El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Lisístrata o la guerra de los sexos

José Galileo Contreras Alcázar

 
25 de julio de 2011

En el marco de la quinta edición del Festival de Teatro Universitario 2011 se presentó la obra Lisístrata, era jueves a las 8: 30 pm, la cita fue en el Teatro Alarife Martín Casillas. Lisístrata es una comedia realizada entre el 400 y 300 antes de Cristo por el gran Aristófanes  (444 a. C. - 385 a.C.) en la plena gracia clásica rebosante de expresiones artísticas.

Lisístrata representa un reflejo de la Atenas de Pericles cuando las relaciones entre las ciudades estado griegas fluctuaban entre la alianza y la rivalidad, por una parte la discordia entre Atenas y Esparta, no sólo por los pertrechos militares, sino por el sistema político; por la otra, la gran amenaza del Imperio Persa que interfería en las relaciones entre los propios estados griegos con base a su fuerte influencia económica. Todo esto aderezado con la plenitud de una civilización rica en manifestaciones estéticas que marcaría, sobre todo en Atenas, para siempre el devenir de nuestra cultura occidental. Este es el contexto en que Lísitrata prepara su declaración de guerra ante una asamblea popular de mujeres representantes de toda la Hélade, precisa y paradójicamente para acabar con la guerra.

Si bien la guerra es una extensión de la política, para Aristófanes en su comedia Lisístrata, el sexo vendría a ser una continuación de la guerra. En Lisístrata hay una crítica mordaz hacia las instituciones griegas, cosa que encontraremos con regularidad en la obra aristofánica y que peco de ignorancia por no saber si han sido ya antes representadas aquí como Las nubes, o Las avispas, Los pájaros y una muy cercana a Lisítrata que se llama La asamblea de las mujeres, todas igualmente divertidas; sin embargo ver esta obra universitaria que montaron los alumnos del ITESM bajo la dirección de Luis Manuel Aguilar Farías “Mosco” me hace tener la sensación de que en cuestiones de teatro, el público más hemos perdido por ignorancia que por calidad de las representaciones que entusiastamente, y muchas veces contra viento y marea, son llevadas a cabo con gran esfuerzo tanto de los grupos de teatro como de productores independientes. Sin duda la colaboración es el mejor escenario hacia el que la comunidad teatral está llegando.

Volviendo a Lisístrata, fue muy emocionante ver todo ese trabajo de los jóvenes talentos del ITESM, la obra se adaptó muy bien al lenguaje coloquial y ganó en contundencia cómica. Los actores se presentaron con unas grandes máscaras que daban la impresión de estar con el mismo Aristófanes. Un desenvolvimiento muy fluido con un corifeo de mujeres dispuestas a dejar de tener sexo con sus maridos para tenerlos más tiempo a su lado. No cabe duda, que si se tratará de heroínas Lísistrata sería la primera mujer liberada, que ante el mal manejo de los asuntos públicos por parte de los hombres, busca someterlos a partir de la manipulación sexual para acabar, por medio del sexo, para siempre con los conflictos de los hombres.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player