Editorial Arlequín: Un trabajo constante. Entrevista a Felipe Ponce

0 4 mayo, 2015

Blanca Bátiz (BB)

 

Siempre es un buen momento para conocer la trayectoria de una editorial que se ha caracterizado por un trabajo constante en pro de la literatura local, nacional e incluso internacional, dejando en la mira del lector el sello de la editorial Arlequín.

     La editorial Arlequín es dirigida por Felipe Ponce (FP), quien consintió nuestra entrevista y nos recibió en su oficina, ubicada en la calle Morelos 1742, en la colonia Americana de Guadalajara, Jalisco. Cabe mencionar que desde la recepción del lugar se puede observar una muestra del trabajo que han realizado.

BB: ¿Qué nos puedes decir sobre la trayectoria de la editorial Arlequín, Felipe?

FP: La editorial nació como tal en el 94, un 15 de marzo, cuando presentamos ante nosotros mismos el primer ejemplar de la editorial, y digo ante nosotros mismos, porque no fue una presentación pública ni formal, si no recuerdo mal estábamos en un café; presurosos de haber salido con él de la imprenta, llegamos ahí y lo presentamos a los demás. ¿Quiénes eran los demás? Los socios iniciales de una pequeña cooperativa, que fue como funcionó al principi

0 27 abril, 2015

La gente empezó a reunirse a partir de las seis de la tarde, el pasillo de sociología convocó algunos puestos de libros usados, la proyección de un documental afuera del baño de los hombres y una vendedora de papas.

A las seis quince llegó el equipo de Café con Letras, acompañados de seis o siete personas, escombrando una mesa que serviría de escenario, acomodaron cuarenta sillas, arreglaron el audio, llegó el café y de repente las sillas no fueron suficientes, la gente estaba arremolinada en aquel pasillo en el que hacia aire y estaba fresco.

El evento comenzó con la canción “Cajita de Oro” en voz Yahir Durán, que se acompañó de un pedal, para generar loops de armonías y coros al puro estilo de Kishi Bashi. Después de poco más de media hora empezó la lectura con Luis Vicente Aguinaga y su poema “Aviso de Ocasión”, en ese momento al fondo y alrededor del evento había un poco de ruido de gente, pero al terminar su poema “Dolencias”, aquel ruido cedió, y la mayoría de los participantes disfrutaba de la lectura con un café.

Raúl Bañuelos hizo un recorrido por los diferentes momentos de su quehacer poético, llevándonos de preocupaciones creativas a momentos cálidos y honestos.