Marco Antonio Gabriel (Recomendación literaria)

0 29 agosto, 2018

Marco Antonio Gabriel, Guadalajara, Jalisco, México, 1977. Estudió Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara, autor del poemario Tornasol y Fuego, por Editorial Paraíso perdido, En el corazón tengo un revólver por Ediciones el viaje y alQuímica por La rueda cartonera, Salve por miCielo Ediciones y Amarillo sumario por El quirófano ediciones. Ha sido publicado en los libros colectivos Son de marzo y Figuración de instantes por la Universidad de Guanajuato y ALTEXTO, y antologado en Poesía viva de Jalisco y 101 poetas 101 pintores. Es director de Ediciones el viaje.   Tenía tantas ganas de llorar el chamaco que se construyó un lloradal tenía tanta sed de su sed tanta risa contenida tanta tarántula entre ojo y ojo que se construyó un templo para sus lágrimas caídas en tristeza Ah, horrendo monstruo el de la cobardía horrendo monstruo que se esconde bajo la cama y te pide cobija horrendo sapo croando quedamente en tu oído más diestro horrenda llorona que se esconde bajo tu manto y el llanto que no acaba y el lloradal con el horrendo monstruo y el llanto que no acaba en la noche descobijado y el llanto que no acaba y el lloradal tenía tantas ganas de llorar el chamaco que mejor se compró una botella de güisqui para reír sobre el lloradal. El

0 3 noviembre, 2015

Erik Castillo

De Tiempos híbridos y cuentos cotidianos en el Carmen Con los primeros vientos de la temporada, las noches blancas tapatías recibieron un merecido café con letras en la capilla Higinio Ruvalcaba del ExConvento del Carmen. Este 29 de Octubre se dieron cita en el exclaustro de la Av. Juárez varias propuestas alternativas tanto en las letras como en la música. Dr. Sotol y su sonido híbrido fueron el soundtrack idóneo para tres narradores de gran calidad. Con un lenguaje directo y la belleza que late en la honestidad estética de las palabras, la terna de escritores reveló exquisitos aromas e imágenes que dormían en las letras.     En los parajes del Trovan-roll Dr. Sotol es un monstro bicéfalo en constante combustión interna, o tal vez como le sucede al sol, vive en eterna transformación (dos átomos de hidrogeno colisionan y generan uno de helio). En la cosmovisión sotoliana el mundo rural se quema al tiempo urbano. Hijos de la mezcla, los mexicanos somos sincréticos por naturaleza. Así, los sintetizadores ponen el aire viciado y adictivo en el ambiente, mientras la vihuela revolotea armonizante en colores vibrantes y suprematistas. La canción ritual baila un vals con los ritmos rupestres, hip hoperos y electrónicos. Los cantos del fandango, los mantras budistas, el sonido de las aves