audave y el doctor Dante Medina, acompañados del ensamble musical Kronos quark iniciaron las actividades de la nueva temporada de café con letras, proyecto que desde hace ya varios años promueve y divulga el talento artístico regional.

Primero fue la música, el ensamble de cuerdas llevó grandes temas clásicos del rock a los terrenos sinfónicos. Sweet child of mine, Paint it black, let it be, entre otras, fueron tarareadas por un público atento y receptivo que estuvo a punto de llenar el recinto. Después de más de media hora los músicos envueltos en aplausos se despidieron para dar paso a la literatura

El escenario estaba listo, la música había sensibilizado a los asistentes, el café ya se servía de forma constante, y los poetas tenían sus escritos preparados para lanzarlos hacia el misterio del otro, hacia puertos nuevos donde encallar, tierras vírgenes, horizontes deslumbrantes y desconocidos.

La es

0 31 mayo, 2015
crónica

Café con letras 29 de Mayo

La lluvia nos sorprendió a todos; poetas, músicos, peatones, albañiles y  a la calurosa ciudad, que en cuestión de minutos presentaba ya caos en sus encharcadas calles. En el museo regional el café estaba listo para servirse,  la voz y jarana se afinaban al son de un son, y la gente, bajo paraguas improvisados, acudía a su cita con la literatura. La tercera sesión de café con letras evidentemente no tenía en el guión un aguacero, sin embargo  ello no nos privo del encuentro programado con la música y la poesía. Tras unos minutos de tolerancia se abrió el telón y se dio la lamentable noticia de la enfermedad de la poeta Patricia Medina, y la tajante negativa por parte de su médico para poder  presentarse en esas condiciones. Afortunadamente, el programa contemplaba además  a la cantautora Leiden Gomis y al poeta Jorge Souza, que llenaron de manera magistral el escenario. La artista méxicocubana advirtió sus ganas de iniciar la velada con una canción de Simón Díaz, y lanzó los primeros versos al aire de Tonada de luna llena: Yo vi de una garza mora/ dándole combate a un río/ así es como se enamora/ tu corazón con el mío… Su delicada voz y sutil jarana de inmediato atraparon al público. Continuó con dos ca