Guillermo Schmidhuber y Efraín Franco compartieron un café con sabor a teatro

0 17 septiembre, 2018

De gran calidad y alcurnia literaria resultó el pasado viernes 14 septiembre del año en curso, el capítulo dos de la temporada cuatro de Café con Letras. El acontecimiento se dio, sin duda, en uno de los espacios arquitectónicos más emblemáticos de nuestra bella y dislocada ciudad. Me refiero al edificio Arróniz ubicado en la calle Zaragoza número 224, zona centro (Es un inmueble diseñado por el ingeniero Arroniz Topete y construido entre 1898 y 1902, con el objetivo de albergar al Seminario Mayor de Guadalajara. El 8 de julio 1914 fue tomado por las tropas de Álvaro Obregón y alojó al Ejército Mexicano. Fue entregado en el 2014 al Gobierno Estatal para la Secretaría de Cultura Jalisco para usos culturales), la gente seguramente lo identifica más como “El Cuartel” de la XV Zona Militar, sin embargo, ahora alberga las oficinas de la Secretaría de Cultura de Jalisco. Y después de este pequeño corolario histórico nos centraremos en esta segunda sesión que café con letras ofreció al público en el marco de este emblemático e icónico edificio. El menú un lujo para el oído, el humor y la reflexión. Todo un viaje balcánico, así fue el comienzo de la segunda sesión con el grupo Rigel, un sonido singular y fiestero, esta banda originaria de Guadalajara está integrada por Jonathan Cortés en el bajo, Paolo Abrahán Guerrero en la trompeta, Jonathan Hue

0 28 agosto, 2018

Galileo Contreras

Ya sonaban las campanas, se leía, se escuchaba, se rumoraba y el pasado viernes 24 de agosto Café con Letras estaba de vuelta en su cuarta edición, en el Centro Cultural Constitución ubicado en Zapopan, un ejemplo del tipo de obra e inversión que se deberían hacer para beneplácito de cada una de las colonias populares de la ZMG. En la cuarta edición de Café con Letras comienza en un espacio diferente a los habituales, lo que nos hace pensar que buscará espacios nuevos para dar a conocer a los públicos más variados posibles su menú a la carta: letras, música, pintura, y por si fuera poco les espera café caliente con galletas. Así, el público vive la experiencia de Café con Letras con una memoria gráfica de las artes expuestas y la posibilidad de comprar obra de los autores y los músicos. Este fue el caso de la inauguración de la cuarta edición, provocar el contacto del arte con el público a través de un delicado engarce entre música, poesía y pintura. La sesión de inauguración fue, como de costumbre, a tiempo, si acaso cinco minutos después de las ocho comenzaba Bianca Castillo a hacer los respectivos honores a esta primera sesión, mientras A.K.A. “Full Soula” preparaba su escenario para enseguida rasgar las cuerdas y soltar sus primeros fraseos en una interpretación de cuatro rolitas para i

0 9 diciembre, 2015

Café con letras 26 de noviembre

Erik Castillo

Las ventanas del jazz

El remedio preciso para un jueves frío son las suaves notas sincopadas de los estándares de jazz, que han sido tocadas una y mil veces por varias generaciones de músicos de todas las latitudes. Siempre los mismos temas, siempre canciones distintas, la magia del jazz.

En el escenario Ensamble azul decidió romper el silencio con un arreglo propio de la mainstream bésame mucho, tan laureada como revisitada hasta el cansancio. Un bajo empecinado y taladrante nutrió la base rítmica para lograr las condiciones adecuadas, donde las voces melódicas caminaron elegantemente sobre las notas graves.

Y cuando parecía que el concierto arrancaba de forma normal, el joven de saco café que portaba una flauta transversal y hacia las melodías de los tema principales de la banda, tuvo que irse, buscar porqués carece de sentido. El hecho es que el ensamble cambió su alineación a trío y nos compartió lo mejor de los viejos lobos del jazz. Thelonius, Miles y Gershwin dialogaron en el ex convento del Carmen con abrigo y café.

