El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Artesanos indígenas y comerciantes fuera del Callejón del Diablo

Bianca Eunice Castillo

 
6 de agosto de 2011

Artesanos indígenas y comerciantes fuera del Callejón del Diablo- Ayuntamiento de Guadalajara  - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico -Bianca Eunice Castillo Villanueva¿Alguna vez has visitado el Callejón del Diablo? Es un lugar muy tradicional situado a un costado de la Secretaría de Turismo, en la Plaza Tapatía; ahí uno podía encontrar una gran variedad de artesanías, sobre todo elaboradas por indígenas huicholes y otras revendidas por alguna especie de hippies –no encontré mejor forma de nombrarlos-.

La cuestión es que a las autoridades del Ayuntamiento de Guadalajara les parece que esas personas se ven feas en dicho callejón, causan mala impresión y además no está bien que los turistas que vengan a los Panamericanos vean el ambulantaje en el centro y menos que vean a los huicholes y sus artesanías ¿cómo van a permitir que sean los indígenas los que puedan obtener algún beneficio con las ventas?

Ante el desalojo violento que sufrieron los artesanos y comerciantes del Callejón de Diablo y como una forma de querer tapar el problema con un dedo el Ayuntamiento de Guadalajara ofreció una rueda de prensa para anunciar que ya tenían “un lugar digno de trabajo a los artesanos que se oponen a dejar de vender en el famoso Callejón del Diablo, en pleno centro de la ciudad, donde por reglamento, está prohibido hacerlo”.

El Secretario General, Roberto López Lara, informó que la opción es el jardín de San Francisco, donde el ayuntamiento instalará toldos temporalmente y proporcionará seguridad para que los indígenas puedan desarrollar su labor de una manera más digna y en mejores condiciones. “Lo que se busca es hacer algo más turístico, donde puedan trabajar mejor” dijo el funcionario.

Sin embargo ¿quién caminará hasta el Jardín de San Francisco a buscar una artesanía cuando por tradición siempre se buscaban en el Callejón del Diablo? Además este espacio es provisional será sólo un mes el que les permitan estar ahí ¿y después, de qué se mantendrán, de dónde obtendrán recursos económicos? ¿a costa de qué les renovarán el permiso?

Cabría hacer la reflexión sobre este punto del reglamento en el que se prohíbe el comercio ambulante en el centro ¿a ustedes les molesta? ¿a común de los ciudadanos se nos hace mal que los vendedores estén ahí o es sólo a las autoridades a las que no les conviene el comercio informal?

Sobre los abusos que cometieron los inspectores del Ayuntamiento de Guadalajara, López Lara aseguró que se sancionará a los responsables, pero también se denunciará a los comerciantes que agredieron (¿no será que sólo se defendieron?). Informó que los 7 comerciantes ya están libres, no pagaron multa pero quedó la ambigüedad a decir que “cubrieron los requisitos de ley” no sabemos si se refiere a las horas que pasaron detenidos sólo por defender el trabajo con el que dignamente quieren subsistir.

 

 

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player