Doctorado Honoris Causa a Enrique Dussel (fundador de la filosofía de la liberación latinoamericanal

0 29 noviembre, 2018
Martín Mérida

  Quienes estamos indignados ante tanta impunidad en nuestro país, nos alegramos que la Universidad de Guadalajara (UDG) decidiera,  en el marco de la Feria Internacional del Libro (FIL 2018), otorgar el Doctorado Honoris Causa a nuestro digno representante de la Filosofía de la Liberación Latinoamericana,

0 9 diciembre, 2015

19 de Noviembre

Erik Castillo

Mar de literatura

“O yo, barco perdido bajo los cabellos de las algas, arrojado por el huracán contra el éter sin pájaros, yo, a quien… …no hubieran salvado la carcasa borracha de agua.” Rimbaud (Barco ebrio)

Toda la gente estaba en la proa, un piano como timón y las bóvedas nervadas como telas de velero que describen formas hermosas que la piedra a dejado estática para su contemplación. Las teclas del timón toman testimonio de la fuerza marítima que vive en el impulso creativo de Milo Hernán. Nosotros, navegantes errantes, rebeldes sin nombre y apasionados (algunos pasados de moda) por las artes. Nosotros, disfrutamos de una pléyade de composiciones que exploraron los abismos más graves de la música, para luego irradiar luz con una melodía fresca y etérea. Lo mejor de este barco ebrio que tripulamos todos es la perdida de distancia entre la música que circula desde el piano y la arquitectura de la sala Higinio Rubalcaba. Y qué decir de las letras, ellas supieron encontrar de forma intuitiva su medio para brotar y alimentar al barco ebrio.

El hombre es una mancha en la tarde Las golondrinas traen la tarde en la espalda asegura el poeta José Re

0 31 mayo, 2015

Martín Mérida

Marchaban monedas vestidas de etiqueta y el viento les despojaba sus mascarillas (para que los mendigos no cayeran en el juego de sentirse nada). Mientras un joven, renunciando al sistema educativo, al escapar les gritaba versos de rebeldía que incluía palabras como mentadas de madre. Luego, un epistemólogo contrario al pensamiento de Mario Bunge, gritó de una vez por todas: ¡Existen monedas caminando por la calle! Y los señores y señoras monedas, fingiendo sordera, airosas marchaban tras un político burro que tocaba la flauta vestido con el traje más caro del mundo diseñado por Stuart Hughes.

Las monedas vestidas de etiqueta me resonaron al cruzar una avenida: ¿Acaso no te gustaría ser moneda?.. ¡Nosotras hasta matamos sin necesidad de ser asesinas!.

El problema es que ustedes se han metido en mi sueño sabiendo de antemano que me importan un rábano. Mas tengo el poder de desbaratarlas: ¡Oh hijas de la chingada!, respondí sin titubeos segundos antes de que despertara.

(1) Martín Mérida,  nació en la ciudad de Motozintla de Mendoza, Chiapas. Desde 1998 reside en Guadalajara, Jalisco, donde combina su vo