El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Las mejores películas del año en el Ex Convento

Juan Carlos Gallegos

 
22 de agosto de 2011

Las mejores películas del año en el Ex Convento - El faro cultural - Guadalajara jalisco méxico - Juan Carlos Gallegos

Este mes el Ex Convento del Carmen presenta las que son, a decir de los encargados de la cartelera, las mejores películas del año. Si bien la mayoría de ellas no son muy afamadas y fueron filmadas antes de 1970, incluyendo algunas de los años treinta o cuarenta, las tramas son en verdad recomendables, y se fundamentan en conflictos que tarde o temprano han de enfrentar los protagonistas, en los cuales la disyuntiva apararece y la toma o abandono de  una decisión es fundamental para que el amor continúe, los ideales no caigan, o incluso para que alguien siga viviendo.

            En el caso de Furia, dirigida por Fritz Lang en 1936 y exhibida este pasado martes 9 de agosto, la venganza y la justicia se enfrentan de modo que no sólo una vida, sino muchas, se ponen en juego. Joe Wilson, un hombre honrado que tiene dos hermanos a los cuales les comenta con frecuencia sobre el valor de la ley y los beneficios de ser buen ciudadano, se ve envuelto en una situación muy peligrosa. Un día va a visitar a su novia, que se ha ido por una temporada a un pequeño poblado. Apenas llega al lugar lo arrestan como sospechoso de secuestro, por algunas coincidencias. Una vez que él está en prisión, y mientras la policía espera más evidencias, se corre la voz entre los habitantes del pueblo de que uno de los secuestradores ha sido capturado. Poco a poco el chisme se deforma de manera que al final todos los habitantes piensan que Wilson en verdad es un criminal.

            La novia de Wilson espera su llegada, mientras que él sigue en tras los barrotes. En la noche muchos de los habitantes del pueblo van al bar a beber y hablan sobre el secuestro. Alcoholizados, escuchan los argumentos de unos y de otros, y poco a poco nace en todos la ira y el deseo de venganza, así que deciden liquidar al que creen criminal ellos mismos. La turba se dirige a la prisión y enfrentan a los guardianes y al alguacil. Prenden fuego al lugar. Al final del ataque alguien incluso lanza dinamita al edificio. Lo que parece ser la muerte segura de Wilson no lo es, pues logra sobrevivir, y lleno de rencor, decide vengarse de todos. Se presenta ante sus hermanos, y pide ayuda para lograr su propósito. Ellos aceptan.

            La parte de la historia que sigue es donde Wilson y sus hermanos caminan por la línea que divide justicia y venganza. Los participantes en el linchamiento se apoyan unos a otros, pero Wilson tiene un buen plan para acabar con todos juntos de manera segura. Completamente furioso, el protagonista no acepta razonamientos sobre lo que ha pensado hacer, pero el hecho de que se le considere muerto, las sospechas de que está vivo por parte de su novia y los titubeos de sus hermanos en seguirlo hasta el final harán que el propósito de Wilson genere una pregunta que se responde hasta el final de la cinta: ¿será capaz de llevar a cabo su venganza, sabiendo que eso implica el que se transforme en alguien como sus enemigos, más aún, sabiendo que eso lo llevaría a estar muerto en vida, pues una vez logrado su cometido él también sería un criminal, incapacitado para reincorporarse a la sociedad, lo cual lo condenaría a una soledad constante?

 

 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player