Cristina Meza (recomendación literaria)

0 31 octubre, 2018
Cristina Meza. Guadalajara, Jalisco, 1997. Ha participado en exposiciones colectivas como Galería XXVI en 2015, Campo de Orquídeas 2da. Edición en 2016, Irreconocible en 2017 y Sigue la Patria en 2017. Parte de su obra poética se encuentra en la antología de poesía 10 balas por ediciones El Viaje publicada en 2017; así como revistas y medios electrónicos, algunas de ellas son EngarceDADAEl HumoRevista Marcapiel, entre otras. Fue becaria Interfaz ISSSTE 2017 y de verano de la Fundación para las Letras Mexicanas 2018.

  Mamá duele más que el mundo se acerca con los dedos fracturados para mentir sobre el tiempo por qué las piernas crecen Mamá no llora teme que la descubras sangrando Esconde manchas en sus ojos diciendo que volverá más tarde Y no regresa en su lugar está una planta promete abundancia pero se le caen las hojas.  

Posted in Literatura, Slider by Galileo Contreras | Tags: ,
0 31 octubre, 2018

Alejandro von Düben es egresado de la licenciatura en Letras Hispánicas de la U. de G. Fue ganador de los Juegos Florales de Zapotlán El Grande 2014, el Premio Nacional de Poesía Francisco González León 2015, el Concurso de Cuento Alfredo Velasco Cisneros 2015 y el Premio Internacional de Poesía Infantil FOEM 2017. Es autor de Dar a luz (Editorial Serpiente de Papel, 2017), Los poemas de la noche insomne (PuertAbierta editores, 2017) y 20 poemas para construir una casa (FOEM, 2018).       LA VENTANA CIEGA   En casa tenemos una ventana ciega. A pesar de disimular que ve bien las mañanas que primaveran el mundo, las tardes que otoñan en la copa de los árboles o las noches que inviernan sobre el asfalto, en realidad la ventana no mira nada, no da vista hacia ninguna parte. Tiene la mirada más oscura que una lámpara apagada.   No obstante, día con día levanta la persiana de su único ojo y pasa el tiempo fingiendo que ve a los animales de viento que recorren las calles.     FORMAS DE DECIR SILENCIO (poemas sueltos)   llegar de dónde para venir hasta aquí sólo por el hábito de habitar esta habitación sin aire   respirar del alma hacia dentro con el cuerpo abierto y la lengua mordida por el silencio   tantear una voz sobre la página como quien busca en la noche las migaja

Posted in Literatura, Slider by Galileo Contreras | Tags: , ,
0 16 octubre, 2018

(Pichucalco, Chiapas, 1984). Es poeta, ensayista y traductor.  Lic. En Ciencias de la Educación por la Universidad Vizcaya de las Américas,  campus Colima. Mención honorífica en el concurso de Poesía FIL Joven 2002 y en los Juegos Florales de Zapotlán el Grande 2007. Becario del FECA del Estado de Colima 2012, en poesía. Autor de los poemarios “Cantos Peregrinos (Linajes Editores, 2008 /Toro de trapo, 2011/Jaguar Ediciones, 2012),  de “Cartografía íntima” (FECA/Jaguar ediciones, 2015) y Nagara (2018). Ha traducido a Georges Schehadé, Saint John Perse y a Yves Bonnefoy. Del 2006 al 2010 fue director adjunto del suplemento cultural Altamar, del diario Ecos de la Costa, junto al poeta Alberto Vega. Ha sido antologado en Panorama de la poesía mexicana (Gobierno del Estado de Querétaro, 2009) de Romina Cazón y  Rubén Falconi, en la Antología Poemas al padre y a la madre (Gobierno del Estado de Jalisco y Universidad de Guadalajara, 2011), en el libro de memorias El festival de la palabra (Gobierno del Estado de Sonora, 2011), en el libro de ensayos Gregorio Torres Quintero.

Posted in Literatura, Slider by Rafael Castillo | Tags: ,
0 26 septiembre, 2018

Anja Aguilera. Peregrina de la costa del Pacífico. Estudió en la UNAM. Le apasiona capturar recuerdos con su cámara y forjar poesía. Sus textos aparecen en las antologías Somos lectores y escritores, SIC; en Tierras de Arce, (2015); en las Memorias de las Lunas de Octubre (ISC, 2017); y tiene una entrada en la letra A del Diccionario de escritoras en Guadalajara (Salto Mortal, 2017). Junto a Gina Kincowitch y Miguel Reinoso coordina Luz Vesania, gestión de contenido.  

Para leer poemas de Anja da click aqui

 

0 3 septiembre, 2018

Jorge Daniel “eL eNe”, hidalguense de nacimiento, ciudadano del mundo, modelo 86, sociólogo de profesión, ociólogo por vocación, poeta y editoren Ediciones Sediciones. Ha publicado Poemeando(La Rueda Cartonera, 2009), De lugar ninguno (Albatros Press, 2013) yadiosadios (Ediciones el viaje, 2017). a Julio César Mondragón

Difícil es despertar el día caminar la calle respirar, comer fumar y que no estén

Difícil es ir al trabajo ir al mercado sonreír la tarde besar la noche versar la rabia y que sigan sin estar Fácil es que los ojos se agüen se llenen de coraje de indignación de tristeza acumulada de sentirlos cerca de saberlos lejos de abrazar su ausencia Fácil debería ser tapizar las calles juntar las voces enfocar miradas enlazar las manos y no dormir hasta que aparezcan Mamíferos en dos patas sin rostro por siempre poner la otra mejilla maxilares descubiertos la rabia de saberse asesinados del género sapiens sin ojos la fe siempre ciega cuencas vacías la vida carcomida educados monos sin boca porque la palabra arde quema carcome la piel aún viva casi muerta Hechos aislados cotidianos. ¡La flor pudo nunca contra el napalm! grita un loco en el centro de la plaza Mi/tu barrio se atrinchera busca valor vinagre y candela en la cocina es lo que nos queda en una patria donde luchar por la justicia es u

0 29 agosto, 2018

Marco Antonio Gabriel, Guadalajara, Jalisco, México, 1977. Estudió Letras Hispánicas en la Universidad de Guadalajara, autor del poemario Tornasol y Fuego, por Editorial Paraíso perdido, En el corazón tengo un revólver por Ediciones el viaje y alQuímica por La rueda cartonera, Salve por miCielo Ediciones y Amarillo sumario por El quirófano ediciones. Ha sido publicado en los libros colectivos Son de marzo y Figuración de instantes por la Universidad de Guanajuato y ALTEXTO, y antologado en Poesía viva de Jalisco y 101 poetas 101 pintores. Es director de Ediciones el viaje.   Tenía tantas ganas de llorar el chamaco que se construyó un lloradal tenía tanta sed de su sed tanta risa contenida tanta tarántula entre ojo y ojo que se construyó un templo para sus lágrimas caídas en tristeza Ah, horrendo monstruo el de la cobardía horrendo monstruo que se esconde bajo la cama y te pide cobija horrendo sapo croando quedamente en tu oído más diestro horrenda llorona que se esconde bajo tu manto y el llanto que no acaba y el lloradal con el horrendo monstruo y el llanto que no acaba en la noche descobijado y el llanto que no acaba y el lloradal tenía tantas ganas de llorar el chamaco que mejor se compró una botella de güisqui para reír sobre el lloradal. El