Como cuando termina de llover: La edad de oro de Ángel Ortuño

0 5 julio, 2020

Ruth Escamilla Monroy

Si escuchamos el concepto de edad de oro quizá pensemos en la plenitud de la mejor época o en los juegos de palabras de los poetas barrocos. Si buscamos información aparecerán referencias a un periodo utópico en la antigüedad griega, a José Martí y a Luis Buñuel. Si leemos La edad de oro de Ángel Ortuño hallaremos el placer de un libro que nos hace transitar entre la perplejidad y la risa; entre la reflexión y el divertimiento; entre la ironía y la inocencia; entre los laberintos de la lengua y la poesía en lo cotidiano. Ya desde el índice se anuncia la personalidad del poemario, casi ocho páginas de títulos tan intrigantes como Mi nombre es lo de menos, vengo a decir que odio la poesía confesional; Licenciatura en escritura creativa. Ejemplos o Parecía que el animalito estaba lleno de felicidad pero la verdad era que segregaba sustancias venenosas para defenderse de las caricias. Con una variedad en la extensión de los textos, el libro lo abarca todo porque la poesía está en todas partes. Hay vecinos, vendedores de acera, poetas, niños, policías violentos, fantasmas, músicos en el camión, un exhibicionista, insectos, deidades, filósofos, cíclopes, pastoras, villanos, gatitos, cineastas, demostradoras, una musa suavecita y hasta la presencia de Jesús, que convierte a la voz poética en portador

0 28 agosto, 2018

Galileo Contreras

Ya sonaban las campanas, se leía, se escuchaba, se rumoraba y el pasado viernes 24 de agosto Café con Letras estaba de vuelta en su cuarta edición, en el Centro Cultural Constitución ubicado en Zapopan, un ejemplo del tipo de obra e inversión que se deberían hacer para beneplácito de cada una de las colonias populares de la ZMG. En la cuarta edición de Café con Letras comienza en un espacio diferente a los habituales, lo que nos hace pensar que buscará espacios nuevos para dar a conocer a los públicos más variados posibles su menú a la carta: letras, música, pintura, y por si fuera poco les espera café caliente con galletas. Así, el público vive la experiencia de Café con Letras con una memoria gráfica de las artes expuestas y la posibilidad de comprar obra de los autores y los músicos. Este fue el caso de la inauguración de la cuarta edición, provocar el contacto del arte con el público a través de un delicado engarce entre música, poesía y pintura. La sesión de inauguración fue, como de costumbre, a tiempo, si acaso cinco minutos después de las ocho comenzaba Bianca Castillo a hacer los respectivos honores a esta primera sesión, mientras A.K.A. “Full Soula” preparaba su escenario para enseguida rasgar las cuerdas y soltar sus primeros fraseos en una interpretación de cuatro rolitas para i