Desde hace 6000 años Dios está en su Sabath En la literatura fue invitada

0 9 diciembre, 2015

19 de Noviembre

Erik Castillo

Mar de literatura

“O yo, barco perdido bajo los cabellos de las algas, arrojado por el huracán contra el éter sin pájaros, yo, a quien… …no hubieran salvado la carcasa borracha de agua.” Rimbaud (Barco ebrio)

Toda la gente estaba en la proa, un piano como timón y las bóvedas nervadas como telas de velero que describen formas hermosas que la piedra a dejado estática para su contemplación. Las teclas del timón toman testimonio de la fuerza marítima que vive en el impulso creativo de Milo Hernán. Nosotros, navegantes errantes, rebeldes sin nombre y apasionados (algunos pasados de moda) por las artes. Nosotros, disfrutamos de una pléyade de composiciones que exploraron los abismos más graves de la música, para luego irradiar luz con una melodía fresca y etérea. Lo mejor de este barco ebrio que tripulamos todos es la perdida de distancia entre la música que circula desde el piano y la arquitectura de la sala Higinio Rubalcaba. Y qué decir de las letras, ellas supieron encontrar de forma intuitiva su medio para brotar y alimentar al barco ebrio.

El hombre es una mancha en la tarde Las golondrinas traen la tarde en la espalda asegura el poeta José Re

0 7 noviembre, 2015

Zulma Navarro

Durante los pasados días 18 al 25 de octubre, se llevó a cabo el Octavo Festival Internacional de Títeres de Guadalajara, que durante esta edición, contó con Canadá como país invitado de honor, además de otras compañías internacionales, nacionales y desde luego locales. Se tuvieron un par de presentaciones de libros, un taller de dirección de espectáculos de títeres para niños, dos exposiciones interactivas y además, un par de estrenos y sesiones de intercambio con creadores.

En el marco de tan importante festival escénico de la ciudad, una de las compañías invitadas fue “Mano contra mano” del estado de Veracruz, que con su propuesta “Otras manipulaciones” deshebra la realidad de la vida misma; apoyados visualmente con combinación de títeres, objetos y participación actoral, invitan al público a dar un paseo variado por distintas historias y temáticas en un tono satírico, grotesco e incluso, poético. Otras Manipulaciones no es sólo la representación del acto de animar y controlar un muñeco o figura articulada, es también la metáfora de esas manipulaciones, a veces groseras o sutiles que nos tocan a todos los seres humanos: “…las del poder, las del amor, las de las ideas, de la fe, de

0 3 noviembre, 2015

Erik Castillo

De Tiempos híbridos y cuentos cotidianos en el Carmen Con los primeros vientos de la temporada, las noches blancas tapatías recibieron un merecido café con letras en la capilla Higinio Ruvalcaba del ExConvento del Carmen. Este 29 de Octubre se dieron cita en el exclaustro de la Av. Juárez varias propuestas alternativas tanto en las letras como en la música. Dr. Sotol y su sonido híbrido fueron el soundtrack idóneo para tres narradores de gran calidad. Con un lenguaje directo y la belleza que late en la honestidad estética de las palabras, la terna de escritores reveló exquisitos aromas e imágenes que dormían en las letras.     En los parajes del Trovan-roll Dr. Sotol es un monstro bicéfalo en constante combustión interna, o tal vez como le sucede al sol, vive en eterna transformación (dos átomos de hidrogeno colisionan y generan uno de helio). En la cosmovisión sotoliana el mundo rural se quema al tiempo urbano. Hijos de la mezcla, los mexicanos somos sincréticos por naturaleza. Así, los sintetizadores ponen el aire viciado y adictivo en el ambiente, mientras la vihuela revolotea armonizante en colores vibrantes y suprematistas. La canción ritual baila un vals con los ritmos rupestres, hip hoperos y electrónicos. Los cantos del fandango, los mantras budistas, el sonido de las aves

0 20 octubre, 2015

Erik Castillo

27 de septiembre

Cuerdas barrocas, una fuente de cantera, candelabros antiguos y el patio central colonial recibieron una sesión más de Café con letras. El Café Andalucía, a solo unos metros de la estación refugio del tren ligero, se convirtió en un nuevo anfitrión para la fiesta literaria. Allí, se abrió un paréntesis en el ajetreo de la desquiciada Avenida Federalismo, una pausa, un silencio para la lectura, la charla, el descanso, un lugar que sin duda nos transportó a otro momento del pasado. Al fondo del patio con la postura recta que guarda un guitarrista clásico, Israel Olea hacía vibrar cuerdas barrocas, voces simultaneas que nacían del instrumento y comenzaban a tejerse en el aire, figuras curvas, sensuales y armónicas. Manuel Ponce y Cesar Oliva son héroes del guitarrista; tal vez su ejemplo haya dotado de precisión y talento interpretativo al joven músico.  

