El variopinto olor de los recuerdos

0 11 agosto, 2016

Aurora Carvajal Vidal.

Los recuerdos son impresiones que guarda la memoria de hechos pasados, que nos impactan de alguna manera. El centro de la memoria se encuentra en la parte anterior del lóbulo frontal del cerebro, cuando se lesiona ésta parte del cerebro por cualquier causa, se presentan algunos trastornos, entre ellos la amnesia; se olvidan las cosas, se pierden los recuerdos.

Los recuerdos pueden ser dulces y felices, también los hay dolorosos, tristes o desagradables. Existen diversas maneras de guardar los recuerdos; algunos se esconden a manera de tesoro en una caja fuerte; para evitar que alguien pueda descubrirlos, y solo se liberan en ocasiones especiales. Otros recuerdos son enterrados para siempre en un lugar secreto para olvidar que existieron, porque causan temor, vergüenza o mucho dolor. Pero hay otros que se guardan en un alhajero de cristal sobre un mueble cercano, donde pueden compartirse y disfrutarse en el momento deseado.

Generalmente los recuerdos de la infancia son tiernos y dulces; es la época de la vida en que se reciben muchos cuidados y cariño, donde se aprenden las cosas sencillas, las más elementales para la convivencia, los hábitos y costumbres de esa pequeña sociedad que es la familia; es cuando se

Posted in Literatura, Slider by Galileo Contreras | Tags: , , ,
0 18 mayo, 2015

Marina Trujillo

Me encuentro frente a una persona. Me saluda con entusiasmo y procuro hacer lo mismo aunque en el fondo estoy desconcertada, tratando de recordar de donde la conozco. Se transluce en mi expresión que no la recuerdo y la persona me da detalles de nuestra relación “¿A poco no te acuerdas del tal? Nos conocimos en ese lugar”. Entonces intento recordar. Entro en mi fábrica de los recuerdos y me dirijo al norte. Busco su rostro. Sería genial si los rostros estuvieran ubicados en orden alfabético. No es así. Repaso las fisonomías a la mano. Sigo sin recordar. Mi memoria recorre los pasillos a la velocidad de una anciana amable y me doy por vencida.

     La memoria selecciona los recuerdos y a su vez los recuerdos dan cuerpo a la memoria.

     Los recuerdos tienen sus calles y avenidas, parajes, bosques, ríos, recovecos. A la larga construyen su propia geografía: al noroeste los aromas que quisiéramos olvidar; al este, movimientos sísmicos que cambiaron nuestras vidas; al sur, objetos que nos producen indiferencia; al oeste, sensaciones de placer; al suroeste, remembranzas de nuestra infancia.

     Los mapas de la memoria nos deparan grandes sorpresas. Un objeto determ