El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Los Afrodisaicos en la Mutualista

José Galileo Contreras Alcázar

 
29 de junio de 2011

Los Afrodisaicos en la Mutualista -  FIM -  Feria Internacional de la Musica -  Tapatíos en la FIM  - Musica en Guadalajara - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico - José Galileo Contreras AlcázarDespués de la emborrachada de recuerdos, melancolía y el rock and roll de Jaime López y su Chilanga banda, seguimos dentro de las actividades nocturnas de la Feria Internacional de la Música. La brújula apuntaba hacía la calle Libertad, a unas cuadras de Teatro Diana, en el conocido antro nocturno ya de carácter histórico, La Mutualista, un bar polifacético que igualmente ha sido recinto de centros culturales, como fue el caso de la librería El Aguaje capitaneada por Gabriela Juárez, hasta lugar de reunión de bluseros y de motociclistas. Últimamente,  y sin olvidar aún su etapa cultural, se hacen de vez en vez, presentaciones de libros, pero su fuerte ahora es la salsa, la ruma, el guaguancó, y toda clase de ritmos latinos y afroantillanos. Hasta allí fuimos a dar, casi justo cruzando la larga calle 8 de julio.
                Para mi sorpresa a la entrada no se pedía ninguna clase de boleto, la gente entraba sin más. Esto fue al principio, porque una vez que salí, vi cómo inspeccionaban bolsas y pedían una entrada que se promocionó en la radio. Una vez entré ya casi estaba lleno, pero en La Mutualista no es sorpresa que la gente rebose bajo toda esa candela musical.
                El grupo correspondiente fue la banda local de los Afrodisaicos, tres elementos que mezclando instrumentos acústicos con bases electrónicas prendieron a la banda con una serie de fusiones interminables. Así se fue llenando la pista hasta llegar a ser una pléyade interminable de cuerpos que, bajo la influencia del hipnótico ritmo de estos tres Afrodisaicos, desataron una orgía colectiva de pasos y movimientos sensuales de toda índole. Porque a la hora del baile a nadie le importo como bailar, lo impostaste era estar bajo esa lluvia armónica. Había parejas, pero también muchas mujeres solas acariciando el apretado comprimido entre los cuerpos.
                Si algo fructífero trae este tipo de eventos es que las artes se vuelven el eje de confluencia de los públicos con los creadores, este hecho me hace pensar que ahora sin duda habrá que seguir este tipo de expresiones musicales, que muy a pesar de estar tan cerca de tantos, se encuentran lejos del mercado.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player