Remojar las letras en café

Teresa Gutiérrez tiene una voz descriptiva para el mundo y sus inventos cibernéticos como el chat, también tiene la inquietud de meter el cine ó el videoclip en un poema: Close up sobre una mano/plano americano en el pizarrón/Siempre a la misma hora todas las mujeres son una. La obra de Remedios Varo es alimento para los sueños de la escritora y la confo

0 13 octubre, 2015

Erik Castillo

Crónica del 17 de septiembre, 20 hrs

La canción de la rata envenenada y Erik Satie La Sala Higinio Ruvalcaba ardía con una humedad del demonio, unas cincuenta sillas, micrófono y atril. Las bóvedas de aristas y los gruesos muros de piedra eran el escenario propicio para la cita con las letras y la música. Entonces Apolo cedió sus poderes divinos sobre la música al inquieto Dionisio para guiar a esta cantautora. De carácter franco, y asidua a caminar por el lado salvaje de la vida, Karla Mora nos mostró su Crónica de una perdedora: Como estorbas en lo cotidiano / Nunca fui buena para ver lo bueno en ti/ Se desviaron los caminos, cada quien empacó tristezas / Y si despierto el mundo muere detrás de mí Poeta de la calle, maldita poesía de malditos poetas, acordes de luz, ráfagas embriagantes de pasión, éxtasis vital. Y todo el mundo musical de Karla tiene el sabor metálico de la resaca al despertar en el centro de un sueño agradable y adictivo.   La dulzura que cabalga en los labios Marina Trujillo advirtió: Los poetas no envejecen, somos el niño asustado por el monstro de debajo de la cama. Las palabras se revolcaron en ritmo frenético sobre sí mismas con la poesía de Marina. Además, pa

0 14 agosto, 2015

Erick Castillo

En las confluencias de las calles Liceo y San Felipe se levanta uno de los inmuebles más importantes de la ciudad, tanto por su valor histórico, residencia de ilustres personajes jaliscienses, como por su gran valor arquitectónico, la llamada casa López Portillo abrió sus puertas para mostrarnos su sobrio y elegante estilo neoclásico que ha vencido el paso del tiempo y las modas con sus más de doscientos años de historia. La casa López Portillo fue la sede de una velada más de café con letras. Tras pasar un fino patio cubierto con vitrales, flanqueado por una galería de columnatas dóricas y un elegante piso de mármol, llegamos al salón reservado para la sesión. Delicados tapices en las paredes, un candelabro majestuoso al centro y estatuillas de bronce en las esquinas resguardaban a un piano de cola que recibiría las notas del maestro José Lozano, quien ya se encontraba en el recinto y vestía una elegante guayabera roja. El recital comenzó con una selección de piezas musicales que de inmediato nos transportaron a otras épocas. Valses porfirianos, un sutil tango como Mi corazón es un violín, ó un bolero mágico como flor de azalea fueron fundiéndose con el espíritu de la casa para lograr una atmósfera de tiempos remotos y oníricas imágenes. Algún son de reminiscencias cubanas asomó la nariz entre

0 6 julio, 2015

Erick Castillo

La cita fue en el Café Bretón, la hora feliz anunciaba dos cervezas por treinta pesos y café de cortesía por parte de Café con letras organizador para todos los asistentes al evento. El patio del recinto comenzó a llenarse a la par que caía la tarde, en el escenario el poeta Miguel Reynoso preparaba su guitarra bluegrass con resonador metálico. Un slide en la mano izquierda y una armónica con soporte definían claramente el sonido que habría de inaugurar esta velada experimental. Experimental porque escucharíamos a un poeta haciendo música, y a dos músicos junto a un pintor leyendo sus escritos. La simbiosis entre música y literatura marcaría la pauta de esta edición de Café con letras.

Los riffs metálicos brotaron de la guitarra bluegrass y una narrativa lírica comenzó inundar el ambiente, “el cielo viste una palidez de albaricoque” sentenció el músico, y era verdad, el crepúsculo comenzaba a aparecer. Algunas canciones de sus compilación Tequila scratch blues salieron a relucir. Composiciones sobre los vicios, el amor, la soledad nos dieron una idea clara del oficio del poeta. Para finalizar Miguel escogió los acordes de While my guitar gently weeps como estructura para envolver un poema d