Los vuelos del escritor Ariel Aloi llegan a México

0 27 octubre, 2016

Nallely Pérez

El argentino presentó Aviones de papel, su primera novela.

“El papel es simplemente un transporte, una nave, un avión, una herramienta de la papiroflexia”

Ariel Aloi

Llegó en una aeronave de páginas desde Argentina, se trata de Ariel Aloi, quien recientemente visitó la ciudad de Guadalajara para presentar Aviones de papel (Ediciones de la noche, 2016), novela en la que aborda uno de los tópicos predilectos del arte, la locura. Su aterrizaje tuvo lugar en la librería José Luis Martínez del Fondo de Cultura Económica el pasado 21 de octubre. Asimismo, realizó lecturas en Café 48 y en un par de escuelas tapatías.

Desde pequeño se interesó por la literatura fantástica, coleccionaba cuadernos repletos de imaginación pero, en realidad, nunca pensó en la escritura como totalidad sino, más bien, como complemento. Su formación letrística es autodidáctica y, en gran medida, se nutre de la tradición sudamericana y francesa; entre sus autores favoritos figuran Pablo Neruda, Mario Benedetti, Alejandra Pizarnik, Antonin Artaud y Gérard de Nerval, varios de ellos recordados además de por sus letras por haber estado recluidos en

0 14 octubre, 2016

Nallely Pérez.

Debido a que fue coetáneo de José Agustín y Gustavo Sainz, así como cercano a otras figuras de la llamada literatura de la Onda, en la historiografía de las letras mexicanas a Avilés se le atribuye haber sido parte de esta oleada, no obstante su variada obra dista de los principios estéticos del resto de los implicados en esta clase de literatura, dígase Parménides García Saldaña, el cual mostró sin tapujos el caló de la juventud connacional de los años sesenta.

Como cada domingo René Avilés Fabila preparaba el pasado 9 de octubre su asidua colaboración para el periódico Excélsior. Implantado el otoño en la capital mexicana, el frío de las primeras horas de la mañana se dejaba sentir, él twiteaba adelantos de “Hechicería y amor”, artículo en el que abordaba las prácticas espiritistas del mártir de la democracia mexicana, Francisco I. Madero, y advertía que los espectros a los que el antirreleccionista contactaba olvidaron advertirle a éste sobre la puñalada por la espalda que Victoriano Huerta le daría.

Así trascurría la faena dominical, día en el que, aunque se asegura ha sido hecho para descansar, Avilés no daba pausa a la escritura, porque él vi

0 22 septiembre, 2016
Nallely Pérez
La versión jalisciense de la MET llegó a su vigésima edición, la cual —a excepción del 2001, 2007 y 2008— se ha realizado de manera ininterrumpida desde 1994. A decir del funcionario cultural Jorge Fábregas (quien parece no tener nada más en común con Virginia y Manolo Fábregas que el teatro en sí) esta muestra anual es antecedente ¡cuna! de la Muestra Nacional de Teatro (MNT), ya que, en los setenta, Guadalajara cobijó el Festival Nacional de Teatro (¿?), pionero en la organización de esta clase de encuentros a nivel federal.

El teatro no necesita de cámaras, de luces sí y sin acción no sería. Asistir a una puesta en escena es un ritual en el que uno puede verse exento de pantallas de dispositivos móviles titilando en la negrura. Los auditorios se disponen para ser un espacio en el que la voz retumba no al sonoro rugir del cañón pero sí desde cajas torácicas que no son robots, aún.

Los apuntadores no son gadgets usados entre los teatreros, para ellos éstos son una especie de sacrilegio, confían en la memoria. El cine está l