Perspectiva de la desaparición

0 13 febrero, 2015

Ingrid Valencia

  Las ventanas del dormitorio estaban cubiertas por telas de color gris, eran tan gruesas y pesadas que apenas se colaban algunos resquicios de sol. Era un internado para niñas de seis a doce años. No había muros sino divisiones a la altura de los hombros, les llamábamos mamparas, su interior era ocupado por nuestras cosas: jabón, champú, toallas y una muda de uniforme. No veíamos la TV ni escuchábamos música. En los pabellones cabían ocho camas de fierro y dábamos vuelta al colchón cada ocho días. Los horarios eran estrictos, nos levantaban a las cinco y dormíamos a las ocho —después de dar seis vueltas al patio central, casi siempre corriendo. Las tardes eran tan largas como nuestras ocurrencias. La comida no era mala: frijoles, pan, sopa de pasta, carne y gelatina. Del jardín saqueábamos insectos cara-de-niño, hormigas y arañas viudas, los metíamos en frascos de vidrio para contemplar su corta y extraña vida. Aprendí a hacer mazapanes y envolverlos en papel de china. También a superar los achaques de la amistad y la traición. La entrada de la luz al amanecer de los sitios en los que he vivido se oculta en algún recóndito paraje de la memoria, parecido a un bosque cuyo cielo está de

Posted in Notas Culturales by El Faro Cultural
0 13 febrero, 2015

 Verónica Jiménez

Ghislaine Thomas nació en Argelia, África, y reside desde hace muchos años en Aviñón, Francia.Crónica El viernes 12 de diciembre de 2014, a las 7:00 pm nos encontramos en el famosísimo y único Museo de Arte Abstracto de México, ubicado en la hermosa ciudad de Zacatecas, el Museo Manuel Felguerez, para la inauguración de la exposición Intitulada, de la maestra Ghislaine Thomas. En efecto, Intitulada, porque Ghis prefiere dejar los títulos al sentimiento del espectador, para que el nombre no sea una limitante de la expresión, del sentir del espectador. Es un juego perfecto para la mente y los sentidos. El Museo Manuel Felguerez tiene como sede un lugar bellamente restaurado. En su pasado fue seminario, después hospital, cárcel y finalmente museo. En este caso aplica decir que, “el arte puede cambiar al mundo”, y el ejemplo es el cambio de ese mundo último, de prisión,  a un espacio de paz y tranquilidad. El museo exhibe permanentemente obra de reconocidos artistas del abstraccionismo de México y del extranjero como Lilia Carillo, Manuel Felguerez, l

0 13 febrero, 2015

El título viene de Una avanzada del progreso de Joseph Conrad. Imaginen a Kayerts y Carlier solos con su debilidad en una isla, con apenas quince terrones de azúcar bajo llave, almacenados para los tiempos difíciles, los de enfermedad. Después miren a Kayerts ahorcado. Parecerá que el hambre no tiene sentido. —¡Maldita sea, vamos a tomar un café decente por una vez! ¡Saca el azúcar, Kayerts! El hambre es indolente. La sed es otra cosa.  Lo enfermo apesta. Y yo siempre quise estar en el desierto. Así que fui con mi desesperación. Le tengo fobia a los aviones, por eso demoré 13+4+2 horas en autobús. El camino fue el tránsito paulatino del verde al sepia, desde la vegetación más alta hasta el alambrado de helechos con espinas que se aferraban al suelo con su deformidad. A través de la ventana del camión observé cientos de llantas, graffiti sobre muros que no dividen más que la luz, algunas casas de adobe y, por alguna extraña razón, columpios y resbaladillas. Ninguna persona, sólo la estela de lo inservible. La civilización sigue al comercio, el comercio a la basura. Las plantas se incineran y resurgen. No quedan ni los tallos o la marca de lo áspero.

Posted in Notas Culturales by El Faro Cultural | Tags: ,