El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Fin de semana de películas en la FIM

Juan Carlos Gallegos

 
24 de junio de 2011

Fin de semana de películas en la FIM - Don´t look back - Tiempo de leyenda -  en Guadalajara - Rojo Café, Café Quimera - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico - Juan Carlos GallegosDon´t look back

El pasado jueves 16 inició la primera Feria Internacional de la Música (FIM) en Guadalajara, y como parte de su programa de actividades se exhibió el día de inicio en el Cineforo Don´t look back, un documental filmado en 1965, en el cual el realizador, D. A. Pennebaker, sigue a Bob Dylan a través de varios conciertos en Londres. La película muestra a un jovencísimo Dylan, quien en sus años iniciales ya contaba con una gran cantidad de fans. Todo el revuelo que provocó su visita a la capital inglesa generó que la prensa local hiciera muchas preguntas y comentarios, como por ejemplo, si el cantante estadounidense no sería sólo una moda pasajera, o si los jóvenes de verdad entendían sus letras, o si de verdad él mismo se consideraba un músico de folk. Otra de las situaciones fue la frecuente comparación con Donovan, un cantautor británico que también estaba en sus inicios.

            Durante la hora y media en que Pennebaker sigue a Dylan a través de las calles de Londres yendo en auto, o en los conciertos y las reuniones en hoteles, en varias ocasiones se ve el fervor con que la juventud recibe al cantante. No sólo en los conciertos hay gente esperándolo, sino que incluso, como muchas veces pasa con las figuras del mundo de la música, afuera de donde se hospeda hay fans que esperan verlo, y cuando lo hacen se toman el rostro, lloran, ríen. En algún momento al final de un concierto, una persona, que resultó ser una chica que asistió para escuchar las canciones, se sube encima del auto en el que Dylan y sus acompañantes se van a su hotel.

            Pennebaker registra en su filmación el proceso crearivo de Dylan, quien acompañado de Joan Báez, escribe canciones en una máquina de escribir. Ella se dedica a tocar la guitarra, cantar, y hacer comentarios sobre las letras, mientras él las escribe y reescribe. El trabajo es arduo, pues llegan a tener más de diez versiones de algunas canciones. Esta escena es muy significativa en cuanto a que registra los métodos de trabajo de Dylan, sin embargo no hay alguna otra que se le iguale. En otras ocasiones se ve al músico tocando el piano brevemente, o tocando alguna canción en una reunión, pero no está creando algo nuevo. Buena parte de la cinta transcurre entre los conciertos, las reuniones con gente del medio o reporteros y el viaje en el auto. La melodía que más se escucha en el documental es The times they are a changin.

            Las entrevistan resultan ser poco convencionales, e incluso desconcertantes. Los reporteros hacen preguntas sobre el tipo de música que Dylan hace y sobre cómo lo recibe su público. Él contesta con preguntas, sarcasmos, bromas. La relación con la prensa no aparece como lo más sencillo, en especial para los reporteros. La comparación con Donovan pareciera que es para los medios la justificación del éxito de Dylan en Inglaterra, y esto vuelve más tensa la relación del músico estadounidense con la gente de los periódicos. Al final todo se soluciona invitando a Donovan a los conciertos, de modo que los dos intérpretes de folk comparten escenario, aunque no suben juntos, sino uno después de otro. La cinta muestra los diversos aspectos de la vida de Bob Dylan durante el viaje al Reino Unido, los cuales giran en torno a su actividad profesional. Entrevistas, fans, conciertos, reuniones, negociaciones de pagos, la rivalidad con Donovan, el proceso creativo, todo se conjuga en una sola imagen que muestra la vida en el inicio de una de las grandes figuras de la música actual.

 

Tiempo de leyenda

Tiempo de leyenda es un documental que trata sobre el proceso de creación del disco La leyenda del tiempo, del cantante Camarón de la Isla, el cual se grabó en 1979 y que actualmente representa un antes y un después en este género musical. Su duración no es mucha, pero en poco más de una hora aborda los principales momentos de concepción del álbum. Inicia hablando brevemente sobre los diversos experimentos que otros músicos de flamenco hicieron antes que Camarón, en la misma década de los setentas, como Lole y Manuel o Kiko Veneno, que crearon algunos discos donde no sólo había guitarra y palmas para acompañar la voz, sino algunos instrumentos más.

En el disco participaron muchas figuras del género, como los guitarristas Tomatito y Raimundo Amador, además de contar con la participación de Kiko Veneno. Paco de Lucía, antiguo compañero de Camarón, aportó algo muy importante: dió su visto bueno al disco, después de que estuvo completo, lo cual otorgó tranquilidad a Camarón y compañía y pudieron sentirse tranquilos de mostrarlo al público. En el documental puede verse la relación entre todos los participantes del proyecto, quienes se integraron en gran medida, y en todo el proceso de creación y grabación estuvieron viviendo juntos en una finca, a la cual con frecuencia iban amigos de uno o de otro.

            El disco de Camarón en su momento fue visto como un experimento muy arriesgado, incluso por él mismo y sus compañeros de grabación. Después de finalizarlo y comenzar a mostrarlo, el mismo Camarón dijo que en su próximo trabajo sólo incluiría los elementos básicos del flamenco, y es que La leyenda del tiempo incluía batería, guitarra eléctrica y teclado, además de otros instrumentos para nada usuales, como la cítara. Las canciones amalgamaron al flamenco con el rock y el jazz, lo cual no gustó a más de alguno de los que escucharon el disco una vez editado.

            La reacción de los críticos no pudo ser de otra forma: hablaron mal del disco. En un principio la mala fortuna acompañó a la producción y a los participantes, pues algunos de ellos al poco tiempo se embarcaron en sus propios trabajos, los cuales tampoco fueron muy favorecidos por el público. Pero el paso de los años no sólo permitió ver lo revolucionario que era La leyenda del tiempo, sino que reivindicó a Camarón al punto de que las canciones incluidas, como “Voy volando” o la misma “La leyenda del tiempo”, fueron incluidas en recopilaciones posteriores del flamenco.

La leyenda del tiempo, que lleva más allá a cada una de sus canciones gracias a la aportación de todos los participantes y que se considera como un referente en este tipo de música,se posicionó como un álbum con fuerza, y el mismo Camarón llegó a decir “he hecho # discos y La leyenda del tiempo”. Tiempo de leyenda se exhibió el pasado sábado 18 en el Cineforo, como parte de la primera Feria Internacional de la Música de Guadalajara.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player