Necesitamos de la crítica para disfrutar más la literatura

0 30 julio, 2017

Nuevo libro de “Ensayos sobre literatura mexicana. Lo urbano y lo rural” Bianca Eunice Castillo Me reuní en una terraza- café de esas que se han vuelto muy comunes en la ciudad con Silvia Quezada, recientemente nombrada coordinadora de la Maestría en Estudios de Literatura Mexicana: y como ex alumna y estudiosa de las letras, la charla con una especialista como ella siempre es agradable y enriquecedor. El motivo de la charla fue para extender la invitación a nuestros lectores a la presentación del cuarto libro de Ensayos sobre literatura mexicana. Lo urbano y lo rural, colección iniciada por la escritora Cecilia Eudave, quien coordinó también dicha maestría y tuvo la visión de dejar un legado impreso que sirviera como testimonio del trabajo de crítica literaria que se hace en la Universidad de Guadalajara. La doctora Quezada comentó que “la crítica literaria es fundamental” pues nos recuerda que “hemos olvidado el fin primero de la literatura que es el de disfrutar el pensamiento del otro, pues cuando una persona nos orienta basado en un conocimiento lector, de estudios, puede facilitarnos la comprensión y disfrutarlo más cabalmente”. Como ejemplo puso la analogía “viajar sin conocer es no viajar” así que “leer un libro sin un precedente puede ser deleitable e interesante, pero si al mismo tiempo te preocupas por

0 22 julio, 2017

Diviértete y cuestiona “La procesión de la Santa Mentira” Últimas funciones Bianca Eunice Castillo Villanueva   Copatzin Borbón es una actor que se interesó en el teatro desde muy joven, tuvimos una charla muy amena en la que comentó que desde la adolescencia sintió la “chispita” de dedicarse a la actuación, motivo por el que se inscribió en el taller de teatro de la preparatoria, donde escribió y actuó sus primeros sketches con los que se divertía muchísimo. Copatzin es una persona para quien el buen humor es nato lo que lo hace un excelente conversador porque es ameno y sincero en sus apreciaciones y opiniones. Respecto a su vocación, comentó que cuando tenía que decidirse a estudiar una carrera profesional muchos lo convencieron de que el teatro no era la mejor opción pues le decían “te vas a morir de hambre” y él lo creyó, así que entre risas confiesa que eligió algo más serio “estudié Comunicación en la UNIVA”, de inmediato buscó el taller de teatro y se inscribió, fue en este tiempo que llegó a la conclusión de que “lo mio, lo mío era el teatro y dejé de hacerle al loco, me inscribí en la Licenciatura en Artes Escénicas para la Expresión Teatral de la Universidad de Guadalajara” así que por las mañanas estudiaba comunicación y por las tardes teatro, casi a la par terminó ambas, sólo que teatro lo concluyó en

0 17 agosto, 2015

Erik Castillo

Afuera la tarde húmeda y calurosa navegaba a la ciudad devastada por obras de infraestructura urbana y desquiciada por el trajín diario de una multitud que busca el regreso a casa. Adentro, la Casa Museo López Portillo con su elegancia neoclásica se abría como un oasis de mármol, tapiz, café, poesía y música.

A las 8:42 pm, casi corriendo llego él, vestido de playera color menta, barba recortada, cabello quebrado y una luz en la voz que nos atrapó desde que anunció el epígrafe de Paul Auster: “En la oscuridad hablo la lengua de Dios y nadie puede oírme”. El poeta Fernando Carrera comenzó a mostrarnos el descenso en caída libre hacía los abismos de uno mismo con el canto lírico de su inédito libro Las piedras de la noche.

Poemas en bloque estructurados por tres nudos gordianos: Soberbia, control, abandono, nos guiaron por el camino en círculos concéntricos hacía las recónditas regiones de la consciencia, el sueño y la epifanía. Mirar hacia adentro/ Cuando el dolor está adentro no hay comedia/ El dolor se hizo carne y habita en mí/ Quemaste el colibrí que vivía en ti. Un tono apocalíptico, como si se tratase de Dante recorriendo los infiernos del “yo”, envolvió el salón. Después,

0 2 julio, 2015

Erick Castillo

Café con letras 10 de junio

La capilla Elías Nandino del ExConvento del Carmen abrió sus puertas a Café con letras, edición dedicada a Cocula lugar que vio nacer al insigne poeta que da nombre a dicha capilla. Y es que Cocula es más que el lugar donde se presume nació el mariachi y donde se come la mejor birria del estado; es también cuna de escritores y amantes de las letras.

Después de las ocho pasaron algunos minutos antes de que los escritores coculenses ocuparan el recinto, y es que el tráfico en esta ciudad está que no deja respirar. Una vez llegaron, rápidamente ocuparon su lugar, el recinto ya estaba lleno, todos espectantes de las voces a escuchar. Galileo Contreras Alcázar, quien es parte del colectivo cafeteros, fue el encargado, en esta ocasión, de dirigir la sesión, misma que se llevó a cabo con una especie de íntima emoción, pues como mencionó Galileo, “no cabe duda que siendo coculenses, se deben sentir orgullosos de ocupar, este día, un recinto histórico en cuyo nombre se rinde homenaje al bardo de Cocula, Elías Nandino, además de literato, promotor de las artes”.

El Colectivo Cafeteros ha expresado su interés en ampliar sus horizon