El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Tela de araña: novela en memoria de Cortázar

Juan Carlos Gallegos

 
25 de julio de 2011

Tela de araña, novela en memoria de Cortázar- Manuel Jose Othon -  Ficticia - narrativa mexicana -  libros en Guadalajara - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico - Juan Carlos Gallegos - Gerardo Cruz Grunerth Tela de araña es una novela editada por Ficticia, con la que su autor, Gerardo Cruz-Grunerth, ha ganado el Premio de Narrativa Manuel José Othón 2009. Este galardón se concedió dentro de la 58ª edición de los Premios 20 de Noviembre, convocados por el Estado de San Luis Potosí, de donde es originario el autor.

Este libro es el segundo de Cruz-Grunerth, quien en 2008 publicó Últimas horas (fe de erratas), y cuya narrativa breve fue antologada en Cuentos Potosinos en 2010. Tela de araña ya está a la venta en Gandhi, Fondo de Cultura Económica, Porrúa y el Sótano.

La novela, cuya trama se sitúa en la década de los setenta, narra las cuatro semanas en que Ariadna Lemus, una joven mexicana que forma parte del servicio exterior, reside en París como parte de su viaje a la embajada en Argelia, sitio en donde va a trabajar pero al que no quiere llegar, pues su objetivo principal es encontrar al escritor argentino Julio Cortázar en la capital francesa. Para lograrlo se vale de mentiras, las cuales en un principio son muy simples, pero que poco a poco van creciendo hasta envolver todos sus actos. Inmersa en el laberinto que representa París, Ariadna precisa para salir a Cortázar, quien a la vez es Teseo y Minotauro.

Tela de araña tiene una dedicatoria: "A Julio Cortázar, in memoriam". Esto sugiere que los detalles relativos al escritor aparecerán entre las palabras de cualquier página, y así es. Las oficinas de Éditions Gallimard, los cigarros Gauloises, los cafés, los discos de jazz, la cualidad de observar la realidad para jugar con ella y a partir de ahí crear literatura en algún momento aparecen e indican la presencia oculta de Cortázar. Sucede lo mismo con los amigos del argentino y los personajes que en ese momento residían en París: el músico Manuel Enríquez, el pintor Julio Silva, Carlos Fuentes.

Cortázar es representado por medio de su ideología, su manera de ver el mundo, su manera de hablar, que están presentes aunque él no lo esté, pues sus textos e ideas llevan su voz más allá. Con París ocurre algo similar que con el famoso autor. Hay alusiones a las calles, a los lugares y edificios, a los barrios, al elemento cosmopólita inherente. En la novela se atestigua un conocimiento de la capital francesa que llega hasta los detalles precisos: la tumba de Porfirio Díaz, la Virgen de Guadalupe en Notre Dame.

La novela tiene un engranaje que permite voltear la hoja gracias a una lógica sencilla: aunque el propósito de Ariadna es sencillo –localizar a un célebre escritor– no logra concretarse en un primer intento, pues Julio Cortázar ha sido amenazado de muerte por la Alianza Anticomunista Argentina y debe ocultarse. Las negativas se multiplican en el camino de la protagonista y en más de una ocasión la sombra de Cortázar se evapora sin que él esté detrás de ella.

Los encuentros fallidos y el suspenso van de la mano, porque en algún momento deberá aparecen el argentino. La amenaza de muerte, gracias a la cual se sostiene el relato –pues sin ella el escritor no se ocultaría y por tanto no habría historia que contar– no proviene de la manga de ningún saco, y se justifica gracias a la misma ideología de Cortázar y su participación activa en defensa de tales ideas.

Tela de araña contiene un pequeño muestrario de textos que refieren a diversos estilos, de los cuales algunos parecieran hacer homenaje a Cortázar. En la novela hay episodios eróticos, oníricos –que incluyen a Villaurrutia, Novo y Antonieta Rivas Mercado como invitados al mundo de Cortázar– un fragmento totalmente poético, otro experimental e incluso uno periodístico, cuyo final hace recordar irremediablemente a Rayuela, al igual que los fragmentos poético y experimental. Gracias a esto las referencias a Cortázar van más allá de lo descrito y son las palabras de Cruz-Grunerth, expresando lo que ocurre en la novela con un estilo distinto al que caracteriza la narración, las que recuerdan el estilo del autor argentino.

Tela de araña es un novela breve que homenajea a Julio Cortázar invocando sus recurrencias, su visión, su ingenio y hasta su altura. Lo que hace Ariadna es quizá lo que harían algunos, o quizá todos, de los seguidores del autor de Bestiario si estuviera en sus manos el estar en París en los setenta, o incluso en otra década o año anterior al 13 de febrero de 1984, fecha del deceso del escritor. Mediante la lectura quien toma esta novela sigue a la protagonista en su recorrido por París, metamorfoseado en laberinto por unas cuantas mentiras y un Cortázar que pareciera inalcanzable. Esta peregrinación por cafés, calles, Notre Dame y otros sitios parisinos resulta un grato encuentro, diluido a través de las páginas, con el autor argentino, su mundo y sus ideas.

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player