Los estado del alma de Sandra Carvajal

0 19 mayo, 2017

Guadalupe Morfín.

En tonos tierra, en tonos árbol o tonos flor, es decir, con los colores del aire y de las estaciones, Sandra Carvajal compone una sinfonía de trazos y de sombras donde se insinúa el canto del cuerpo, el sabio decir que en pocas palabras, en leves pinceladas, lo está diciendo todo: el amor, el duelo, la danza, el encuentro, el florecer en común, la soledad, el retraimiento, el renacer, la pluralidad, el abrazo. Pero ¿qué digo? ¿es eso lo que creo que dice? ¿Lo que al pintar creo que subraya? No lo sé, y quizá no lo sepa nunca, porque lo que Sandra nos coloca delante es el lienzo mismo a ser completado una y otra vez por nuevas interpretaciones según nuestro estado de alma –o de ánimo, que puede ser lo mismo–. La invitación a recrear, a co-crear con ella, a seguir dialogando con eso que pueden ser niñas que bailan de puntas, mujeres en convivio, pescadores a la orilla de un río, garzas humanas, arlequines, siluetas, piruetas, entierros y consolaciones. Así es el lenguaje múltiple que la pintora nos desata con sus pieles y caudales y algo suavemente, dentro, comienza a germinar.

0 4 mayo, 2015

Blanca Bátiz (BB)

 

Siempre es un buen momento para conocer la trayectoria de una editorial que se ha caracterizado por un trabajo constante en pro de la literatura local, nacional e incluso internacional, dejando en la mira del lector el sello de la editorial Arlequín.

     La editorial Arlequín es dirigida por Felipe Ponce (FP), quien consintió nuestra entrevista y nos recibió en su oficina, ubicada en la calle Morelos 1742, en la colonia Americana de Guadalajara, Jalisco. Cabe mencionar que desde la recepción del lugar se puede observar una muestra del trabajo que han realizado.

BB: ¿Qué nos puedes decir sobre la trayectoria de la editorial Arlequín, Felipe?

FP: La editorial nació como tal en el 94, un 15 de marzo, cuando presentamos ante nosotros mismos el primer ejemplar de la editorial, y digo ante nosotros mismos, porque no fue una presentación pública ni formal, si no recuerdo mal estábamos en un café; presurosos de haber salido con él de la imprenta, llegamos ahí y lo presentamos a los demás. ¿Quiénes eran los demás? Los socios iniciales de una pequeña cooperativa, que fue como funcionó al principi